Anuncio
Share

El Profesor Jirafales de Rubén Aguirre era el tipo más bueno de una vecindad conflictiva (VIDEO)

Rubén Aguirre, conocido por su papel del Profesor Jirafales en la serie cómica de Roberto Gómez Bolaños "El Chavo del Ocho", pasó varios años en Argentina.

Rubén Aguirre, conocido por su papel del Profesor Jirafales en la serie cómica de Roberto Gómez Bolaños “El Chavo del Ocho”, pasó varios años en Argentina.

(MARIA CANDELARIA LAGOS / AFP/Getty Images)

No era necesariamente el mejor maestro ni el más paciente, pero no se lo podía culpar mucho por ello, ya que tenía al frente a unos alumnos de lo más indisciplinados y, por decirlo de modo amable, con complicaciones particulares para entender lo que les enseñaba.

Sea como sea, cualquiera que haya crecido viendo “El Chavo del Ocho” aquí o en Latinoamérica hubiera querido tener en el aula al Profesor Jirafales, un tipo que, más allá de su larga estatura, era uno de los más personajes más benévolos y ecuánimes en el seno de un programa que, a pesar de su enorme popularidad, ha sido cuestionado desde diferentes frentes por sus mensajes sobre el trato a los menores.

Para ser claros, nadie puede tener en duda que, con su viveza y sus artimañas para sobrevivir, el Don Ramón de Ramón Valdés sigue siendo el sujeto más recordado y celebrado de esta vecindad artificial; pero, a diferencia de él y de figuras como Quico y su madre Doña Florinda, que eran de lo más antipáticos, Jirafales parecía ser el más decente y generoso de todos, además del más alto (medía cerca de dos metros).

Eso no lo transformaba en un hombre perfecto; su pecado más grande e inexplicable era la obsesión que sentía por Florinda, una madre soltera cuyo aspecto no era precisamente seductor (¡esos ruleros!, ¡ese mandil!), pero que se convirtió en objeto inamovible de sus afectos a lo largo de los 9 años (entre 1971 y 1980) que duraron las grabaciones del programa original.

Además de fumar un puro que en un momento dado cayó en manos de Quico y lo intoxicó (sí, la serie tenía sus osadías), Jirafales ostentaba un defecto que a veces se olvida, pero que estaba de hecho presente: la arrogancia, traducida sobre todo en una de sus frases favoritas (“yo solo me he equivocado una vez… cuando pensé que estaba equivocado”). Y, pese a sus esfuerzos por demostrar lo contrario, no era necesariamente un intelectual (“solamente los idiotas están muy seguros de lo que dicen, y de eso estoy completamente seguro”, proclamaba a veces).

Si bien el personaje de Jirafales fue creado por Roberto Gómez Bolaños, alias “Chespirito”, nada de lo dicho hubiera sido posible sin los valiosos aportes de Rubén Aguirre, el actor que lo interpretó permanentemente y que acaba de fallecer a los 82 años de edad en Puerto Vallarta, ciudad mexicana en la que vivía desde el 2008.

El recién fallecido actor Rubén Aguirre en su interpretación más célebre, la del Profesor Jirafales.

El recién fallecido actor Rubén Aguirre en su interpretación más célebre, la del Profesor Jirafales.

(Cortesía Televisa)

No hay que olvidar tampoco que, de la mano de “Chespirito”, con quien trabajó desde 1968, Aguirre se encargó también de otros papeles, entre los que se encontraban el Sargento Refugio y Rufino Rufián, aunque el segundo en popularidad a lo largo de su carrera fue definitivamente Lucas Tañeda, el inseparable compañero de Chaparrón Bonaparte (encarnado por Gómez Bolaños), con quien impuso a la genial pareja de Los Chifladitos.

Sin embargo, al igual que muchos de sus compañeros, Aguirre no pudo nunca desprenderse de su interpretación más popular, hasta el punto de que, una vez que se desvinculó de “Chespirito”, se mudó a Argentina con la finalidad de seguir representando a Jirafales, ya que en ese país Gómez Bolaños no contaba con los derechos de autor respectivos para impedírselo; y una vez allí, fundó un circo protagonizado por el ‘maistro’ ficticio, del mismo modo en que lo habían hecho antes Edgar Vivar y María Antonieta de las Nieves con las figuras de Quico y de La Chilindrina.

Aguirre regresó a su país en el 2003, luego de subir mucho de peso -debido aparentemente a un tratamiento médico fallido que implicaba el uso de cortisona-, y empezó a trabajar como presentador de programas de concursos. Pero la sombra de Jirafales nunca lo dejó.

Ramón Valdés fue el primero de la vecindad que se mudó al otro barrio.

Ramón Valdés fue el primero de la vecindad que se mudó al otro barrio.

(Cortesía)

Vecindad vacía: los que ya se han ido

-El Chavo: El intérprete del niño huérfano que vivía en un barril y creador de todo esto, Roberto Gómez Bolaños, falleció en el 2014 a los 82 años. Su trascendencia y su legado merecen una nota aparte.

-Don Ramón: El personaje que por diversas razones se ha convertido en el más emblemático de este show televisivo estuvo a cargo del insuperable Ramón Valdés, hermano de “Tin Tán” y de “El Loco”. Este actor murió en 1988 a los 64 años, por lo que fue el primero en partir.

-La Bruja del 71: Aunque no todos lo saben, la actriz que hizo de Doña Clotilde, Angelines Fernández, era española, y además de participar en uno de los clásicos más grandes del cine mexicano, “El esqueleto de la señora Morales” (1960), intervino en cintas de Cantinflas y en varias telenovelas. Murió en 1994 a los 71 años.

-Jaimito el Cartero: Curtido en el teatro y con 40 películas en su haber, Raúl “Chato” Padilla alcanzó fama mundial como Jaime Garabito, quien entregaba la correspondencia en la vecindad. Murió en 1994 a los 76 años.


Anuncio