Anuncio

Documental de HBO explora la mente de Robin Williams

"Mi infancia en Detroit era muy similar a la de los estudiantes de La Sociedad de los Poetas Muertos", se escucha la voz en off de Robin Williams (foto) mientras recorre imágenes de filmaciones caseras.

“Mi infancia en Detroit era muy similar a la de los estudiantes de La Sociedad de los Poetas Muertos”, se escucha la voz en off de Robin Williams (foto) mientras recorre imágenes de filmaciones caseras.

(Agencia Reforma)
Agencias

“¿Tu mente va más rápido que la de los demás?”, le preguntan a Robin Williams en la primera escena del documental Entra en mi Mente (Come Inside My Mind), que se encuentra ya disponible en HBO.

Dirigido por Marina Zenovich, esta producción intenta comprender por qué un hombre que hizo tan felices a los demás terminó por quitarse la vida.

En un íntimo recorrido de dos horas, se muestra su niñez en soledad, su adolescencia en medio de la revolución sexual en el San Francisco de los años 60, sus primeros pasos en Hollywood y cómo la comedia se convirtió en aliada ante su desenfrenada mente.

“Mi infancia en Detroit era muy similar a la de los estudiantes de La Sociedad de los Poetas Muertos”, se escucha la voz en off de Williams mientras recorre imágenes de filmaciones caseras.

El proyecto también se adentra en sus debilidades: adicción a las drogas, la depresión y alcoholismo contra los que siempre lidió, y su batalla contra la demencia con cuerpos de Lewi y el Alzheimer, enfermedades que lo desarmaron.

Whoopi Goldberg, Steve Martin, David Letterman y Billy Crystal hacen a un lado la nostalgia y ofrecen sinceros testimonios sobre quién fue Robin Williams como amigo. También se incluyen entrevistas a su primera esposa y amor incondicional, Valerie Velardi, y a su hijo Zachary Williams.

“Robin se convertía en quien quisieras que fuera buscando la aceptación, y si no lo lograba, se sentía un fracaso”, menciona Zachary durante su entrevista.

En voz de sus más allegados, el documental ahonda en aspectos poco conocidos del actor, como su obsesión por recorrer largas distancias en bicicleta para acallar su mente, el haber sido el último en ver con vida al cómico John Belushi antes de que muriera por sobredosis...

O que, gracias a su energía en el set de la comedia Mork and Mindy, tuvieron que filmarla con cuatro cámaras, rompiendo así con el esquema televisivo de la época.


Anuncio