Anuncio

Por retrasos de Kate, ven a la serie Ingobernable como telenovela

Debido a los problemas legales que Kate del Castillo ha enfrentado desde inicios del año pasado a consecuencia de su encuentro con Joaquín Guzmán Loera, la producción de la serie Ingobernable, de Netflix, enfrentó muchos contratiempos.

Debido a los problemas legales que Kate del Castillo ha enfrentado desde inicios del año pasado a consecuencia de su encuentro con Joaquín Guzmán Loera, la producción de la serie Ingobernable, de Netflix, enfrentó muchos contratiempos.

Debido a los problemas legales que Kate del Castillo ha enfrentado desde inicios del año pasado a consecuencia de su encuentro con Joaquín Guzmán Loera, la producción de la serie Ingobernable, de Netflix, enfrentó muchos contratiempos.

El principal fue el poco tiempo que tuvo la compañía para filmar los 20 episodios requeridos: apenas tres meses, cuando una serie como Narcos, de 10 capítulos por temporada, lleva hasta un año en realizarse.

De acuerdo con algunos allegados al show, en el que también participa la productora Argos, propiedad de Epigmenio Ibarra, esto provocó que el producto final tuviera un formato que no termina por definirse del todo.

“Sí mantiene ese tono característico de Argos, y aunque la intención fue buena, pues comienza fuerte y mantiene tintes políticos, para el tercer episodio se vuelve una telenovela”, señaló una fuente cercana a la serie.

“Toda la producción traía una escuela de cine y muchas ideas sobre el potencial de una serie de este nivel, pero dado el poco tiempo que se tuvo, fue frustrante, y se optó por resolver cosas de forma ‘mágica’”.

Por la premura, Netflix decidió dividir la filmación entre San Diego, California, y la Ciudad de México. Para ello construyó un set en los estudios californianos que emulara zonas enteras del Centro Histórico, incluyendo el Barrio de Tepito, escenario central dentro de la trama.

En México, Argos se encargó del resto en el Centro de Producción Independiente “Gabriel García Márquez”.

“El problema legal de Kate sí fue todo un reto de producción. Ella tenía miedo de cruzar la frontera, por lo que la filmación no sólo se hizo en dos estudios, sino que se recurrió a una doble (la argentina Débora Comba) para que tomara su lugar en escenarios públicos en CDMX”, indicó otro de los involucrados en el show.

La tecnología también jugó un papel importante, pues en el rodaje se usaron pantallas verdes y efectos computarizados, como colocar digitalmente el rostro de Del Castillo en el cuerpo de Comba.

Ingobernable, cuyo estreno está previsto para marzo, arranca con el funeral del Presidente de la República (Erik Hayser) y la fuga de la Primera Dama (Del Castillo), única sospechosa de la tragedia.


Anuncio