REPORTE. Pablo Aguilera, hermano del fallecido Juan Gabriel, responde ante la demanda de su sobrino Iván quien lo quiere dejar en la calle

Para responder la demanda que su sobrino Iván Aguilera le interpuso para que desaloje la casa donde vive, el hermano de Juan Gabriel, Pablo Aguilera, acudió a los juzgados de la ciudad de Morelia.

La cita fue realizada en el Palacio de Justicia José María Morelos, en donde don Pablo llegó acompañado de varias personas, entre ellas, su abogado Marco Tulio Ruiz.

“El día de hoy hemos presentado el incidente de nulidad de actuaciones, lo cual quiere significar que en virtud que la demanda fue presentada de manera defectuosa impugnamos el emplazamiento que se hizo. Esperamos que se resuelva conforme a derecho y se declare la nulidad de ese emplazamiento para efecto que se reponga el procedimiento y si aún así Iván (Aguilera) insiste en continuar por esa vía", dijo el abogado.

Actualmente don Pablo vive en el rancho que lleva por nombre “Juangacuaro”, propiedad que se encuentra a la entrada de la localidad de Parácuaro, Michoacán, ciudad donde nació el fallecido Alberto Aguiler, conocido por su nombre artístico de Juan Gabriel. 

Según se pudo conocer, antes de morir, su hermano Alberto, le pidió cuidar de algunas propiedades que pertenecían a Juan Gabriel en Parácuaro tales como el mencionado rancho, un hotel y un balneario.

Por años, don Pablo y algunos de sus hijos se han encargado de darle servicio a los establecimientos.

Sin embargo, esas propiedades están a nombre de Iván Aguilera, su sobrino, quien ahora le está pidiendo que se las entregue.

Debido a esta actitud del hijo adoptivo de Juan Gabriel, el único hermano vivo que queda del cantante respondió así cuando lo cuestionaron si iba a pelear por las propiedades.

“Yo ¿pelear? No, discutiré un poco, pero pelear nunca”, respondió.

“Si Iván quiere que me salga, me salgo, eso es de él y se lo voy a entregar. Nunca ha sido mi intención quedarme con algo que no me pertenece. Desde hace muchos años Alberto me pidió que me quedara aquí, pero si ahora quieren que me salga, lo haré”.

Pero, ¿donde va a vivir?

“Dios dirá, tengo un Dios que no me va a dejar. En la calle no me voy a quedar, hay muchos patios públicos”, señalódo Pablo.

Agregó que esta demanda que tiene con su sobrino, no le hace nada bien a su salud.

“Emocionalmente no me siento bien”, expresó.

“Físicamente no estaba bien y ahora emocionalmente tampoco”, agregó.

Don Pablo dijo que está dispuesto a entregar las propiedades siempre y cuando la ley se lo pida.

“Las voy a entregar limpiecitas en gastos, tal vez el último año no porque yo necesito algo de dinero también vivir. Lo demás ahí está”, dijo.

Los medios que acudieron a la audiencia se cuestionaron sobre "qué pensaría Juan Gabriel si viviera".

“No sé que pensaría ¿que pensarían ustedes?”, preguntó.

Sobre los rumores de que el "Divo de Juárez" podría estar vivo así respondió.

“Me gustaría que estuviera vivo para poder abrazarlo”, agregó.

Ahora, los jueces tienen hasta 10 días para resolver este caso.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°