Anuncio
Share

Robert Trujillo habla del nuevo disco de Metallica, de su ascendencia latina y de su conexión con los inmigrantes

Con su inconfundible aspecto y sus raíces mexicanas, Robert Trujillo le ha dado diversidad al aspecto de Metallica, un grupo de metal californiano que ha trascendido toda clase de fronteras.

Con su inconfundible aspecto y sus raíces mexicanas, Robert Trujillo le ha dado diversidad al aspecto de Metallica, un grupo de metal californiano que ha trascendido toda clase de fronteras.

(Ulises Alatriste/HOY)

Pese a que Metallica cuenta desde hace muchos años con un nivel de popularidad que la mantiene en la lista de las agrupaciones más exitosas del rock a nivel mundial, la misma banda se encuentra ahora mismo en un momento especialmente destacado debido al lanzamiento de “Hardwired… To Self-Destruct”, un álbum doble que, además de ser su primer trabajo en ocho años, ha sido aclamado de manera casi unánime.

Y todo parece indicar que los integrantes del grupo están haciendo grandes esfuerzos para promocionar el material de manera masiva, empleando un extenso programa de difusión que incluyó el memorable concierto íntimo ofrecido el jueves pasado en el Fonda de Hollywood y poniéndose a disposición de la prensa de manera inusual, como sucedió con la reciente visita a las oficinas de HOY del bajista Robert Trujillo para una extensa entrevista que, como era natural, se inició hablando de la flamante placa.

“Pasaron muchos años desde que sacamos el disco anterior [‘Death Magnetic’], pero no nos quedamos con los brazos cruzados: hicimos un álbum con Lou Reed, una película narrativa en 3D llamada ‘Throught the Never’ y hasta un evento propio, The Orion Festival”, fue lo primero que nos dijo el músico. “Nos interesa probar cosas nuevas, tomar desafíos, porque eso nos ayuda a crecer creativamente; y creo que ahora estamos tocando mejor que nunca”.

Como ha ocurrido en otros discos de Metallica, las canciones de “Hardwire” hablan de muchos temas, pero no se comprometen directamente con una causa. “A James [Hetfield, vocalista y guitarrista rítmico] le gusta hacer letras de interpretación abierta”, comentó Trujillo. “Tiene puntos de vista muy claros sobre lo que son las cosas y sobre lo que debería pasar, pero no le interesa necesariamente que los oyentes piensen lo mismo, aunque está claro que tratamos de dar mensajes positivos que motiven a la gente a vivir de manera correcta”.

×

Por primera vez en su historia, Metallica ha hecho videoclips de todas las canciones de su nuevo disco, lo que hace de hecho que el significado de varias de ellas sea más evidente; y como ha ocurrido en otros trabajos del grupo, este contiene letras que aluden a la destrucción del planeta e incluso al calentamiento global, aunque, curiosamente, se dice por ahí que Hetfield es un conservador, mientras que Kirk Hammett (el guitarrista principal) parece ser todo lo contrario, como lo demostró hace unos días al dar una entrevista en la que cuestionaba a Donald Trump por un ‘tuiteo’ en el que el presidente elegido volvía a burlarse del citado calentamiento.

“Somos como hermanos y nos queremos mucho, pero lo especial de esta banda es que somos muy distintos; tenemos carnívoros, vegetarianos, liberales, republicanos y demócratas”, retomó Trujillo. “Tratamos de alejarnos públicamente de la religión, de la política y hasta de los deportes, pero a veces nos metemos en debates muy privados y sentimos la tensión y la hostilidad que empiezan a producirse, como sucede en cualquier familia y en cualquier círculo de amigos”.

“A todos nos importa este planeta, pero Kirk se encuentra muy conectado con la Naturaleza y hace surf al igual que yo, que crecí en Venice Beach”, agregó el entrevistado. “En lo personal, ahora mismo me preocupa mucho la situación de los ‘homeless’, porque los veo por todos lados”.

Las raíces

Trujillo, que nació hace 52 años en Santa Mónica, California, es un latino de ascendencia mexicana. “Mi madre nació en León, Guanajuato, y mi padre en Taos, Nuevo México”, nos explicó. “Lo curioso es que la mamá de mi mamá nació en Los Ángeles, pero su familia, que era de México, se la llevó de regreso cuando ella era muy chiquita. Después, mi mamá se vino para acá, también cuando era chica”.

Con el paso del tiempo, Trujillo se enteró de que tiene también varios familiares en la ciudad de Monterrey, e incluso de que en los ‘60 existió en el DF un proyecto musical exitoso relacionado a su sangre: el del dúo femenino de pop Las Norteñas.

×

“Cuando tenía 11 años, me quedé con el lado de la familia de Monterrey por dos semanas, y pude asistir a dos fiestas en las que me sentí muy impresionado al ver a todos los músicos que estaban tocando y cantando”, recordó el bajista. “Además, mi papá tocaba todo el tiempo guitarra flamenca en la casa; no lo hacía de manera profesional, pero era muy bueno. Y como mis dos padres eran muy jóvenes, escuchaban también James Brown, [los artistas del sello] Motown, los Rolling Stones y Led Zeppelin, que se convirtieron en mis influencias”.

Por ese lado, es de esperar que Trujillo experimente al menos cierta empatía por los inmigrantes que se han sentido amenazados por los mensajes de Trump, aunque él mismo toca estos asuntos con cautela. “Nunca me he interesado mucho en la política, pero al crecer en L.A., estuve siempre rodeado de muchas culturas distintas, y me interesa que mis hijos vivan también en un medio multirracial en el que haya personas distintas que se ayuden entre sí”, enfatizó.

“No entiendo el otro lado del espectro; no entiendo la energía que se dirige contra una raza o una comunidad específica”, añadió. “Soy de las personas a las que les gusta aprender, y por ese lado, me gustaría entender por qué hay gente que está tan molesta, por qué tienen tanto miedo; estos son tiempos duros y hay mucha incertidumbre, pero detesto leer sobre crímenes de odio, porque soy una persona pacífica que proviene de una familia pacífica”.

Tributos, compañeros y opositores

Trujillo no es el bajista original de Metallica. Antes de él, el puesto fue ocupado por Jason Newsted; y antes de eso, la banda tenía en sus filas a Cliff Burton, el legendario maestro de las cuatro cuerdas que murió en1986 durante un accidente automovilístico, dejando un recuerdo imborrable en la mente de los fans.

En ese sentido, el mexicoamericano sabe que tiene una gran responsabilidad al encontrarse en un puesto tan codiciado, y lo prueba en la introducción del nuevo tema “ManUnkind”, que lo incluye en sus créditos de composición y alude intencionalmente a Burton, un músico que, al igual que Trujillo, no empleaba la uña de plástico (‘pick’) para tocar, a diferencia de Newsted.

“Creo que tengo mi propio estilo relacionado a lo que hacía mi padre, porque empecé tocando guitarra y eso hizo que fuera natural para mí no emplear la uña”, nos dijo. “Aprendí realmente sobre Cliff al entrar a Metallica y tener que tocar las canciones que él tocaba, y he empezado a admirarlo más en los últimos años y a entender que se trataba de un hombre que tenía influencias clásicas, pero que las combinó con la energía del punk, haciendo con ello que el instrumento no fuera únicamente de acompañamiento, lo que resultó muy importante para el metal”.

El bajista, que se crió en Venice Beach, ha formado parte de Metallica desde el 2013 y ha participado en la grabación de los dos álbumes más recientes.

El bajista, que se crió en Venice Beach, ha formado parte de Metallica desde el 2013 y ha participado en la grabación de los dos álbumes más recientes.

(Ulises Alatriste/HOY)

“Era un rebelde, al igual que Lemmy [el líder de Motorhead], que se convirtió en el alma y en el corazón del rock’n’roll y al que le dedicamos también directamente una canción en este disco, ‘Murder One’”, precisó Trujillo. “Lo que hizo Cliff me recuerda a Jaco Pastorius, al que nos gusta llamar ‘el bajista original del punk’ [pese a que era un jazzista], porque le dio voz al bajo e hizo que se hicieran composiciones a su alrededor”.

Nuestro entrevistado no cree que el bajo deba estar siempre al frente ni que deba enfrascarse en muchos solos, pero considera que la base rítmica de Metallica suena particularmente bien en todo el “Hardwired”, y agradece por ello al productor Greg Fidelman. “A veces, la simpleza es lo más efectivo”, señaló.

Como ya lo dijimos, las reseñas de este disco han sido particularmente positivas; pero eso no es lo que ha sucedido a lo largo de toda la carrera de Metallica, un grupo que era adorado por los seguidores de la música radical en los ’80 pero que, a mediados de los ’90, cambió de estilo para asumir una tendencia mucho más comercial que lo metió de lleno en el ‘mainstream’ mientras lo alejaba cada vez más de los ‘headbangers’.

×

En el caso del nuevo álbum, que es sumamente fuerte, hemos leído incluso comentarios que los acusan de repetir una fórmula o de copiar a Iron Maiden en la pieza “Atlas, Rise!” “El mundo se encuentra así ahora; a la gente le gusta caer en la negatividad”, dijo Trujillo. “Hace poco, un entrevistador me dijo que sus amigos pensaban que Metallica se ha puesto a hacer de nuevo ‘thrash’ porque queremos volver a ser aceptados; eso me da risa, porque siempre hacemos lo que queremos. Si le gusta a los fans, está bien”.

“Nos encantan cosas de Maiden y de Black Sabbath; a mí me gusta mucho Stevie Wonder, por lo que no me molestaría hacer algo de ese estilo”, prosiguió. “No tenemos reglas, aunque la gente quiera pensar lo contrario. En este caso, hicimos muchos ‘jammins’; James trajo los riffs, los tocamos y los transformamos en canciones. No había ningún plan maestro detrás de eso. Nuestra idea siempre ha sido pasarla bien mientras componemos”.


Anuncio