Anuncio
Share

Los protagonistas de ‘Suicide Squad’ hacen de las suyas, pero sin demasiado impacto

Los protagonistas de "Suicide Squad", la nueva película de Warner Bros., incluyen a Margot Robbie (izq.) y Will Smith (der. al fondo), quienes son en realidad los únicos que destacan abiertamente.

Los protagonistas de “Suicide Squad”, la nueva película de Warner Bros., incluyen a Margot Robbie (izq.) y Will Smith (der. al fondo), quienes son en realidad los únicos que destacan abiertamente.

(Cortesía Warner Bros. Pictures )

Después de que “Batman v Superman” no convenciera ni a los críticos ni a la audiencia, la división cinematográfica de DC Comics necesitaba desesperadamente que su siguiente película relacionada al universo de los superhéroes fuera un exitazo; pero existe la posibilidades de que esto no ocurra, si uno se atiene a los resultados de “Suicide Squad”.

En realidad, la cinta, que se estrena mañana, tiene momentos bastante divertidos y algunos personajes decentes; además, al menos para nosotros, resulta gratificante poder ver finalmente una historia que se centra en “los malos” y no en los superhéroes de costumbre, porque eso le abre posibilidades interesantes al tema moral.

Sin embargo, la impresión general que se obtiene de esto es la de encontrarse frente a un producto apresurado en el que se trató de meter a demasiados personajes en un relato de dos horas, lo que afecta decididamente el desarrollo de muchos de ellos, impidiendo que nos identifiquemos con sus vivencias (y eso le corresponde incluso a El Diablo, el papel asignado a Jay Hernández, que es una acumulación de clichés sobre pandilleros mexicoamericanos).

La cinta dura 123 minutos, es decir, media hora menos que la extensión habitual alcanzada por las producciones de esta clase, y se dice por ahí que el estudio exigió severas reducciones de tiempo a la versión original del director y guionista David Ayer (“Fury”); pero no hemos tenido acceso a esa supuesta edición, por lo que podemos hablar únicamente de la que se encuentra disponible.

Esa misma revela una actitud intencional para crear una historia que se aleje de la seriedad habitual de DC para adoptar un aire ligero parecido al de Marvel que podría haber estado muy bien de ser aplicado a otra clase de personajes, pero que es francamente inadecuado cuando se habla de un filme centrado en supervillanos.

No se equivoquen: estamos en desacuerdo con los “malos” unidimensionales que ni siquiera pestañean en su misión por destruir el mundo, como fue el caso del personaje de Oscar Isaac en la reciente -y por eso fallida- “X-Men: Apocalypse”; pero la mayoría de los que están en “Suicide Squad” llegan a ser tan ambiguos y tan poco inclinados al desenfreno completo que parecen ser más unos antihéroes que unos tipos absolutamente peligrosos en los que no se puede confiar.

La única excepción a esta regla es probablemente el Joker, quien permanece siempre libre y no se aleja nunca de sus actividades criminales, pero cuya participación es tan breve que no nos sentimos todavía capaces de juzgar el desempeño de su intérprete Jared Leto (ganador del Oscar por “Dallas Buyers Club”). Por otro lado, su novia Harley Queen (Margot Robbie) y el mercenario Deadshot (Will Smith), los villanos mejor trabajados, no llegan a cumplir el potencial que tenían, aunque la primera (que se dio a conocer con el papel de la esposa de Leonardo DiCaprio en “The Wolf of Wall Street”) luce completamente encantadora y es desde ya una razón de peso para ver la película.

Tanto ellos como Boomerang (Jai Courtney), Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) y El Diablo son obligados a trabajar para el gobierno tras la aparición de Amanda Waller (Viola Davis), una representante de las altas esferas que se encuentra convencida de que los poderes de estos sujetos son lo suficientemente relevantes como para combatir los peligros sobrehumanos que afectan al mundo de la ficción, aunque para lograrlo deba colocar dentro de cada uno de los “convocados” una granada que los despedazaría de inmediato en el caso de que decidieran abandonar la misión asignada: derrotar a las nuevas fuerzas sobrenaturales que amenazan la estabilidad del planeta.

Ante nuestros ojos, este simple hecho -que se verá luego sumado por otros más- transforma a Waller y a su asistente Rick Flag (Joel Kinnaman) en los villanos principales y ofrece de paso un llamativo comentario sobre la corrupción que puede venir de un poder central cuando sus representantes se sienten autorizados a hacer lo que les venga en gana en nombre del bien común.

Y es que, en medio de sus numerosos defectos, “Suicide Squad” no es el desastre completo que muchos quieren ver. Se trata de una cinta apresurada que parece a veces un videoclip (cada presentación fugaz de los personajes llega acompañada por un ‘hit’ rockero), pero también una en la que el colorido y las escenas de acción producen varios momentos entretenidos, mientras que la sencillez clamorosa de su trama permite al menos que se entienda siempre lo que está ocurriendo, a diferencia de otras propuestas del mismo género.

--

SUICIDE SQUAD

Estreno: Viernes

Director: David Ayer

Reparto: Will Amith, Margot Robbie, Jared Leto


Anuncio