Anuncio
Share
Espectáculos

Héctor Ponce fue el muralista informal de Juan Gabriel en Los Ángeles

Mural de Juan Gabriel

La ciudad de Westlake en L.A. es el lugar donde se encuentra este vistoso mural de Juan Gabriel que fue creado por el pintor centroamericano Héctor Ponce. 

(Armando García/HOY)

En el 2002, el pintor Héctor Ponce, de origen salvadoreño pero radicado en Los Ángeles desde 1983, recibió una invitación por parte de Jaime García, director del club de fans de Juan Gabriel “Noa Noa”, para plasmar al famoso artista en una pared de Koreatown, en la esquina de Oakwood y Western Ave.

“Como yo he trabajado siempre para la comunidad, me fui para allá y lo terminé en unos tres o cuatro días”, le contó a HOY Ponce, quien vive actualmente en la ciudad de Upton, California, y no usa celular porque no cree en la tecnología moderna.

El trabajo al que nos referimos, por el que el pintor no cobró nada, se titula “Los Ángeles de Juan Gabriel”, y muestra al divo al lado de 10 niños, en alusión a la ayuda humanitaria que le dio a muchos infantes y en oposición a la tendencia de quienes lo veían como un extravagante que promovía tendencias sexuales supuestamente incorrectas.

“Mucha gente lo criticaba, pero nunca lo vieron haciendo nada malo; y esa misma gente amaba su material musical, porque aunque decían que no les gustaba lo que él cantaba, escuchaban sin saberlo las composiciones y los arreglos que hacía para otros cantantes”, precisó Ponce con certeza.

Antes de llegar al Sur de California, este artista vivió en diferentes lugares de México, y recuerda claramente que en esos momentos se encontraba de moda el tema “No tengo dinero” de Juanga, que reflejaba la situación que él mismo había tenido en su país de origen, donde abandonó la escuela y empezó a desarrollar su arte sin conocimiento académico alguno.

Mural de Juan Gabriel

Este es otro mural de Juan Gabriel creado por Héctor Ponce, esta vez en las inmediaciones del Parque MacArthur.

(Cortesía)

“Fui un pobre ‘pelado’ en El Salvador, pero no después, porque México me dio mucho trabajo y Estados Unidos también; no me puedo quejar, porque he tenido mucho éxito, y mis hijos [Levi y Alee] han seguido el mismo camino artístico”, agregó el entrevistado. “De todos modos, México me hizo querer mucho su música, y la de Juan Gabriel sigue provocando en mí recuerdos muy sentimentales”.

Ponce llegó a ver al autor de “Querida” en el Dodger Staduim hace cerca de una década, y recuerda que el lugar se encontraba completamente lleno. “Me sentí mal porque no esperaba que se fuera tan rápido; pensé que le faltaba mucho porque era un artistazo, pero la vida es traicionera”, afirmó.

No es el único mural de Juanga hecho por Ponce que se encuentra a la vista pública: hay otro (en el que el cantante aparece solo, con sombrero y traje) ubicado en West 7th y Westlake, cerca del Parque MacArthur. “Justamente estuve hoy por ahí, retocándolo, y había mucha gente que se tomaba fotos y dejaba flores”, precisó el artista.

Además, ha trabajado en otras representaciones del ‘Divo de Juárez’, hechas esta vez con costo y para clientes privados, muchos de ellos miembros del club ‘Noa Noa’, que terminó desintegrándose porque no contaba con los permisos necesarios para los eventos que venía realizando.

“Hice retratos de Juan Gabriel en lienzo y en madera, y tengo entendido que algunos de ellos fueron regalados al cantante mismo”, prosiguió Ponce. “También he hecho murales de otros artistas, como Thalía y Gloria Trevi, [cuyos costos] han salido de mis propios bolsillos, pero que me han servido para conseguir trabajo por otros lados, porque todo el mundo se da cuenta de lo que soy capaz de hacer y me pagan muy bien”.

Aunque este artista llegó a California siendo ya pintor, se inició en este estado como muralista por casualidad, cuando se encontraba trabajando en un mercado ubicado entre Pico y Hoover. “Había un cubano que tenía disponible una pared vacía con una buena vista de la ciudad y me preguntó si se me ocurría algo para llenarla; eso dio origen a mi primer mural, que estaba dedicado al inmigrante y gustó mucho”, recordó Ponce. “Después de eso, empecé a hacer lo mismo en el Parque MacArthur, Huntington Beach y Hollywood, siempre de manera gratuita, hasta el punto de que he gastado cerca de 85 mil dólares en los murales”.


Anuncio