Anuncio
Share

La nueva obra del Teatro Frida Kahlo recuerda el legado del país vecino mientras refuta a Trump

"Historia de Mexico para un idiota" se presenta hasta el 10 de julio en las instalaciones del Teatro Frida Kahlo, en el Centro de Los Ángeles.

“Historia de Mexico para un idiota” se presenta hasta el 10 de julio en las instalaciones del Teatro Frida Kahlo, en el Centro de Los Ángeles.

(Cortesia)

Ya fue presentada en el 2010 con motivo de la conmemoración del Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Independencia Mexicana, pero ahora, “Historia de México para un idiota” regresa a las instalaciones del Teatro Frida Kahlo para ofrecer una temporada que se inició el 1ro de julio y que concluye este fin de semana.

La excusa actual es el inminente peligro que presenta la candidatura a la presidencia estadounidense de Donald Trump y la posibilidad de olvidarse de las raíces nacionales y culturales para aceptar la influencia de un discurso cargado de odio.

“Uno de los mensajes de este montaje es que debemos conservar nuestros valores culturales, pero a la vez recordar que somos una sola raza: la humana”, le dijo a HOY Rubén Amavizca Murua, director y escritor de la puesta en escena. “Es por eso que hay que tomar siempre en cuenta nuestras tradiciones, pero sin olvidar que todos estamos en el mismo barco, que es este país”.

Amavizca no recuerda exactamente cuántas obras ha escrito (“deben ser 13 o 14”, nos dijo), pero sí sabe que la tendencia misma de estas, con títulos como “Frida”, “Las mujeres de Juárez” y “Pancho Villa”, apunta a un tema en común. “Me fascina el pasado y eso ha hecho que mis obras tengan toques históricos, pero no para dar simplemente una lección de escuela, sino para analizar el modo en que esos hechos nos impactan en la actualidad y hasta hacen que nos conectemos”, apuntó.

En una época en la que el teatro de esta clase lucha por sobrevivir en medio de montajes vulgares y comerciales como el de la reciente “La Semesienta”, este artista sabe que tiene que bregar con diferentes circunstancias, aunque no demuestra tenerle ningún rencor a las producciones de propuesta distinta.

“No puedo cuestionar ese tipo de teatro, porque hay público al que le gusta eso y gente que trata de hacerlo del mejor modo posible”, comentó. “Pero a nosotros nos gusta hacer un trabajo que, aunque divierta, tenga también cierto interés social y provoque un impacto en la vida del espectador, más allá de provocarle una risa momentánea. Nos interesa contar algo que hable de quiénes somos, de cómo son nuestras vidas y de nuestras experiencias como inmigrantes”.

El director Rubén Amavizca Murua vuelve a encargarse de un montaje en el que la Historia juega un papel preponderante.

El director Rubén Amavizca Murua vuelve a encargarse de un montaje en el que la Historia juega un papel preponderante.

(Cortesía)

En ese sentido, la trama de “Historia de México para un idiota” tiene al frente a dos activistas chicanos que se dan cuenta de que su hijo anda diciendo en la escuela que es italiano, porque le dan vergüenza sus orígenes; en ese momento, la abuela del muchacho se sienta con él para recordarle momentos relevantes de sus antepasados que son recreados en las tablas.

“La idea se basó en el caso de una familia que tuvimos realmente en nuestro teatro, así como en una conversación que tuve con un tipo que aseguraba que el día de la independencia era el 5 de mayo”, retomó Amavizca. “Y hace poco, en el programa televisivo ‘Real Time con Bill Maher’, un activista chicano joven e inteligente no corrigió al presentador cuando este le dijo ‘no conozco mucho de Sudamérica’, lo que quiere decir que tampoco estaba al tanto de las cosas”.

Pero no debe creerse que esta obra es un drama desgarrador; de hecho, se encuentra llena de momentos cómicos, porque la abuela del relato “es una mujer no tradicional, muy dada al chiste y al albur”.

Por ese lado, hay que esperar mucha diversión en la implementación de segmentos que parten de la época de Tenochtitlan y llegan hasta la Revolución, apelando a formatos modernos como el ‘talk show’, la transmisión de partidos de futbol y la telenovela. “Los cambios se dan con detalles de vestuario, porque la escenografía es muy simple; la idea es reproducir el ambiente de las carpas mexicanas en las que se inició Cantinflas, pero que gracias a alguien como ‘Clavillazo’ alcanzaron una dimensión muy política”, dijo Amavizca al referirse al legendario comediante Antonio Espino y Mora, quien se hizo especialmente popular durante la década de los ‘50.

En esta “Historia” participan 16 actores para interpretar a cerca de 45 personajes, y todos ellos proceden del taller para adultos en español que forma parte del Teatro Frida Kahlo. “La mayoría son mexicanos, pero tenemos un par de salvadoreños y una muchacha ecuatoriana”, retomó el director. “Se trata de gente que trabaja en oficinas, en bancos, en restaurantes o como jornaleros; también hay jubilados. Hay diferentes niveles culturales y socieconómicos”.

En ese sentido, Amavizca considera que las clases que se dictan en el centro cultural que regenta son esenciales para la supervivencia de su institución. “Haber mantenido nuestras puertas abiertas a lo largo de 22 años ha sido un esfuerzo muy grande”, aseguró.

“Damos además clases de animación y de fotografía, y durante el verano ofrecemos talleres culturales para niños. Si queremos mantener esto, necesitamos de la participación del público”, sumó. “Mientras tanto, como se dice en México, seguiremos luchando como gatos boca arriba”.

--

HISTORIA DE MÉXICO PARA UN IDIOTA

Cuándo: Hasta el 10 de julio; V y S: 8 p.m., D: 6 p.m.

Dónde: Teatro Frida Kahlo. 2332 W. 4th St., Los Ángeles

Admisión: $8

Inf.: 213.382.8133


Anuncio