Anuncio
Share

El drama de Juárez llega a las tablas con un formato inusual

Una escena de la obra "Juárez: A Documentary Mythology”, que se presenta en LATC desde el 27 de octubre hasta el 13 de noviembre.

Una escena de la obra “Juárez: A Documentary Mythology”, que se presenta en LATC desde el 27 de octubre hasta el 13 de noviembre.

(Cortesía Alex Hawthorn)

Rubén Polendo nació en Ciudad Juárez y se crió allí hasta los 18 años, cuando se trasladó a Estados Unidos para estudiar primero bioquímica y después teatro, al darse cuenta de que lo que le interesaba realmente en la vida era el arte.

Pero el suyo no es un arte cualquiera; desde 1997, es el director de Theater Mitu, un celebrado grupo neoyorquino que basa todas sus obras en arduos procesos de investigación y en el establecimiento de colaboraciones internacionales, lo que lo ha llevado a presentarse en lugares tan remotos como Abu Dabi, El Cairo y El Líbano.

El montaje más reciente de Mitu, “Juárez: A Documentary Mythology”, que se presenta en Los Angeles Theatre Center (514 S. Spring Street, Los Angeles CA 90013) desde el 27 de octubre hasta el 13 de noviembre, se inspira obviamente en la conflictiva situación social del lugar en el que nació Polendo, a pesar de que se encuentra en inglés y de que cuenta con un reparto esencialmente blanco.

“Yo salí de Juárez antes de que empezara todo el drama actual, por lo que este proyecto comenzó como algo muy personal, destinado a analizar el modo en que había cambiado mi ciudad, porque la intención principal de este grupo es generar un espacio para investigar y entender las cosas que ocurren en el mundo desde cierta distancia”, nos dijo Polendo.

“De ese modo, me fui a Juárez con mis compañeros -que son parte permanente de la asociación- para hablar con la gente local a lo largo de tres años, lo que terminó dándonos cerca de 500 horas de entrevistas”, agregó. “Pero como nuestro reparto no era mexicano ni latino, decidimos que los actores nunca iban a asumir directamente a los personajes, sino que iban a ser más bien transmisores de sus palabras, empleando audífonos con los que escuchan las conversaciones originales y las reproducen”.

Rubén Polendo es el director de Theater Mitu, un grupo que desarrolla sus obras sobre la base de investigaciones y entrevistas de largo plazo.

Rubén Polendo es el director de Theater Mitu, un grupo que desarrolla sus obras sobre la base de investigaciones y entrevistas de largo plazo.

(Cortesía)

Así, los seis actores que participan en el montaje pueden reunir a veces el contenido de 25 entrevistas en un solo discurso, y se incluye también un aspecto más cercano a Polendo a través de la reproducción de palabras que fueron dichas por su padre, quien tiene ya 90 años y ha decidido mantenerse en Juárez contra viento y marea.

“Obviamente, lo más importante para legitimar esto era que la obra se estrenara en mi ciudad de origen, porque sus habitantes eran los que nos habían brindado sus corazones y sus historias; y lo hicimos en el verano del 2014”, recordó Polendo. “Yo estaba súper nervioso, incluso más que cuando vienen a vernos los críticos del New York Times; pero por suerte nos fue de maravilla”.

En todo caso, la intención de la obra no es reforzar lo que se ha visto muchas veces en las noticias, que en el 2009 llegaron a catalogar a Juárez como “la capital mundial del asesinato” debido a su impresionante porcentaje de muertes (eran las más altas que se daban en el planeta entero fuera de una zona convencional de guerra).

“Tratamos de entender lo que está pasando por allá y lo que está haciendo la gente para sobrevivir, porque hay muchos que mantienen la esperanza pese a todo lo que han sufrido, como es el caso de una mujer cuyo esposo fue asesinado, pero que ha creado una asociación de ayuda para las viudas y los viudos de la violencia”, precisó el director. “Y hay otras personas que están trabajando en talleres de arte para evitar que los niños caigan en las drogas y el narcotráfico”.

A fin de cuentas, todo parece indicar que “Mitu” -la palabra que da su nombre a un grupo teatral que ha sido frecuentemente alabado por los especialistas en la materia- tiene una connotación positiva para diferentes culturas.

“En sánscrito, significa ‘la fuerza de una comunidad’; en Japón quiere decir ‘cuando no hay miedo a nada’; en bengalí -otra lengua de la India- es ‘balance’; en Tailandia significa ‘desde el fondo del corazón’; y en español junta las palabras ‘mí’ y ‘tú’, que son esenciales para el arte que practicamos’, concluyó Polendo, cuyas obras se han interesado siempre en temáticas sociales y en descubrir los orígenes de la violencia que azota sin clemencia a la Humanidad.


Anuncio