Anuncio

El escultor Jorge Palacios rinde tributo a Noguchi en el corazón de Manhattan

Grupos de personas observan la escultura "Link" del artista español Jorge Palacios hoy, jueves 16 de agosto de 2018, ubicada frente al emblemático edificio de Flatiron Square, en Nueva York (EE.UU.). EFE

Grupos de personas observan la escultura “Link” del artista español Jorge Palacios hoy, jueves 16 de agosto de 2018, ubicada frente al emblemático edificio de Flatiron Square, en Nueva York (EE.UU.). EFE

EFE

Nueva York es una ciudad que ama a los artistas. Y eso se pudo constatar esta misma mañana, cuando muchos de sus ciudadanos hacían un alto en su ajetreado ir y venir para fotografiar una escultura de gran formato del español Jorge Palacios, ubicada en la plaza Flatiron, con vistas al Empire State.

Palacios, que arrancó en la Escuela de Artes y Oficios de la madrileña calle de la Palma de Madrid, ha situado en el corazón de Manhattan, en el Distrito del Interiorismo, su escultura “Link”, una pieza “sensual” y “ligera”, pero a la vez “monumental”, que estará expuesta hasta el 6 de noviembre.

Tras abrir estudio en el barrio de Chelsea, el Noguchi Museum, la meca para muchos escultores, le ha brindado la oportunidad de hacer una exposición monográfica, que abrirá sus puertas el próximo 26 de septiembre hasta el 20 de enero.

Como preludio, Palacios ya desbordaba hoy satisfacción, pese a las pocas horas dormidas, observando el interés ciudadano a su escultura callejera.

Es la primera vez que el Noguchi Museum expone a un escultor español y es la primera vez que exhibe una obra de sus exposiciones en la calle, algo harto difícil de lograr por el laberíntico proceso de autorizaciones en Nueva York y el coste del seguro (3 millones de dólares).

“No es fácil llegar hasta aquí", explicó a Efe Jorge Palacios, sudoroso en el caluroso día de agosto que hoy dio la bienvenida a “Link”, una escultura de gran formato elaborada con madera, la materia prima con la que trabaja e investiga este escultor. Hasta su reloj de muñeca es de madera.

Palacios llegó hasta aquí, al corazón de Manhattan, de la mano de Dakin Hart, el actual comisario de exposiciones del The Noguchi Museum. Pero Palacios y su esposa Lucía conocieron antes a Dakin, y fue de una manera fortuita.

Ella compró para Palacios un libro descatalogado de Noguchi por Amazon, que le llegó con una nota de agradecimiento de su dueño, en San Francisco. Al poco tiempo leyeron que a un tal Dakin Hart lo había nombrado comisario de exposiciones del museo Noguchi de Nueva York....y ese nombre les recordó la a nota manuscrita. Y allí se creó el auténtico ‘link’.

Tras tres años preparando la exposición y de viajar por todo el mundo visitando la extensa obra de Isamu Noguchi, Palacios rinde desde hoy homenaje al escultor estadounidense-japonés, hijo del poeta japonés Yone Noguchi y de la escritora americana Léonie Gilmour.

Palacios tiene algo de Noguchi, puesto que sus obras son formas abstractas muy pulimentadas, en la que lo estático parece tener movimiento.

“Me interesa mucho la mecánica de fluidos, investigar, la física cuántica”, apunta Palacios observando como el “eslabón” de su obra callejera lo va a encumbrar a las cotas más altas de la escultura internacional con su exposición de diez obras, desde las que quiere “transmitir lo ligero desde lo monumental”.

El calor aprieta pero los neoyorquinos, amantes de la escultura, no cesan de pararse ante el Flatiron para fotografiar y tocar la escultura líquida y de madera suave de Palacios.


Anuncio