Anuncio
Share

Jaime Camil regresa a la pantalla grande sin dejar a Jane ni olvidarse de los inmigrantes

El actor mexicano Jaime Camil durante su paso por la alfombra roja del evento LALIFF, que regresa en estos dias a nuestra ciudad con muchas propuestas latinas.

El actor mexicano Jaime Camil durante su paso por la alfombra roja del evento LALIFF, que regresa en estos dias a nuestra ciudad con muchas propuestas latinas.

(Sergio Burstein/HOY)

Durante la alfombra roja de inauguración del LALIFF (Los Angeles Latino Film Festival), un prestigioso evento cinematográfico que regresó tras cinco años de ausencia y que se lleva a cabo en las salas Chinese de Hollywood hasta este domingo, una de las personas más solicitadas era Jaime Camil.

El popular actor mexicano no presenta ningún trabajo nuevo en el festival, pero ha gozado en los últimos tiempos de un incremento de popularidad que ha venido acompañado de críticas altamente positivas sobre su talento, respaldado por su participación en la aclamada serie televisiva “Jane the Virgin”, donde interpreta a Rogelio de la Vega, un galán de telenovelas que es además el padre de la protagonista interpretada por Gina Rodríguez.

Sin embargo, Camil retornará muy pronto a la pantalla grande. “Voy a filmar una cinta que ha sido escrita por los guionistas originales de ‘Ms. Doubtfire’ [la recordada comedia con Robin Williams] y que será dirigida por el argentino Diego Kaplan, quien hizo ya una gran película llamada ‘2+2’”, adelantó el actor ante la grabadora de HOY Los Ángeles. “Se rodará entre julio y agosto y se titula originalmente ‘My Boyfriend Meds’, aunque llevará un título en español y será bilingüe, como parte de la fórmula que tiene [el estudio productor] Pantelion”.

Claro que su participación en “Jane the Virgin” no ha terminado, ni mucho menos. Pese a que la cuarta temporada se dio por concluida, hay una más en camino. “Empezamos a grabar el 16 de agosto, por lo que ahora mismo estoy en descanso”, precisó.

“Ando de vacaciones y tengo una familia divina con la que me encanta pasar el tiempo, pero la verdad es que, como productor de la película, tengo muchas reuniones para ultimar los detalles, porque viajo a México en una semana para comenzar la preproducción”, detalló el padre de dos hijos, un varón y una tres años y una niña de seis, como producto de su relación con la exmodelo Heidi Balvanera, que es su esposa.

Retomando las notas

Eso no es todo. Por si no lo recuerdan, Camil es también cantante y ha lanzado hasta cuatro discos, y aunque el más reciente (“Por ella soy Eva”, que era la banda sonora de una telenovela en la que participó) salió hace ya ocho años, el ‘bichito’ de la música no ha muerto en él.

“Estoy haciendo algo con los mejores músicos de estudio del mundo; estamos jugando para hacer algo que vaya quizás para Spotify, ‘just for fun’”, explicó, como queriendo quitarle importancia a un proyecto por el que él mismo siente interés.

“Es que la música sigue estando completamente de lado en mi carrera”, precisó. “Me he asumido felizmente como un actor que canta, porque soy realmente un actor. He hecho obras en Broadway y todo eso, por lo que la combinación también me ha servido”.

Aunque Camil empezó los ires y venires entre Ciudad de México y Los Ángeles desde hace una década, se encuentra radicado en nuestra ciudad desde hace cinco años, lo que le ha permitido estar muy al tanto de la política local y, por supuesto, de las acciones para separar familias que habían sido implementadas por Donald Trump y que causaban protestas mayúsculas justamente cuando se dio esta entrevista.

“Es muy triste con todo esto; cualquier acto de atrocidad es lamentable en cualquier lugar del mundo”, nos dijo. “Es difícil comprender que en Estados Unidos, un país que debe darse a conocer por la bondad que tiene y por lo evolucionado que está, se vaya para atrás de este modo y se sea capaz de justificar actos en contra de la humanidad y en contra de los niños, que son tan vulnerables”.

Pese a que vive actualmente en L.A., Camil siente mucho apego por las tierras aztecas que lo vieron nacer.

Pese a que vive actualmente en L.A., Camil siente mucho apego por las tierras aztecas que lo vieron nacer.

(Agencia Reforma)

México, México

Parecía también razonable preguntarle por sus expectativas en relación a las elecciones presidenciales mexicanas, que se llevarán a cabo el 1ro de julio. “No tengo idea de lo que va a pasar”, afirmó. “Pero quiero que mi país tenga los gobernantes que se merece, aunque dicen por ahí que un país tiene los gobernantes que se merece”.

El intérprete nos confirmó que votará en el Consulado Mexicano, aunque se negó a decirnos por quién lo hará; de todos modos, agregó que nada mejorará realmente si es que no se producen modificaciones en las conductas individuales de sus compatriotas.

“Vamos a ver si nosotros como mexicanos podemos dejar de bloquear las rampas para descapacitados cuando nos estacionamos, no dar ‘mordidas’ y no dar vueltas en ‘U’ donde no se debe; se trata de cosas que pueden parecer tontas, pero que son las que inician realmente el cambio en las personas”, comentó.

No podíamos dejar que se fuera sin hablar de futbol. “No estoy siguiendo tanto el Mundial, pero vi el partido contra Alemania, por supuesto”, precisó Camil en una conversación que se llevó a cabo antes del cotejo de este sábado ante Corea. “Me dio mucho gusto que mi país le ganara al actual campeón del mundo, pero vamos a bajarle un poco al entusiasmo, ¿no?”

“Es un gran logro, es algo increíble para México y lo aplaudo de pie, pero es el primer partido; y sin quitarle nada a ese mérito, como lo decía el texto en una foto que circuló en las redes sociales, no podemos ser un pueblo que grite más ante un juego que ante una injusticia”, agregó. “Hay que buscar un punto medio entre la felicidad y la euforia, y saber también pedirle más a nuestros atletas”.

Él mismo nos recordó que tiene sangre brasileña debido a su madre, quien nació en esa nación sudamericana. “Cuando Brasil se queda en segundo lugar en una Copa del Mundo, los jugadores son recibidos a tomatazos en el aeropuerto”, dijo. “No puede ser que en México se haga una fiesta nacional, como si se hubiera ganado el campeonato. Falta un chin… todavía. Vamos a ver lo que pasa si llegamos a la final o a la semifinal”.


Anuncio