Anuncio
Share
Cine

Julianna Margulies confiesa cómo se salvó del acoso de Steven Seagal

Acosada por Steven Seagal

Acosada por Steven Seagal

(Agencia Reforma)

Julianna Margulies tuvo una terrible experiencia de acoso de parte de Steven Seagal, cuando ambos compartieron en la cinta Furia Salvaje, de 1991.

La protagonista de The Good Wife, quien por aquel entonces contaba con 23 años, contó cómo logró escapar de la habitación de Seagal, luego de que una directora de casting la persuadió para fuera a ver al actor porque éste deseaba repasar una escena de la cinta.

Al charlar con la conductora Jenny Hutt, del programa de radio Sirius XM, reveló que alcanzó a escapar antes de que todo tuviera un giro siniestro, como lo describió.

“Yo vivía en Brooklyn, y dije, ‘ah, yo no hago eso. No viajo. No tengo dinero para un taxi’. Y era cierto”, recordó Margulies. “Y ella me dijo, ‘no te preocupes, nosotros te lo reembolsaremos’”.

Dijo que cuando llegó, Seagal estaba armado con una pistola.
“Llegué al hotel más o menos a las 22:40 horas y ella no estaba ahí (la directora de casting). Y él estaba solo y se aseguró de que yo viera su arma, y yo jamás había visto un arma en la vida real”, continuó.
“Salí de ahí ilesa. Nunca fui violada y nunca fui lastimada. No sé cómo salí de aquella habitación de hotel”.

Margulies tomo eso como “una trampa” de parte de la encargada del casting y esa experiencia le enseñó que nunca debería llegar sola a reuniones privadas.

“Debido a mi experiencia con Steven Seagal en aquella habitación, que fue espantosa, me negué a reunirme con Harvey Weinstein en su habitación de hotel cuando otra mujer me llevó, diciendo, ‘definitivamente conseguirás (una) prueba de cámara’”.

Recordó que Weinstein intentó atraerla a su suite en el hotel Peninsula a través de una asistente para hablar de un papel en una película para la que había hecho audición.

Pero como no quiso ser tomada por sorpresa, llegó acompañada de la asistente en cuestión, por lo que al tocar a la habitación del productor, éste se molestó al ver que no estaba sola y la despidió con un portazo.


Anuncio