Anuncio
Share

Conoce a la ‘Madrina del Narco’

Catherine Zeta-Jones

Catherine Zeta-Jones

(Agencia Reforma)

A mediados de los 70, en Miami, Florida, una mujer colombiana conocida como “La Viuda Negra” y “La Madrina” creó un reinado de drogas y violencia al tomar las riendas del Cártel de Medellín.

Su nombre era Griselda Blanco Restrepo, quien desde que llegó a Estados Unidos a los 17 años con un pasaporte falso, se abrió paso de forma sorprendente ante la vida y le enseñó al mundo lo que era el crimen organizado.

“Ella tenía un gran poder y una gran fortaleza como mujer. Se impuso en un negocio dominado por hombres y sobresalió. De todas sus características, en ese aspecto es donde más siento empatía con ella.
“Mi meta no era hacerla entrañable, pues no era una persona buena. Pero era vulnerable y como actriz, esa es la parte que más quieres resaltar”, explica Catherine Zeta-Jones en entrevista.

La galesa da vida a la mafiosa en Cocaine Godmother: The Griselda Blanco Story, una película para televisión dirigida por el mexicano ganador del Óscar como cinefotógrafo, Guillermo Navarro.

La cinta, filmada en locaciones de Vancouver, Canadá, sigue a Restrepo desde su llegada a EU con su primer esposo, Carlos, hasta que es deportada y asesinada en Colombia en 2012.

“Haber tenido la oportunidad de interpretar a alguien como Griselda me hizo recordar por qué estoy en este negocio en primer lugar. Me gusta meterme en la piel de mis personajes, escarbar por completo su interior.

“Dar vida a esta mujer tan poderosa, que va en contra de todos mis ideales morales, hacerla relucir y sacarle su humanidad, fue algo con lo que soñaba. Perseguí esta historia mucho tiempo”, comparte la actriz.

En el telefilme, que se estrena en México hoy por el canal Lifetime, Zeta-Jones usa varias mascadas y vestidos holgados, además de que se transformó físicamente para dar vida a Blanco.

Sin embargo, explica, su meta nunca fue calcar el exterior de la colombiana, sino más bien interpretarla desde adentro y exponer en pantalla sus motivaciones, sus traumas, dolores y necesidades como mujer.

“Siempre es interesante interpretar fortalezas y debilidades al mismo tiempo, y Griselda tenía eso. Es totalmente opuesta a mí, a los valores que tengo, a todo lo que creo y a mi moral”, indica la galesa, de 48 años.

El reparto de la película, cuya duración es de una hora con 40 minutos, lo completan el mexicano Raúl Méndez, como Darío Sepúlveda, y el colombiano Juan Pablo Espinosa, como Alberto Bravo.

“Cuando estás tan obsesionada con alguien como yo lo estaba con Griselda, te emociona que te llegue un proyecto de esta magnitud”, dijo Catherine Zeta-Jones.


Anuncio