Yalitza Aparicio desafía los prejuicios con su celebrada participación en ‘Roma’

Fue simplemente a la audición realizada en Tlaxiaco, su pueblo de origen, en reemplazo de su hermana, que había sido invitada porque se dedica a cantar, pero que se encontraba en un avanzado estado de embarazo.

La meta no era conseguir el trabajo, sino contarle luego a la ausente cómo había sido el proceso de una convocatoria que nunca se había dado por allí. “Yo era la tímida de la familia, la que prefería quedarse en casa dibujando o leyendo que salir a la calle; no me gustaba hablar en público ni estar rodeada de mucha gente”, le dijo Yalitza Aparicio a HOY Los Ángeles.

Lo que ninguna de las dos sospechaba es que el ‘casting’ estaba destinado a encontrar a la protagonista de “Roma”, una película que se iba a estar comandada por Alfonso Cuarón, el cineasta mexicano que ganó el Oscar al Mejor Director por “Gravity”. “Roma” tiene ya tres nominaciones a los Globos de Oro en las categorías de Mejor Película Extranjera, Mejor Director y Mejor Guión, y se espera que tenga una suerte incluso mayor en el Oscar.

Cuando le dijeron que había sido elegida y que debía viajar a la capital de Oaxaca, ubicada a tres horas de Tlaxiaco, la mujer de raíces mixtecas, que había estudiado para ser maestra de escuela, sintió una profunda desconfianza.

“Me dio temor, porque desafortunadamente en mi país se dan muchos casos en los que se engaña a las personas por un supuesto trabajo y luego [estas] desaparecen”, precisó. “Recién me di cuenta de que era verdad cuando llegué a México y conocí a Alfonso, aunque al comienzo creí que no era él, porque en las fotos lo había visto más rellenito y el que tenía enfrente era un señor muy delgado”.

En ese momento, Aparicio no había visto ninguna película de Cuarón, y el mismo director le pidió que no lo hiciera hasta después de terminar el rodaje, para “no ensuciar su mente”. “No me ha dado tiempo para ver todas, pero ya he visto una que otra”, reconoció Aparicio. “‘Children of Men’ me parece increíble, porque no se siente cómo va y viene la cámara; yo buscaba dónde cortaban para hacer otra toma, pero me di cuenta de que las tomas son muy largas, y eso es algo muy difícil de hacer”, recordó la nueva actriz.

Lo que Cuarón hizo también es dejarla interpretar el papel encomendado (el de Cleo, una empleada doméstica inspirada en una que tuvo realmente el cineasta durante su niñez) sin preparación alguna. “No hubo ningún curso de actuación”, reconoció nuestra entrevistada. “La primera vez que hablé con Alfonso, me dijo que iba a ser una película de la vida; y cuando hubo más tiempo para platicar, me habló de la relación [de este personaje] con la familia [para la que trabaja] y del pasado de ella. Después conocí a Libo [la empleada original], que es una persona increíble con un corazón enorme”.

Para ella, es particularmente importante que “Roma”, que se encuentra actualmente en algunas salas de cine de Estados Unidos y que se lanza en Netflix el 14 de diciembre, ofrezca una imagen positiva de los pueblos que representa.

“Es como abrir esta puerta a muchas comunidades, para que se den cuenta de que no por ser pobre o indígena te debes quedar en un solo lugar o pensar que hay trabajos que no te corresponden”, retomó Aparicio. “Creo que da el mensaje de que puedes alcanzar lo que quieras siempre y cuando lo desees”.

Lamentablemente, no todos lo han tomado de este modo. Luego de que ella misma participara en una sesión fotográfica para la revista Vanity Fair luciendo prendas de diseñadores famosos, las redes se llenaron de comentarios despectivos y racistas en español que volvieron a mostrar la peor cara de México.

“He tratado de no darle mucha importancia a esos comentarios, sino de enfocarme en las personas que se sienten felices por esto o que me escriben para decirme que están motivados por lo que me ha pasado”, afirmó la intérprete. “Lo que realmente quiero es que esas personas encuentren  inspiración para no rendirse, para no conformarse con lo que la sociedad puede haberles marcado”.

“[El racismo] forma parte de problemas grandes que se van ir arreglando poco a poco, pero considero que para eso uno debe empezar a trabajar en sí mismo, en la forma de pensar”, agregó. “No hay que hacerle a otro lo que no te gustaría que te hicieran”.

Aparte de cuestiones de clase, la película muestra la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las mujeres de las clases más desposeídas en sus relaciones con los hombres, así como lo que es tener un hijo con un padre que lo desconoce.

“Yo fui criada por mi mamá; ella siempre nos mostró que había que tener fuerza y seguir adelante, y estoy muy agradecida con Alfonso por el homenaje que le ha hecho a las mujeres de la vida real, sobre todo a las trabajadoras del hogar, como lo es mi madre”, dijo Aparicio. “Esto puede hacer que se den cuenta de que su trabajo es muy importante en las casas”.

“Mi papá se fue por diferentes razones, y actualmente tenemos contacto con él; pero como hijo, aprecias más a la persona que estuvo contigo en todos los momentos, buenos y malos, y yo agradezco mucho a mi mamá, que fue capaz de encargarse sola de sus cinco hijos y de proteger a toda su familia”, concluyó.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°