Anuncio
Share

“Vacaciones” y otras nuevas versiones de clásicos de comedia

En esta imagen difundida por Warner Bros. Entertainment, Christina Applegate, Ed Helms, Chevy Chase y Beverly D'Angelo (arriba de izquierda a derecha), y Skyler Gisondo y Steele Stebbins (agachados), en una escena de "Vacation". (Hopper Stone/Warner Bros. Entertainment via AP)

Las nuevas versiones de la comedia moderna están entre las cintas más irrisorias del cine.

Y mientras en Hollywood está de moda reciclar viejas historias, la industria ha encontrado que pocas cosas son tan difíciles de reproducir como esos elementos imprecisos que hacen que una comedia sea maravillosa: la cadencia de Bill Murray, las cejas de John Belushi.

La brecha entre el original y el remake usualmente es vasta.

La más reciente prueba es “Vacation” (“Vacaciones”), un nuevo intento basado en la clásica serie humorística de “National Lampoon” que nació del cuento corto de John Hughes “Vacation ’58" y empezó con la cinta original de 1983 con Chevy Chase. Chase hace un cameo en la nueva película, pero su personaje le ha cedido el puesto del conductor a su hijo Rusty Griswold, interpretado por Ed Helms.

Algunos no han recibido la cinta amablemente. En una columna para el Hollywood Reporter, el exeditor de National Lampoon P.J. O’Rourke juzgó el filme por su trailer como “post-humorístico” y “basura de relleno para los cineplex en el verano con el dentista pelele de ‘Hangover’ ('¿Qué pasó ayer?’) como protagonista”.

Sea chiflada o satírica, la comedia sólo funciona cuando se siente realmente fresca y viva. La mayoría de los remakes suelen parecer muertos resucitados cuyos mejores chistes se quedaron en el cementerio.

Pero Hollywood está comprometida a hacerlo bien. La prueba de fuego será el próximo julio cuando Paul Feig estrene su cinta de gran presupuesto “Ghostbusters” (“Cazafantasmas III”). Al menos Feig ha tenido el buen juicio de hacer algo completamente diferente al darles los papeles protagónicos a mujeres, incluidas Melissa McCarthy y Kirsten Wiig.

Pero muchas otras cintas se encuentran en varias etapas de desarrollo quijotesco, como nuevas versiones de “Meatballs” (“Albóndigas”), “Fletch”, “Bill and Ted’s Excellent Adventure” (“La magnífica aventura de Bill y Ted”) y “Police Academy” (“Loca academia de policía”).

Con esto en mente, algunas lecciones que se pueden aprender de una tradición a menudo dudosa.

SIMPLEMENTE, EVITENLOS...

Por lo común, el mejor consejo es deja el guion y vete. Tal fue el caso de “La Pantera Rosa” de Shawn Levy, que de algún modo logró tener una secuela en 2009. Steve Martin es un actor maravilloso, pero nadie debería tratar de seguir los torpes pasos del Inspector Clouseau de Peter Sellers. (Curiosamente Martin ha aparecido en múltiples remakes, incluyendo dos cintas de “El padre de la novia” y la algo mejor “Dos pícaros sinvergüenzas”, derivada de la original de 1964 con Marlon Brando y David Niven).

NI LOS COEN PUEDEN LOGRARLO

El hecho de que ni Joel y Ethan Coen lo hayan logrado es un testimonio de lo difícil que resulta. Las comedias producidas por los Ealing Studios de Londres en las décadas de 1940 y 1950 son joyas con los que pocos deberían osar meterse. Pero los Coen lo hicieron con “The Ladykillers” (“El quinteto de la muerte”) en el 2004 en un intento por ofrecer una comedia más amplia que cambió a Alec Guinness y Londres por Tom Hanks y Mississippi. Es uno de los filmes más flojos de los Coen, aunque estos pueden argumentar que lo dirigieron por accidente. Al principio se habían apuntado sólo para escribir el guion, pero asumieron la dirección cuando Barry Sonnenfeld se retiró del proyecto.

RUSSELL BRAND NO ES DUDLEY MOORE

Y Adam Sandler no es Burt Reynolds. Brand y Sandler tienen sus propios talentos, pero ninguno de ellos era el heredero apropiado para “Arthur” (la versión de 2011 del filme que Moore protagonizó en 1981) y “The Longest Yard” (en la que Sandler asumió el papel que hizo Reynolds en la comedia de 2005). Ambas originales, como muchas comedias, se basaron considerablemente en las personalidades de sus astros, con lo que los actores de las nuevas versiones no encajaban del todo. Nathan Lane y Matthew Broderick tuvieron un listón más alto que alcanzar al asumir los papeles de Mel Brooks y Zero Mostel en la cinta de 2005 “The Producers”.

NO ES IMPOSIBLE

Cabe destacar que algunas de las mejores comedias que se hayan hecho fueron remakes. La genial “His Girl Friday” (“Ayuno de amor”, 1940) de Howard Hawks se estrenó nueve años después de que la obra en la que se basó, “The Front Page”, había sido llevada al cine. En 1974 Billy Wilder hizo una nueva versión con Jack Lemmon y Walter Matthau y en 1988 apareció otra con el lamentable cambio de los periódicos por los noticieros de TV, con Reynolds como protagonista.

Y “Some Like it Hot” (“Una Eva y dos Adanes”) de Wilder, esa majestuosa comedia descabellada de 1959 protagonizada por Marilyn Monroe, se basó en una película francesa de 1935 titulada “Fanfarria de amor”. Cuando no pudo encontrarse el guion, el productor Walter Mirisch le consiguió a Wilder un remake alemán para que lo escribiera. En las cintas, la originalidad puede venir de la combinación de varios autores. Nadie es perfecto.


Anuncio