Anuncio
Share

Rodrigo Santoro espera convencer con su versión de Jesús en la nueva ‘Ben-Hur’

Rodrigo Santoro interpreta a Jesús en una escena de "Ben-Hur", que se estrena este viernes.

Rodrigo Santoro interpreta a Jesús en una escena de “Ben-Hur”, que se estrena este viernes.

(Philippe Antonello / AP)

Hacer de una figura tan celebrada, pero a la vez tan controvertida como la de Jesús de Nazaret, tiene que ser un reto de grandes dimensiones para cualquier actor, y si se trata además de representarla en una nueva versión de una de las cintas más aclamadas de todos los tiempos, el reto es incluso mayor.

Para ser claros, la película “Ben-Hur” que se encontrará desde este fin de semana en salas de todo el país podría incluso no ser considerada un ‘remake’, porque su origen es una novela del mismo nombre que se publicó en 1880, y se ha llevado a la pantalla grande y a la chica de distintas maneras en incontables ocasiones.

Pero habría que ser muy necio para negar que todos los que no hayan nacido ayer la compararán en primer lugar con la adaptación de 1959, dirigida por William Wyler y protagonizada por Charlton Heston; y eso es algo de lo que Rodrigo Santoro (quien se dio a conocer mundialmente con el papel del villano Xerxes en “300”) es muy consciente.

“Al principio, me preocupó mucho lo de las comparaciones, pero después me conecté con el rol y se me hizo claro que se trataba de una oportunidad única que no podía dejar pasar, porque es algo que ni siquiera se puede describir con palabras”, le dijo a HOY el intérprete oriundo de Rio de Janeiro durante el día de prensa angelino dedicado a esta superproducción.

“Me invitaron a encargarme de este papel a través de mis agentes, y después tuve una cita con el director Timur Bekmambetov”, agregó el actor en un español casi perfecto. “Se trata de un personaje al que no puedo comparar con ningún otro, porque siempre he tenido una relación especial con él; y claro, al recibir la propuesta, sentí una gran mezcla de emociones, desde la ansiedad hasta el miedo, aunque eso es algo que me encanta, porque mi labor como actor es tratar de habitar el alma de otras personas”.

Pese a lo que nos dijo, sabemos que Santoro no es una persona particularmente religiosa, aunque él mismo se considera profundamente espiritual. “No es cuestión de creer, sino de sentir”, afirmó cuando le comentamos el hecho. “La idea era profundizar en las enseñanzas de Jesús, y en eso me ayudó mucho haber tenido una abuela que, además de ser una inmigrante católica en Brasil, era muy católica, y que me habló siempre de enseñanzas tan importantes como la de amar al prójimo”.

Toby Kebbell (izq.) interpreta a Messala Severus y Jack Huston hace de Judah Ben-Hur en la cinta de Metro-Goldwyn-Mayer Pictures.

Toby Kebbell (izq.) interpreta a Messala Severus y Jack Huston hace de Judah Ben-Hur en la cinta de Metro-Goldwyn-Mayer Pictures.

(Philippe Antonello)

“Ben-Hur” tiene como protagonista a Judah (Jack Huston), un judío acaudalado que lo pierde todo tras ser acusado de un crimen que no cometió por su hermano adoptivo Messala (Toby Kebbell), y que luego de ser convertido en esclavo de los romanos, conoce a Jesús, quien cambia por completo su perspectiva de la vida. En las versiones anteriores, Cristo aparecía muy poco, y no se le veía casi el rostro; pero en la de Bekmambetov, su participación es mucho mayor.

“Timur me dijo que su objetivo en este caso era mostrar una imagen mucho más accesible del personaje, por lo que hay escenas en las que se le ve durante su trabajo como carpintero y otras en las que aparece mezclado entre la gente”, retomó Santoro. “Queríamos humanizarlo y quitarle la formalidad para acercarlo más al espectador, pero respetando siempre los Evangelios”.

A pesar de no ser un individuo del Medio Oriente, Santoro luce una piel morena que se acerca probablemente más al supuesto Jesús histórico, que ha sido representado muchas veces como rubio. “Durante la época del Renacimiento, se lo presentó como alguien muy blanco en las pinturas; pero todas sus caracterizaciones han hablado de alguien que se encontraba lleno de amor, y eso es lo que realmente importa”, añadió el sudamericano.

Santoro considera que el mensaje de tolerancia de “Ben-Hur” es particularmente relevante en nuestros días, marcados por el odio a nivel mundial. “Nos encontramos en un momento muy complicado, porque antes al menos la pelea era de ‘yo o él’, pero ahora se trata de ‘ni yo ni él’”, trató de explicar. “Espero que esta historia haga que volvamos a reflexionar sobre los valores humanos internos”.

Debido a que una de sus escenas más espectaculares corresponde a una carrera de carrozas, la película actual ha usado elementos de las Olimpiadas presentes en su campaña promocional; y pese a que Santoro proviene del país en el que los juegos se están efectuando, ha tenido que privarse de verlos en directo.

“Me encantaría poder estar ahí, porque es un evento espectacular y yo vivo en Rio, muy cerca de la sede central; pero ando ahora mismo de gira promocional en varias ciudades de Estados Unidos y de México, y no me arrepiento de hacerlo, porque esto es algo que merece toda la difusión que se le pueda dar”, enfatizó.

Cuando le pedimos su opinión de la crisis política brasilera suscitada tras la suspensión temporal de la presidenta Dilma Rousseff, el intérprete se mostró más ambiguo. “Creo que hemos llegado hasta el fondo y que ahora solo podemos mejorar”, señaló. “El hecho de que los Juegos Olímpicos estén dándose sin problemas es muy positivo, porque eso demuestra que no hemos perdido el espíritu; y además, cualquier ayuda que podamos recibir ahora es importante”.

--

BEN-HUR

Estreno: 19 de agosto

Director: Timur Bekmambetov

Reparto: Jack Huston, Toby Kebbell, Rodrigo Santoro


Anuncio