Anuncio
Share

Pablo Larraín le da vuelta a las biografías convencionales en su fascinante ‘Neruda’

Luego de colaborar con Gael García Bernal en la aclamada "No", el director chileno Pablo Larraín vuelve a trabajar con él en "Neruda".

Luego de colaborar con Gael García Bernal en la aclamada “No”, el director chileno Pablo Larraín vuelve a trabajar con él en “Neruda”.

(Cortesía)

El viernes pasado tuvo probablemente un sabor agridulce para Pablo Larraín, ya que su película “Neruda”, que se estrenaba esa misma fecha de manera limitada en salas de Estados Unidos, no obtuvo la ansiada prenominación a los Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera, a pesar de que era una de las favoritas para hacerlo; pero eso no quiere decir que la cinta no merezca verse ni que le quita a Larraín el mérito de ser uno de los directores latinoamericanos más cotizados en el cine mundial contemporáneo.

De hecho, “Neruda” sí ha sido nominada en el rubro equivalente para la también celebrada ceremonia de los Globos de Oro, en la que, por otro lado, compite dentro de la terna de Mejor Actriz en una Película (Drama) Natalie Portman, protagonista de “Jackie”, un aclamado filme sobre la viuda de John F. Kennedy que fue dirigido igualmente por Larraín, lo que quiere decir que el cineasta chileno tiene ahora mismo en la cartelera estadounidense dos obras.

El caso de “Neruda” es también significativo porque se trata de una película en español y de época inspirada en la vida de Pablo Neruda, un poeta que, aparte de su enorme fama literaria, era abiertamente comunista. “Me parece que los temas que se tratan aquí se mantienen vigentes, porque siguen existiendo desigualdades y muchas brechas entre ricos y pobres”, le dijo el realizador a HOY durante una reciente entrevista. “Neruda es conocido por aquí [Estados Unidos] debido sobre todo a sus poemas de amor, y la película se fija no solo en esos, sino también en los de furia, en los de rabia, en los que buscaban una transformación ideológica en quien los leía”.

×

Pero, como él mismo lo dice, más que ser una cinta sobre el escritor, esta es una cinta sobre “lo nerudiano”, es decir, sobre la forma de pensar del intelectual, en la que este es presentado no siempre de manera amable. “No creo que sea posible filmar a una estatua; hay que humanizar al personaje para lograr la empatía del espectador, sobre todo porque Neruda era un hombre sumamente complejo”, explicó Larraín. “Era un gran cocinero, un conocedor de vinos, un amante de las mujeres, un experto en literatura policial, un diplomático que viajó por todo el mundo, un coleccionista de toda clase de objetos, un político y, por supuesto, un poeta que logró describir a nuestra sociedad de un modo absolutamente original”.

Aunque la película presenta varios hechos de la vida real, otros provienen de la imaginación del guionista Guillermo Calderón y apuntan a darle a Neruda un carácter de creador todopoderoso, con el fin de lograr algo mucho más lúdico que biográfico. “Además, le da también una mirada al mundo del cine, mezclando elementos del cine negro, del policial tipo ‘cat and mouse’, del western y de la comedia negra; es una película sobre películas, sobre libros y sobre poesía”, detalló el director.

La cinta tiene al frente a un reconocido actor chileno, Luis Gnecco, quien se pone de manera completamente verosímil en la piel del escritor; pero, en realidad, la historia es contada mayormente desde la supuesta perspectiva de un policía asignado a su persecución, Óscar Peluchonneau, cuya interpretación recae en las manos del mexicano Gael García Bernal, quien había actuado ya bajo las órdenes de este director en “No”, un trabajo que sí obtuvo una nominación al Oscar en el 2012.

“Desde que planeamos esto, la idea era que tanto Luis como Gael fueran los protagonistas”, dijo nuestro entrevistado. “En el caso de Luis, siento que él simplemente nació para hacer de Neruda, y Gael es un actor maravilloso con el que ya había trabajado y que logra hacer un acento chileno que, como bien sabemos, es sumamente difícil de reproducir”.


Anuncio