Anuncio
Share

Natasha Pérez debuta como villana en comedia juvenil independiente que logra lanzamiento en las salas

Natasha Pérez (der.) al lado de Andrés Londono en una escena de "Baja", que se estrena este fin de semana en varias salas locales.

Natasha Pérez (der.) al lado de Andrés Londono en una escena de “Baja”, que se estrena este fin de semana en varias salas locales.

(Cortesía)

Se mudó a Los Ángeles desde su Caracas natal hace 18 años con el fin de hacer realidad sus sueños artísticos, y desde entonces, la actriz, cantante y escritora Natasha Pérez ha participado en muchos proyectos televisivos y cinematográficos, entre los que se incluyen “Lady in The Water”, de M. Night Shyamalan, y “Now en Español”, un reconocido documental de PBS sobre las intérpretes que doblaron las voces de “Desperate Housewives”.

Pero lo que la puso esta vez ante la grabadora de HOY Los Ángeles fue su participación en “Baja”, una cinta dirigida por el mexicoamericano Tony Vidal que, a pesar de ser completamente independiente y de bajo presupuesto, ha logrado ser colocada en 18 salas estadounidenses de AMC, incluyendo las de Universal Citywalk, Laemmle’s Music Hall de Beverly Hills y Marina Pacifica 12 de Long Beach. El trato inicial es que se presente durante tres días (el viernes, el sábado y el domingo de esta semana), y si los números de asistencia son positivos, que se extienda a más fechas.

En esta comedia, que tiene como protagonistas a cuatro muchachos angelinos (interpretados por Jake Thomas, Chris Brochu, Michelle DeShon y Arianne Mandi) que viajan por Baja California a bordo del lujoso bus perteneciente a los padres de uno de ellos y que se meten allí en toda clase de aventuras, Pérez interpreta a Chica, la ruda lugarteniente de un millonario (interpretado por el colombiano Andrés Londono) que podría estar envuelto en negocios turbios.

Ella audicionó para el papel y, cuando ya se había olvidado de eso y se encontraba de visita en Tijuana, recibió una llamada en la que se le decía que había sido elegida y se le preguntaba si podía empezar a trabajar al día siguiente en la misma ciudad fronteriza. “Me divertí mucho haciendo mi primer papel de mala y viajando por allá durante el rodaje, porque esto se hizo entre Ensenada, Rosarito y, sobre todo, Loreto, un lugar muy exclusivo a donde van las ballenas azules para aparearse”, precisó la actriz.

“Lo interesante es que yo ya tenía una historia con Baja California, porque vengo tocando desde hace cuatro en el Genius Loci Fest, que fue creado por fanáticos del Burning Man de Nevada, pero que no se hace en el desierto, sino en una playa”, nos dijo la también cantautora. “Además, me gustaba mucho estar por ahí cuando me dedicaba al surf”.

Fuera de los momentos de acción que demandaba su actuación, cuando se encontraba a bordo de un yate, Pérez tuvo la oportunidad de apreciar un impresionante ritual de apareamiento de mantarrayas que llevaba a estas criaturas a saltar por los aires. “Eras miles, por todos lados; y decidimos ponernos a bucear”, recordó. “Al comienzo, yo estaba aterrorizada; pero terminó siendo una experiencia increíble”.

Pese a que algunos podrían sentir temor de emprender un trabajo de esta clase debido a la conocida situación de inseguridad y de violencia que se vive en algunos lugares de México, Pérez asegura no solo que la filmación entera se llevó a cabo sin ningún inconveniente, sino que el único problema que ella misma ha tenido durante los ocho años que ha visitado Baja California se relaciona al dinero que tuvo que darle a un policía tras una supuesta falta de tráfico. “Él quería 50 dólares, pero le dije que solo tenía 20 y los aceptó”, precisó nuestra entrevistada con una risa.

Fuera de eso, Pérez quedó impresionada con el desarrollo de la industria fílmica en la zona, porque cerca del 90 por ciento del equipo técnico era del lugar. “Todos fueron muy profesionales, y no sentí que el nivel fuera distinto al de las producciones americanas [anglosajonas] en las que he participado”, comentó.

Otro momento de la cinta que se podrá ver en varias salas de AMC.

Otro momento de la cinta que se podrá ver en varias salas de AMC.

(Cortesía)

Por el momento, la sudamericana, que estudió la carrera de cine cuando estaba en Venezuela, no tiene planes de regresar de manera permanente a su país de origen, que como se sabe se encuentra en una situación muy complicada, lo que afectó incluso los planes que ella tenía de desarrollar por allá un proyecto cinematográfico.

“Casi toda mi familia está fuera [del país]; solo quedan mi papá, que se ha rehusado a salir, y mi tíos”, dijo la intérprete, que cuenta con parientes en Australia, Canadá y Australia. “Le deseo a Venezuela la paz, el entendimiento, el diálogo y el perdón, porque no queda otra. Espero que regrese la democracia y que los jóvenes de ahora puedan conocer la libertad”.


Anuncio