Espectáculos Cine

‘MIB: International’ le abre sus puertas a las mujeres, pero no logra trascender

Tenemos que imaginar que la saga cinematográfica de Men In Black, surgida de unos cómics poco conocidos de inicios de los ‘90, cuenta con muchos fans alrededor del mundo, porque solo eso explica que, sin acercarse ni siquiera remotamente a otras series procedentes del mismo medio, se encuentre lista para estrenar por todo lo alto su cuarta entrega en la pantalla grande.

“Men In Black: International” (también conocida como “MIB: International”) es tanto una secuela como un ‘spin-off’ de la franquicia, así como un intento evidente por incorporar elementos relacionados a la sensibilidad actual, más precisamente, a los reclamos por la igualdad de género, plasmados aquí en el hecho de que la nueva pareja de agentes secretos encargados de lidiar con peligros extraterrestres no es completamente masculina.

Los productores buscaron también convocar a actores más jóvenes y vigentes (el dúo original estaba conformado por Will Smith y Tommy Lee Jones) al colocar en los roles principales a Chris Hemsworth (el adorado Thor de la saga de los Avengers) y a Tessa Thompson (quien ha estado también en películas de los Avengers, así como en las dos cintas de “Creed”), aunque aparece también por ahí el icónico Liam Neeson en el papel de High T, director de los MIB en Inglaterra.

De ese modo, se garantiza tanto el interés de varias comunidades como el buen nivel de las actuaciones, reforzado por la buena química que se establece entre los dos intérpretes. Hemsworth encarna al Agente H, un miembro de los MIB que se encuentra deprimido y ha caído en los vicios, y Thompson hace de la Agente M, una nueva recluta cargada de motivación pero marcada por una extraña experiencia durante la infancia.

En realidad, lo señalado hace probablemente que la trama del film suene mucho más compleja y atrevida de lo que es, porque, en consonancia con la reputación de esta serie, esto es completamente superficial e intrascendente, sin que eso le quite la capacidad de entretenernos y de deslumbrarnos ocasionalmente con unos efectos especiales que, de todos modos, no son del otro mundo.

Como era de esperarse, la ciencia-ficción vuelve a llegar aderezada por numerosos elementos de la comedia; y aunque estos no siempre funcionan, hay momentos realmente divertidos, sobre todo cuando corresponden a Pawney, un pequeño y amistoso alienígena cuya voz es interpretada por el excelente comediante de ascendencia pakistaní Kumal Nanjiani.

Finalmente, las alusiones a las reivindicaciones femeninas se quedan a medio camino pero ofrecen también escenas divertidas, como la que presenta una discusión sobre el machismo inherente al nombre de la organización entre la Agente M y la Agente O (directora de los MIB en Estados Unidos), interpretada por la excelente Emma Thompson.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles
65°