Anuncio
Share

Joaquín Cosío es uno de los atractivos principales de festival de cine tapatío en L.A.

Una escena de "La delgada línea amarilla", la cinta que inaugura la edición actual de FICG in LA, que se llevará a cabo en Hollywood.

Una escena de “La delgada línea amarilla”, la cinta que inaugura la edición actual de FICG in LA, que se llevará a cabo en Hollywood.

(Cortesia)

La nueva edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara en Los Ángeles (FICG in LA) se inicia esta noche con la exhibición de “La delgada línea amarilla”, un drama con fuertes toques de comedia que tiene como protagonistas a cinco hombres de distintas edades que aceptan pintar las señales viales en una carretera de San Luis Potosí.

El grupo entero se encuentra comandado por Toño, interpretado por el gran Damián Alcazar; y uno de sus integrantes es Gabriel, en manos de Joaquín Cosío, otro actor que se ha convertido en una presencia constante en las películas mexicanas de calidad, pese a que no es precisamente un chiquillo y no tiene tampoco pinta de galán.

De hecho, como se lo contó a HOY, Cosío aceptó su primer papel para la pantalla grande cuando tenía casi 40 años, luego de haberse dedicado intensamente al teatro en Ciudad Juárez. “El cine se me cruzó y me escogió, porque yo tenía intenciones de hacer una carrera cinematográfica”, precisó. “Quizás mi fisonomía era algo que faltaba en la industria, y he tenido la suerte de participar en proyectos que han tenido mucha aceptación por parte del público”.

“Por otro lado, me han tocado personajes muy particulares, que le han gustado mucho a la gente a pesar de que son rudos, porque eso corresponde a mi propia imagen, debido a que soy robusto y un poco mal encarado, aunque tengo un gran corazón”, describió el actor, que ha hecho de figuras tan recordadas como ‘El Cochiloco’ (en “El Infierno”) y ‘Mascarita’ (en “Matando cabos”).

“Como mi idea era seguir con el teatro, me di el lujo de rechazar los papeles que no me interesaban, algo que no suele suceder en mi país; y créeme que el primer sorprendido con el cariño de la audiencia fui yo”, agregó el oriundo de Nayarit, quien ha compartido ya varias veces la pantalla con Alcázar, como ocurrió en “El Infierno” y “La dictadura perfecta”, destacadas cintas del director Luis Estrada con cuyo mensaje crítico el mismo Cosío se siente identificado.

Y si bien “La delgada línea amarilla” -ópera prima de Celso R. García- es mucho más amable que todas las producciones recién citadas, no faltan en ella cuestionamientos sociales sobre la realidad azteca. “Es una película muy genuina en el sentido de que no tuvo muchas pretensiones; no tiene escenas de acción ni efectos especiales y maneja una narrativa muy sencilla, pero es muy poética y presenta a la vez a personajes de la sociedad que son ignorados y que atraviesan una situación económica muy complicada, por lo que responden a una realidad nacional que no se puede ocultar”, precisó el actor.

A nuestro entrevistado le interesó también aceptar el rol porque Gabriel -un tipo parco que no puede conseguir trabajo debido a sus severos problemas de vista- es muy distinto a otros papeles de su carrera. “Esta es una persona muy sensible, muy vulnerable, como lo son todos sus compañeros”, afirmó. “Son tipos jod... de nuestra realidad que no se conocen al principio de la historia, pero que terminan encontrando esperanza juntos”.

Los productores de “La delgada línea amarilla” trataron de que el filme fuera la apuesta mexicana para el Oscar de este año, pero la elección recayó finalmente en “600 Millas”, un trabajo mucho menos accesible que no terminó siendo nominado por la Academia; ahora, “Desierto”, el animado ‘thriller’ de inmigración de Jonás Cuarón, ha sido elegido como candidato para la justa del 2017.

El actor mexicano Joaquín Cosío, que acudirá al festival, es uno de los intérpretes más solicitados en el cine mexicano actual.

El actor mexicano Joaquín Cosío, que acudirá al festival, es uno de los intérpretes más solicitados en el cine mexicano actual.

(Cortesía)

“Hay muchos criterios involucrados en esta clase de decisiones, y yo respeto lo que se determina; todas estas películas son buenas, y lo más importante para mí es que actualmente hay mucho de dónde elegir”, retomó Cosío. “Creo que ‘Desierto’ puede funcionar y le deseo la mejor de las suertes, aunque la competencia va a ser formidable”.

Por el mismo lado, el intérprete confesó sentirse nervioso por la posibilidad de que Donald Trump sea presidente de esta nación. “No puedo explicarme cómo ha tenido tanta resonancia un discurso que se sostiene en el odio, el resentimiento racial y unos principios demenciales”, afirmó. “Me preocupa sobremanera lo que pueda pasar”.

Cosío no planea mudarse a L.A., pese a que no es ajeno al cine estadounidense, ya que ha integrado el reparto de cintas como “Quantum of Solace”, “Savages” y “The Lone Ranger”. “Es interesante y complicado hacer cine por ahí, sobre todo en inglés”, comentó. “Últimamente he hecho algunos castings y es probable que haga algo para una cadena hispana, pero por el momento pueden verme en ‘The Strain’, donde hago de Silver Angel, un personaje pequeño pero recurrente por el que debo agradecer a Guillermo del Toro, el creador de la serie”.

--

FICG IN LA

Dónde: TCL Chinese Theatres. 6801 Hollywood Blvd., Los Ángeles, CA 90028

Cuándo: Del 7 al 10 de octubre

Admisión: $10-$15 (apertura)

Inf.: ficginla.com


Anuncio