Anuncio

Hera Hilmar se transforma en una heroína trágica pero decidida en ‘Mortal Engines’

Hera Hilmar en una escena de “Mortal Engines”, que se encuentra ya en cartelera.

Hera Hilmar en una escena de “Mortal Engines”, que se encuentra ya en cartelera.

(Cortesia)

Pese a que es todavía muy joven, Hera Hilmar cuenta ya con una amplia experiencia como actriz en la pantalla grande; si recién la estás conociendo debido al rol estelar que ocupa en la adaptación cinematográfica de “Mortal Engines” que se estrenó esta semana es porque su trabajo anterior había estado enfocado en producciones islandesas debido a que ella misma proviene de esa región.

“Nunca había hecho nada que vaya a llegar a tanta gente, y eso es evidentemente algo positivo para mi carrera”, le dijo a HOY Los Ángeles la intérprete de 29 años durante una reciente entrevista realizada en los Estudios Universal. “La verdad es que no estaba familiarizada con la novela en la que se inspiró esta película, y cuando me enteré del proyecto, me sentí un poco intimidada; pero cuando me dieron el papel después de hacer una audición por Skype, me sentí muy complacida”.

Una vez que fue contratada, Hilmar se dedicó a analizar el libro original de Philip Reeve y empezó incluso a leer el resto de la saga. “Son cuatro volúmenes, y también hay precuelas; ahora mismo estoy tratando de terminar los primeros cuatro”, nos contó.

El filme se encuentra dirigido por Christian Rivers, pero su guion fue coescrito por el aclamado Peter Jackson, conocido por su papel decisivo en las versiones cinematográficas de “Lord of the Rings”. “Además de ser el escritor y el productor, Peter estuvo muy involucrado en esto, hasta el punto de que se encargó mayormente de la segunda unidad de filmación”, precisó nuestra entrevistada. “En realidad, se trató de una gran colaboración entre él y Christian, y me gustó mucho trabajar con ellos, porque son personas muy amables que están atentas a las necesidades de los actores, lo que me permitió incluso incorporar idead que tenía sobre mi personaje”.

Este personaje es Hester, una joven rebelde que se enfrenta a una gigantesca versión futurista sobre ruedas de la ciudad de Londres y que tiene un deseo de venganza particular contra el líder de esa urbe en movimiento, Thaddeus Valentine, quien es interpretado por el talentoso Hugo Weaving, una figura habitual en la filmografía de Jackson.

Nos parecía apropiado preguntarle a Hilmar si fue muy raro para ella pasar de hacer trabajos independientes de presupuestos reducidos a una superproducción como esta, en la que mucho de lo que se ve no se encuentra probablemente ahí durante la filmación.

“No fue en realidad tan diferente a lo que suelo hacer normalmente, porque todas las películas recurren a ‘trampas’ y a recursos determinados para armar sus propios mundos”, retomó la muchacha. “Por otro lado, aunque hubo cosas evidentemente construidas de manera digital en la posproducción, tuvimos cerca de 120 sets a nuestra disposición, porque todo lo que se desarrollaba en espacios que no eran tan gigantescos se hizo de manera práctica; parecía que estábamos en un parque de atracciones”.

Hilmar está consciente de que, a pesar de sus evidentes ambiciones, la película no ha sido necesariamente bien recibida por los críticos. “Hicimos esto para la audiencia, y espero que le guste a la audiencia a la que va dirigida”, afirmó. “Hicimos todo lo que estaba en nuestras manos para que fuera fiel al libro y para que los personajes fueran auténticos”.

Uno de los cuestionamientos que se le ha hecho a su interpretación es el hecho de que Hester aparece mucho menos desfigurada que en las novelas. “La decisión del modo en que iba a lucir tomó varios meses, y me parece que no se puede comparar de manera tan directa lo que se presenta en un trabajo literario con lo que muestras visualmente en una pantalla grande”, justificó la actriz.

“Creo que se tomaron en cuenta varios factores, como la necesidad de dejarme mostrar emociones que no hubieran funcionado con muchas prótesis encima; y además, la cicatriz que llevo, y que es sumamente visible, partió de investigaciones hechas sobre personas que habían sufrido situaciones semejantes”, concluyó.


Anuncio