Anuncio
Share

Estos son los directores mexicanos de L.A. que podrían llegar al Oscar en el futuro

Jonás Cuarón (der.) al lado de su padre Alfonso durante la promoción de “Gravity”, que escribieron juntos. Ahora, el primero se abre paso como director.

Jonás Cuarón (der.) al lado de su padre Alfonso durante la promoción de “Gravity”, que escribieron juntos. Ahora, el primero se abre paso como director.

(Ricardo DeAratanha / Los Angeles Times)

Actualmente, Alejandro G. Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo Del Toro se encuentran completamente inmersos en Hollywood, con un nivel de reconocimiento que les ha dado fama internacional; pero hay una nueva generación de directores mexicanos igualmente radicados en el Sur de California que se encuentran ya tras sus pasos.

Esto incluye a veces a cineastas que proceden de las familias de los señalados, como es el caso de Jonás Cuarón, hijo de Alfonso, quien a los 32 años de edad pisó la alfombra del Oscar como coguionista de la “Gravity” dirigida por su padre, y que además de haber debutado como realizador en el 2007 con la prometedora “Año Uña”, se apresta a estrenar en Estados Unidos su segundo largo, “Desierto”, un drama de acción sobre migración protagonizado por Gael García Bernal (sí, el mismo actor que ha participado en una cinta de Alfonso -“Y tu mamá también”- y en dos de Iñárritu -“Amores Perros” y “Babel”).

Es interesante notar que, si bien “Gravity” (que se desarrollaba en el espacio exterior, con Sandra Bullock y George Clooney a bordo) no tenía nada que ver con los latinos, “Desierto” promete poner el dedo en la yaga en lo que respecta al problema de los indocumentados y de quienes los combaten sin misericordia; y es de esperar que “Z”, el siguiente proyecto de Jonás, definido como una versión futurista de las aventuras de El Zorro cuyo guión también firmará, mantenga la misma línea, lo que quiere decir que, a diferencia de su padre, el “Cuarón chico” sí se encuentra dispuesto a no dejar de lado el asunto social en su obra personal.

Si hablamos de sucesores, otro que viene avalado por un linaje importante es Gabriel Ripstein, hijo de Arturo Ripstein, el celebrado creador de clásicos contemporáneos como “Principio y fin” y “Profundo carmesí”. Gabriel, quien reside también en Los Ángeles, trabajó durante mucho tiempo como ejecutivo de Sony Pictures y escribió guiones para varias comedias comerciales (la más reciente, “Busco novio para mi mujer”, se encuentra todavía en cartelera), hasta que decidió debutar como director con “600 Miles”, que se vio hace poco en salas de nuestra ciudad.

Se trata de un drama rabiosamente independiente y contemplativo que cruzó los dos mundos al presentar la historia de un traficante de armas mexicano (interpretado por Kristyan Ferrer) que secuestraba a un policía estadounidense (el aclamado Tim Roth) y que ganó el premio a la Primera Película en el Festival de Berlín, además de haber sido la apuesta de México para el Oscar, aunque no terminó entre las cinco finalistas que figuran ahora en la categoría de Mejor Película Extranjera.

Gabriel produjo “Chronic”, la nueva cinta de Michel Franco, quien se convirtiera en una de las mayores esperanzas del cine azteca reciente luego de dirigir el contundente ‘thriller’ sobre ‘bullying’ “Después de Lucía” (2012). “Chronic”, que ganó el premio al Mejor Guión en Cannes, tiene también como protagonista a Roth en el papel de un enfermero de pacientes terminales, y además de presentar a personajes completamente anglosajones y de encontrarse en inglés, se filmó en Los Ángeles, ciudad en la que Franco pasó más de un año y que visita con regularidad. Todavía espera estreno comercial en Estados Unidos.


Anuncio