Espectáculos Cine

Esta impactante versión de 'Suspiria' es la opción más valiosa para celebrar Halloween

Un reciente informe independiente asegura que “Suspiria” (1977), la obra de culto del cineasta italiano Dario Argento, es la película de terror favorita de la población californiana. Y ese simple dato puede ser excusa suficiente para la existencia del ‘remake’ que se lanza este fin de semana en nuestras salas.

En teoría, hacer algo así con un título tan venerado es una idea muy mala; pero el interés por esta recreación existía de antemano debido no solo a que se encontraba dirigida por Luca Guadagnino, el director de la aclamada “Call Me by Your Name”, sino porque su reparto (encabezado por Dakota Johnson, de la saga “Fifty Shades”) incluía a las muy cotizadas Tilda Swindon (“Michael Clayton”), Mia Goth (“Nymphomaniac”) y Chloë Grace Moretz (“Let Me In”), a lo que se sumaba un colaborador de lujo en lo que respecta a la banda sonora: Thom Yorke, líder de la celebrada banda Radiohead.

Como la “Suspiria” de Argento es un prodigio visual y sensorial, la duda mayor en cuanto a esto se encontraba en el modo en que se recrearía una ambientación tan especial. En ese sentido, Guadagnino pone un cuidado particular en la puesta en escena con el fin de dejar en claro no solo que él mismo tiene mucho talento para la elaboración de imágenes memorables, sino también que es capaz de hacer una reinterpretación valiosa de una pieza tan emblemática del cine como esta.

En la versión del 2018, la protagonista Susie es interpretada por Johnson, quien, sin convertirse súbitamente en una intérprete magnífica, demuestra tener al menos muchas más cualidades histriónicas que las exhibidas en la saga de “Fifty Shades”. Susie es la nueva alumna estadounidense de una escuela de danza de fama mundial que tiene su sede en el Berlín de fines de los ‘70 y que se encuentra dirigida por la enigmática Madame Blanc (Swinton).

Pero hay algo muy inquietante y hasta aterrador en este centro de enseñanza, y el guion de David Kajganich no entra en demasiados rodeos para decirnos lo que pasa por allí, mediante una introducción en la que una estudiante prófuga (Grace Moretz en un breve papel) pide urgentemente ayuda a su psiquiatra (el Dr. Jozef Klemperer, interpretado por la ya citada Swinton con muchas prótesis encima) antes de desaparecer.

Poco después, durante la primera sesión de Susie, sus enérgicos e imponentes movimientos parecen provocar directamente atroces daños físicos en una disidente del grupo de baile que se encuentra en otro lugar del edificio, lo que revela oficialmente la existencia de algo sobrenatural y es de paso una de las escenas más perturbadoras que hemos visto en mucho tiempo.

Con estas bases ya sentadas, la “Suspiria” de Guadagnino se mete en terrenos cada vez más extraños y desconcertantes, dando cuenta de unos afanes experimentales que resultan inesperadamente novedosos cuando nos enfrentamos a un ‘remake’, pero que pueden llegar a ser tediosos, sobre todo cuando consideramos que la cinta se extiende innecesariamente por 2 horas y 40 minutos (la de Argento duraba una hora menos).

De todos modos, se trata de un filme cargado de pasión y de creatividad que no da necesariamente miedo en el sentido más común del término, pero que resulta sin duda impactante y que, debido a su temática, se presta perfectamente para celebrar el Día de las Brujas. Que no se diga más.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles
68°