Anuncio
Share

En esta alfombra roja inaugural, el LALIFF celebró su regreso, pero no dejó de lado las situaciones que afectan a nuestra comunidad

Melissa Barrera, protagonista de la serie de Starz "VIDA", a su paso por la alfombra roja de apertura del LALIFF 2018.

Melissa Barrera, protagonista de la serie de Starz “VIDA”, a su paso por la alfombra roja de apertura del LALIFF 2018.

(Sergio Burstein/HOY)

Regresar tras cinco años de ausencia tiene que ser un motivo de celebración para sus organizadores y para sus seguidores, y esa fue la sensación general durante la inauguración de la edición actual del LALIFF (Los Angeles Latino International Film Festival), un prestigioso evento de exhibición y de intercambio cinematográfico que no se había realizado desde el 2013 y que reabrió sus puertas durante la noche del jueves en el legendario Teatro Chino de Hollywood.

Pero eso no quiere decir que el festival, que se prolonga hasta este domingo, deje de lado los problemas que atraviesa nuestra comunidad; de hecho, la cinta de apertura que se proyectó esa misma noche, “The Sentence”, es un conmovedor e impresionante documental dirigido por un cineasta mexicoamericano y filmado durante los 10 años que su propia hermana pasó en prisión debido a un crimen cometido por su ex novio.

Además, al iniciar su discurso inaugural, Edward James Olmos, fundador del LALIFF, citó de inmediato “la separación de familias” que ha sido ocasionada por la política migratoria de Donald Trump y la necesidad cada vez más imperiosa de contar nuestras historias en momentos como los que vivimos. El legendario actor y activista resaltó la importancia de los programas de cine con estudiantes de escuelas que ha venido organizando al lado de sus asociados, y que se traducirán en el minifestival gratuito de cortometrajes de dos días (sábado y domingo) que tomará lugar de manera paralela al evento central.

Momentos antes, la entrada del mismo teatro fue escenario de una alfombra roja por la que desfilaron varios de los actores y artistas que participarán en el evento de manera directa o que han sido invitados al mismo por distintas razones, como fue el caso de Jaime Camil, cuyas declaraciones ante nuestra grabadora fueron tan sustanciosas que merecen una nota aparte.

La primera persona con la que pudimos hablar fue Cindy Shank, protagonista de la vida real de “The Sentence”, quien logró obtener un perdón presidencial hace un año y medio pero que atravesó momentos realmente duros al tener que separarse de su esposo y de sus tres hijas -que eran muy pequeñas cuando fue condenada- a lo largo de una década.

“Cuando te ponen en la cárcel, lo que pasa no te afecta solo a ti, sino a tus familiares y a tu comunidad entera; y este filme muestra justamente esas ramificaciones”, expresó la tejana, que se siente feliz por poder estar de regreso con los suyos. “Fue muy emocionante para mí poder ver todo lo que me había perdido a través de estas imágenes; pero me interesa también luchar para cambiar el sistema judicial, porque no se puede seguir encarcelando a inocentes por crímenes cometidos por gente que conocían”.

Su hermano -y director de la cinta- Rudy Valdez nos dijo por su lado que la idea inicial del trabajo era acumular material en video que le pudiera mostrar posteriormente a Cindy, pero que luego de conocer a unos documentalistas que le ofrecieron trabajo decidió cambiar de carrera (era maestro de escuela) para transformarse en un cineasta. “Esto muestra a la gente que se queda atrás cuando pasa algo así”, precisó. “Mi hermana fue arrestada injustamente seis años después de la muerte de su antiguo novio, cuando había reconstruido su vida y no le debía nada a nadie”.

Esta edición del LALIFF no presentará solo obras hechas para la pantalla grande, sino que le dedicará también un espacio a las propuestas televisivas, como es el caso del panel y ‘podcast’ en vivo que se llevará a cabo el sábado a las 5 p.m. con los creadores y los actores de “VIDA”, una celebrada serie televisiva de Starz que se desarrolla en el Este de Los Ángeles y que toca temas relevantes en la actualidad, como el proceso de ‘gentrification’ y los prejuicios que tiene que atravesar la comunidad LGBTQ.

“Estamos muy agradecidos con nuestro público latinoamericano en Estados Unidos, porque desde el primer capítulo hasta el último [de la primera temporada], triplicamos nuestra audiencia hispana, pese a que esto se vio a través de un canal de paga”, nos contó Melissa Barrera, una de las protagonistas del programa. “Gracias a Dios, nos acaban de dar el visto bueno para una nueva temporada, y los escritores ya están trabajando en los guiones”.

Cindy Shank tuvo que pasar 10 años en la cárcel por un crimen que no cometió, y su experiencia se refleja en el documental "The Sentence".

Cindy Shank tuvo que pasar 10 años en la cárcel por un crimen que no cometió, y su experiencia se refleja en el documental “The Sentence”.

(Sergio Burstein/HOY)

En “VIDA”, Barrera, que vivió en México hasta el año pasado y que se hizo conocida por allá debido a su participación en algunas telenovelas, interpreta a una mexicoamericana que no habla español, lo que es curioso cuando se considera su origen y de que lo domina a la perfección. “Lo interesante es que Mishel Prada, quien hace de mi hermana y que se supone que es la que habla español [en la serie], no lo hace en realidad; pero está ‘padre’ enseñar ese aspecto de los hijos de inmigrantes que pierden la lengua de sus padres”, retomó la actriz y cantante, quien estudió en un colegio estadounidense de Monterrey.

Otra propuesta llamativa es la que maneja “La Quinceañera”, una serie de terror de Canal+ que se encuentra compuesta por siete episodios, pero que se proyectará el sábado a las 10 p.m. de manera completa, como si se tratara de un largometraje. No podemos dejar de sentir interés ante un título que, más allá de su pertenencia de género, tiene al frente una inesperada presencia femenina, ya que fue representada en la alfombra por su directora Gigi Saúl Guerrero y su protagonista Alejandra Santos.

“Llevamos la idea ante [el estudio] Warner Bros. y les encantó”, nos dijo Saúl Guerrero, que es oriunda de Ciudad de México pero reside en Vancouver, Canadá. “Es una mezcla de ‘Kill Bill’ con ‘El Mariachi’, con mucho poder femenino mientras la quinceañera y su abuela pelean contra los narcotraficantes que tienen aterrorizado a su pueblo”.

El cuarteto The Mexican Standoff arriba al evento con atuendos que dejan en claro lo que piensan de cierto presidente.

El cuarteto The Mexican Standoff arriba al evento con atuendos que dejan en claro lo que piensan de cierto presidente.

(Sergio Burstein/HOY)

Las notas correctas

Además de sus proyecciones, el LALIFF contará también con la participación de actos musicales. La noche de apertura le dio pie a una animada sesión de The Mexican Standoff, un cuarteto casi completamente mexicoamericano (uno de sus integrantes es ‘gringo’) que se hizo conocido por sus canciones sobre “el elotero” que fue atacado en la calle por un transeúnte y sobre el muro que pretende edificar Trump.

Los músicos recorrieron la alfombra roja llevando unas camisetas que dejaban en claro lo que piensan del actual mandatario. “Trump ya sabe lo que es; ahora dice que ha cambiado de opinión [en el tema de la separación familiar] y que le ha crecido el corazón, pero con él nunca se sabe”, nos dijo una de los miembros del grupo. “Con respecto al muro, ya existe uno, y se llama Guillermo Ochoa”, comentó otro de los integrantes, aludiendo de manera ingeniosa al portero de la selección mexicana y agregando de inmediato que el triunfo del sábado ante Corea está prácticamente asegurado.

Por su lado, los enmascarados del Conjunto Nueva Ola, que actuarán durante la clausura del domingo, hicieron gala de su habitual sentido del humor al asegurar que si Trump no se había metido todavía con agrupaciones como la que ellos tienen es porque “en el fondo le gusta la cumbia, aunque todavía no lo ha admitido”.

El Conjunto Nueva Ola será el acto musical principal durante la ceremonia de cierre de este domingo.

El Conjunto Nueva Ola será el acto musical principal durante la ceremonia de cierre de este domingo.

(Sergio Burstein/HOY)

“Estamos a punto de lanzar el ‘remix’ de ‘El depósito’, que es un bonito huayno-cumbia y que formará parte de nuestro segundo álbum, ‘Poemas musicales de mis pechugas’, que debe salir al final de este año”, nos contó el vocalista Urbano López.

En cuanto al partido entre México y Corea que se aproxima, el cantante aseguró que no hay nada confirmado. “Normalmente le ganamos al más chin… y perdemos con el más pend…, aunque sí se puede”, afirmó. “Pero lo más divertido de todo esto han sido los ‘memes’ que han estado circulando en las redes sociales”.

Otra artista que dejará oír su voz en el festival es la recordada Alih Jey, quien regresa a la escena para retomar una carrera como ‘performer’ que la llevó en el pasado a grabar varios discos, pero que dejó de lado durante varios años para convertirse en compositora del sello Sony.

“Voy a presentarme tanto sola como con el grupo Cuñao”, detalló la dominicana, que vive en el Sur de California desde hace ocho años. “Mi primer sencillo del retorno es ‘Mi debilidad’, que se lanzará a fines del verano y que es algo muy chévere, con una mezcla de boleros y folklore que es como un tributo a las canciones de mi padre, Anthony de Peña, quien es una leyenda en mi país”.


Anuncio