El boliviano Reynaldo Pacheco revive una etapa oscura de su país en nueva cinta de Sandra Bullock

"Our Brand Is Crisis" es una película que se desarrolla antes de las elecciones bolivianas del 2002

La película “Our Brand Is Crisis”, que se estrena este viernes, es una producción de George Clooney en la que la ganadora del Oscar Sandra Bullock interpreta a Jade Bodine, una consultora política que llega a Bolivia para dirigir la campaña de reelección de Pedro Castillo (Joaquim de Almeida), un exmandatario de derecha que se enfrenta a las posibilidades de triunfo en la próxima contienda de Víctor Rivera (Louis Arcella), un líder campesino de izquierda.

Si la trama te suena conocida es porque se trata de una historia que ha cambiado los nombres de los participantes pero se basa en los hechos reales ocurridos en el año 2002 dentro de la citada nación andina; Castillo representa a Gonzalo Sánchez de Lozada, quien un año después huyó de su país tras una masacre civil de la que fue acusado, mientras que Rivera es una versión ficticia de Evo Morales, el controvertido revolucionario que se encuentra en el poder desde el 2006.

Todo este preámbulo nos sirve para presentar a Reynaldo Pacheco, un actor boliviano que encarna aquí a Eduardo Camacho, un joven modesto e idealista que se pone al servicio de Bodine para apoyar a Castillo, sin saber que este traicionará a su propio pueblo luego de ser elegido. “Pese a que es muy pobre, mi personaje dona su tiempo porque cree en las promesas de alguien, aunque luego se da cuenta de que las cosas no son como él pensaba”, le dijo el joven actor a HOY.

Con el fin de alistarse para el papel, Pacheco, quien reside desde hace una década en Los Ángeles pero vivía todavía en La Paz cuando se dieron los sucesos narrados, tuvo que revisitar sus propias experiencias, marcadas por el sufrimiento de su familia y de sus conocidos, y encontrarse además con personas que conocían a las víctimas de ese momento aciago.

“También tuve que trabajar en el acento de Eduardo, tanto cuando hablaba en español como cuando lo hacía en inglés, porque era una mezcla de quechua y aymara que no pertenece a mi origen específico”, prosiguió. “Esto para mí ha sido como un proceso de catarsis, porque lo que revisamos aquí es una etapa muy dolorosa de nuestra historia”.

Al preguntársele por la labor de Morales, quien es adorado por sus partidarios y cuestionado por sus detractores, Pacheco afirmó que, actualmente, Bolivia se encuentra en un buen momento. “Estamos atravesando un pico de crecimiento económico que se ve abiertamente en las calles con la presencia de teleféricos y grandes buses, así como muchas construcciones, aunque todavía estamos empezando a entender la importancia de la diversidad y de celebrar no solo a una raza y a una cultura con el fin de incluir a diferentes grupos sociales”, detalló.

Si bien el personaje caracterizado por Bullock se encuentra libre de escrúpulos, Pacheco afirmó que la actriz misma “es muy transparente, muy sencilla; se encuentra conectada con la importancia de lo que estás pensando. Cuida mucho lo que habla; nunca la escuché decir nada negativo de nadie, y es importante recalcar que ella sabe que toda la fama que tiene es algo pasajero, por lo que se enfoca más en sus hijos, sus familiares y sus verdaderas amistades”.

Pese a la participación de grandes talentos de Hollywood, “Our Brand Is Crisis”, que se filmó entre La Paz, Nueva Orleans, Los Ángeles y Puerto Rico, está siendo cuestionada de antemano por sectores conservadores debido a la intervención de Clooney, a quien se ha acusado anteriormente de difundir “ideas socialistas”.

“Todos tenemos nuestras ideologías, y yo no solo respeto eso, sino que me parece que está bien ser consecuente con lo que crees; pero esta película no es una apología de nada, sino un estudio de lo que es la política, porque te lleva detrás de bambalinas de todas las promesas y los slogans, además de mostrarte el poder que uno le da a los candidatos con el voto”, remarcó Pacheco.

“Es un llamado al pueblo en general para recordarle la importancia de nuestra participación electoral; necesitamos investigar lo que está detrás de la publicidad, porque es muy fácil escoger a alguien como Donald Trump, es decir, alguien negativo que nos separe y nos lleve a un estado oscuro, sin pensar en lo que vendrá después”, agregó el actor.

Fuera de la pantalla, Pacheco, quien participó anteriormente en cintas con Eva Longoria (“Without Men”), Christopher Plummer (“Beginners”) y Ernest Borgnine (“The Man Who Shook the Hand of Vicente Fernandez”), viene desempeñando también de algún modo un papel de activista, gracias a su trabajo con la Hollywood Academy of Performing Arts (HAPA), una institución formada para exportar de manera digital a países como Boliva y Perú las últimas técnicas de actuación por un precio que para él es “casi gratuito”.

Además, es uno de los fundadores y el embajador de Changing Stories, una organización sin fines de lucro que, en sus palabras, le da voz a los que no la tienen por medio del séptimo arte. “Como es algo nuevo, hemos comenzado con talleres para los niños pobres de Bolivia, pero la idea es llegar a ser una productora de cine cuyas obras ofrezcan algún plan de acción”, detalló.

De ese modo, este prometedor intérprete asegura que nadie lo ha acusado nunca de haber dejar su patria por los Estados Unidos en momentos de cambio. “En mi país, en vez de verme como una persona que se fue, se me ve como alguien que ha logrado un sueno muy loco sin dejar jamás de lado sus raíces, porque nunca he pretendido ser lo que no soy para encajar”, concluyó.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°