Anuncio
Share

El AFI Fest 2015 presenta un generoso cartel de cintas latinas

Tim Toth (der.) en una escena de "Chronic", debut en inglés del destacado director mexicano Michel Franco, autor de "Después de Lucía". La cinta se verá en la edición del AFI Fest que se inicia este jueves.

Tim Toth (der.) en una escena de “Chronic”, debut en inglés del destacado director mexicano Michel Franco, autor de “Después de Lucía”. La cinta se verá en la edición del AFI Fest que se inicia este jueves.

(Cortesía)

El AFI Fest, que empieza este jueves y se prolonga hasta el 12 de noviembre bajo la organización del American Film Institute, se distingue por una oferta cinematográfica internacional a la que puede accederse de modo gratuito; y en esta ocasión, cuenta con un generoso cartel relacionado al mundo hispano.

Claro que, por ese lado, el caso más interesante es el de “Chronic”, cinta en inglés y con un reparto completamente anglosajón encabezado por el gran Tim Roth en la piel de un enfermero que desarrolla relaciones demasiado profundas con sus pacientes terminales, pero que ha sido dirigida por Michel Franco, el excelente director mexicano que se dio a conocer con “Después de Lucía” (2012), un contundente drama sobre el ‘bullying’ que triunfó en la categoría Un Certain Regard del aclamado Festival de Cannes.

“Chronic”, que ha contado con muchas críticas positivas pese a la dureza del tema tratado (“no es para todo el mundo”, señaló alguien), también tuvo suerte en el mismo torneo francés de este año, ya que se hizo acreedora al premio por el Mejor Guión, escrito por Franco, quien, a los 35 años de edad, se ha convertido en una de las mayores promesas de exportación del séptimo arte latino.

Siguiendo con el país vecino, otro proyecto llamativo es “Un monstruo de mil cabezas” (“A Monster With a Thousand Heads”), que a pesar de ser una producción azteca, fue dirigido por el uruguayo Rodrigo Plá (“La Zona”), y que se enfoca en una mujer del DF enfrentada a la burocracia de su país y las compañías de seguros avariciosas con el fin de salvarle la vida a su esposo, víctima del cáncer.

Un poco más al sur, Guatemala sorprende con su primera apuesta para el Oscar, “Ixcanul”, que recibió el Oso de Plata en el Festival de Berlín y cuenta la historia de una adolescente destinada a un matrimonio por conveniencia cuyos planes se ponen seriamente en riesgo luego de ser embarazada por un muchacho de la misma comunidad rural.

El filme, que parece contar con una fotografía impresionante y se hizo con actores no profesionales, fue dirigido por Jayro Bustamante, quien se crió en la misma zona retratada en su trabajo, es decir, la que le pertenece a la cultura Kaqchikel.

Llegando a Sudamérica, llama la atención “El Clan” (“The Clan”), de Pablo Trapero, un cineasta argentino que ha venido sorprendiendo desde su primer largo, “Mundo Grúa” (1999), pero que agarró realmente vuelo con el quinto, “Leonera” (2008), un impactante drama carcelario, y que se alió luego al estupendo actor Ricardo Darín para realizar sus siguientes obras, “Carancho” (2010) y “Elefante blanco” (2012).

“El Clan”, que es la apuesta gaucha para el próximo Oscar y se llevó ya el León de Plata en el Festival de Venecia, se basa en el caso real de una familia que secuestró a cuatro personas y asesinó a tres de ellas. El filme se convirtió en el más taquillero de su país, superando el record de “Relatos salvajes”, y los expertos que lo han visto han destacado su efectividad para generar zozobra con la ayuda de una inusual banda sonora.

También desde esa región del mundo llega un título sumamente prometedor, “El Club” (“The Club”), quinta cinta de Pablo Larraín, el artista visual chileno que recreó el proceso de la llegada de la democracia a la nación andina con los aportes de Gael García Bernal en la alabada “No” (2012), que fuera nominada al Oscar como Mejor Película Extranjera.

En este caso, Larraín no quita la mano del renglón para cuestionar los privilegios y los abusos de la iglesia católica de su país, a través de lo que las notas de prensa del AFI definen como “una parábola tragicómica y subversiva” protagonizada por un grupo de curas ancianos que viven sin preocupaciones en una cabaña campestre hasta que un inesperado visitante llega a alborotarles el gallinero.

Debido a las restricciones que existen sobre películas todavía no estrenadas en muchos territorios, hasta el cierre de esta edición, solo habíamos leído la oportunidad de ver dos de las cintas que se mostrarán: la primera, “La tierra y la sombra” (“Land and Shade”), de Colombia, es un trabajo de perfil minimalista pero de profundo talento artístico y social que recibió merecidamente el premio Camera d’ Or en la más reciente ceremonia de Cannes.

Se trata de la ópera prima de César Augusto Acevedo, un joven director que nos traslada a una región poco vista del campo colombiano para mostrarnos los padecimientos de un hogar cuyo padre de familia ha enfermado debido a la lluvia casi permanente de cenizas que proviene de los campos de caña de azúcar en los que todavía trabajan arduamente su esposa y su anciana madre.

La segunda cinta a la que accedimos, “El Movimiento”, de Argentina, es bastante más extraña, porque se encuentra completamente filmada en blanco y negro y plantea una propuesta que perturbará sin duda a quienes se desconcierten ante las estéticas oscuras y los relatos sin una lógica convencional.

Pero cualquiera que admire el cine artístico debería sentirse interesado por una historia supuestamente ubicada en el siglo XIX y estelarizada por un líder mesiánico absolutamente fascinante. Se trata del segundo largo del bonaerense Benjamín Naishtat tras la igualmente inquietante “Historia del miedo” (2014), que se desarrollaba en torno a la clase pudiente de la capital.

--

AFI FEST

Cuándo: Desde el 5 hasta el 12 de noviembre; varios horarios

Dónde: Dolby Theatre, Chinese Theatres, Egyptian Theatre, El Capitan Theatre (Hollywood)

Admisión: Gratuita si se solicitan en afi.com


Anuncio