Espectáculos Cine

Drew Goddard vuelve a sorprender como director en la deslumbrante ‘Bad Times at the El Royale’

Cuando empieza ya a hablarse de las películas que podrían obtener nominaciones en las grandes ceremonias de premios que se aproximan, llega a la cartelera “Bad Times at the El Royale”, un ‘thriller’ de época cargado de estrellas y marcado por una espectacular puesta en escena.

Jeff Bridges, Chris Hensworth y Jon Hamm son solo algunos de los nombres presentes en una cinta que encuentra a varios desconocidos alojándose en un mismo hotel, a medio camino entre Nevada y California. Cada uno de ellos parece ser una persona decente, pero el transcurso de la historia demostrará que todos guardan más de un secreto, y que algunos de ellos son particularmente siniestros.

“Todo empezó con mi amor por las ficciones de crimen y el ‘film noir’; decidí jugar dentro de ese espacio y hacer mi propia versión del género, pensando en hacer la película que me gustaría ver dentro de esos parámetros”, le dijo a HOY Los Ángeles Drew Goddard, el director y guionista de la producción, conocido no solo por su celebrada ópera prima “A Cabin in the Woods”, sino también por haber escrito cintas como “Cloverfield” y “The Martian” y series televisivas como “Buffy the Vampire Slayer” y “Lost”.

“Adoro a los actores, y uno de los objetivos de esto era tener a grandes intérpretes en una habitación y dejar que intercambiaran diálogos, porque este reparto es un sueño hecho realidad”, prosiguió. “Una gran parte de mi trabajo en el set fue darles el espacio necesario para que brillaran”.

La mayor parte de la inspiración vino de novelas sobre crímenes escritas por autores como Dashiell Hammett, Agatha Christie y James Ellroy. “Me encanta la tendencia que tienen esos escritores para no tener misericordia con sus personajes y a la vez contar historias que son más grandes que las sumas de sus partes”, retomó Goddard, quien revisó también películas de Jacques Tourneur, Samuel Fuller y los hermanos Coen.

Uno de los aspectos más fascinantes de “Bad Times” es que se filmó completamente en un estudio y que se hizo en orden cronológico, lo que es altamente inusual en la industria actual. “Esta película era una pesadilla en términos de logística, porque se desarrolla a lo largo de 12 horas y sucede en un mismo lugar”, detalló el realizador. “También era muy importante que la hiciéramos así para los actores, porque sus personajes cambian drásticamente a lo largo de estas mismas horas; todos ellos atraviesan experiencias psicológicas y emocionales de lo más intensas”.

“El rodaje requería de control absoluto, incluso en lo que respecta al clima, porque este juega también un papel fundamental en la historia y no puedes depender de su voluntad, lo que me llevó a construir el hotel entero y hasta sus exteriores en un set cerrado de Vancouver”, agregó.

“Bad Times” tiene algunas tomas realmente largas y fascinantes, lo que demuestra el cuidado que se puso en la planificación de sus imágenes. “Vengo del mundo de la televisión y de programas que tenían una tendencia muy visual, y recuerdo que [el famoso director y colaborador suyo] J.J. Abrams me dijo ‘tienes que saber dónde va a ir la cámara, incluso cuando eres solo el escritor en un proyecto’”, recordó nuestro entrevistado. “Eso hizo que me aproximara a mi trabajo de otra manera y que tuviera siempre en cuenta que este es un arte esencialmente visual, por lo que esa clase de detalles siempre están incluidos en mis guiones”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles
57°