Anuncio
Share

Bernardo Ruiz observa al ‘narco’ desde tres lados en ‘Kingdom of Shadows’

Una escena de “Kingdom of Shadows”, el documental de Bernardo Ruiz que se estrena esta semana en dos salas de L.A. y en VOD.

Una escena de “Kingdom of Shadows”, el documental de Bernardo Ruiz que se estrena esta semana en dos salas de L.A. y en VOD.

(Participant Media)

Al menos en Estados Unidos, los últimos tiempos han visto en las salas de cine el estreno de dos impactantes documentales relacionados al tema del narcotráfico, “Narcocultura” y “Cartel Land”, dirigidos ambos por residentes de Nueva York; y desde este viernes, se suma a la lista “Kingdom of Shadows”, un trabajo de la misma índole que se encontró también al mando de un habitante de la Gran Manzana.

Y aunque Bernardo Ruiz es consciente de estos antecedentes, se encuentra convencido de los méritos particulares de su propuesta. “Hice antes un documental llamado ‘Reportero’, sobre los retos que enfrentaban los periodistas de Tijuana que denunciaban la corrupción, y eso me dio el deseo de narrar una historia más compleja y humana sobre la guerra contra las drogas”, le dijo a HOY durante una reciente visita a nuestra ciudad.

“Muchos han tocado el tema, incluso en el plano de la ficción, como lo ha hecho [la reciente película] ‘Sicario’; pero siento que las narrativas se han centrado poco en la experiencia de las personas, y lo que yo quería hacer era reunir a tres voces distintas para elaborar un mosaico de la situación”, agregó. “De ese modo, incluí a un extraficante [anglosajón] de Texas, una monja defensora de los derechos humanos en Monterrey y un agente federal [mexicoamericano] en El Paso”.

La cercanía de Ruiz con las dos culturas retratadas le brinda también una perspectiva más completa del asunto. “Nací en México, de una madre estadounidense y un padre de allí, y aunque me mudé a Brooklyn a los seis años de edad, siempre me ha fascinado la relación entre los dos países, que ni siquiera están de acuerdo en el nombre del río que los divide: Río Bravo para los de allá y Río Grande para los de aquí”, precisó.

“Para mí, lo del ‘narco’ no es un tema que me interesa en sí mismo, sino como parte de una búsqueda en el cine sobre la relación entre estos dos países, porque me interesa abrir un debate acerca de esa situación de amor/odio”, añadió el realizador, quien se describe a sí mismo con una risa como “guanayorquino”.

Llevar a cabo trabajos como los que hace no es un lecho de rosas, por supuesto. “Hay dos maneras en que una película de este tipo puede ser peligrosa: la primera es cuando te metes en medio de una balacera, y la segunda es cuando señalas algo que ha hecho el crimen organizado o una figura pública”, admitió. “Hay riesgos, y lo tengo claro, pero al final de cuentas, como ciudadano americano, tengo el lujo de poder salir de ahí si las cosas se ponen calientes”.

Ruiz aprecia que se estén haciendo otros trabajos sobre el fenómeno tratado, aunque tiene algunos reparos en lo que respecta a ciertos planteamientos. “‘Cartel Land’ tiene su valor, pero no me gusta el modo en que genera una equivalencia falsa entre las autodefensas de Michoacán y el grupo anti-inmigrante en Arizona”, precisó. “A nivel técnico y de acceso, todos estos documentales han sido muy interesantes y emocionantes, pero pueden ser también superficiales cuando pierden el sentido cultural, porque podrían desarrollarse en Siria, en Irak o en cualquier otro sitio”.

“Kingdom of Shadows” se cierra con una canción de Saúl Hernández que habla de esperanza, aunque la cinta entera demuestra que la situación va a ser muy difícil de resolver y que sus consecuencias hasta el momento han sido realmente funestas (un representante de Human Rights Watch la compara con los crímenes de las dictaduras sudamericanas de los ’70, y Oscar Hagelsieb, el agente federal arriba citado, asegura que la legalización no terminará con el problema porque los narcotraficantes siempre encontrarán algo prohibido que vender).

“Lo que yo quería con esto era hacer un retrato del dolor de tres personas que han sido afectadas por un conflicto que aparentemente no tiene fin”, afirmó Ruiz. “Pero, por otro lado, te puedo decir que ahora hay una respuesta de la sociedad civil tras la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa en la Ciudad de México”.

“Se siente que hay un auténtico deseo por un cambio muy grande”, agregó. “Decidí terminar la película con rostros de personas que han perdido a sus seres queridos y en los que se ve marcado un dolor profundo, pero también una gran dignidad y muchas ganas de que las cosas no se queden como están”.

Según Ruiz, su trabajo como realizador de documentales es dar información para que la gente decida lo que debe hacer, por lo que su filme no ofrece soluciones; sin embargo, en el plano personal, considera que lo que se debe hacer ahora es reducir daños en ambos lados, más que tratar de acabar directamente con el conflicto.

“La parte que le toca a México es mejorar la condición de los derechos humanos y el proceso jurídico; y en Estados Unidos, se tiene que hablar del consumo de drogas y de los problemas de salud pública”, enfatizó. “Si empezamos por eso, podríamos tener una conversación distinta, aunque no vamos a resolver todo, y mucho menos con una película”.

---

KINGDOM OF SHADOWS

Estreno: 20 de noviembre

Dónde: Downtown Independent (Centro de L.A.), Laemmle’s Playhouse 7 (Pasadena) y Video On Demand

Director: Bernardo Ruiz


Anuncio