Anuncio
Share
Cine

Brad Pitt, con los pies en la tierra

Con los pies en la tierra_825689.JPG
Brad Pitt
(Reforma)

Una de las más grandes estrellas del cine y, a la vez, una persona aterrizada y sin ningún aire de grandeza. Así es Brad Pitt, el astro del séptimo arte que cautiva con su carisma y sencillez allá donde se para. Lo demostró en su reciente visita a México, al cautivar a todos y cada uno de los fans que se reunieron para verlo desfilar en la alfombra roja del filme Había una Vez... En Hollywood.

Cuando se le pregunta cómo hace para ser así, en una industria donde los egos vuelan muy alto, el actor, que tiene una fortuna estimada de 300 millones de dólares, simplemente sonríe.

¿Cuál es el secreto para tener los pies en la tierra?
Creo que confianza en ti mismo, fe en que todo está bien, que sin importar la tormenta que estés atravesando, Dios, lo espiritual, el universo, como quieras llamarlo, no están en tu contra”, opina en entrevista el oriundo de Oklahoma, de 55 años.

El ganador del Óscar por 12 Años Esclavo (como productor) podría quejarse luego de su convulsa separación con Angelina Jolie, o de que su vida sea escudriñada por la prensa rosa, pero elige la serenidad. Eso sí, admite que el galán que suele proyectar en pantalla con sus diferentes roles, seguro de lo que desea, no es siempre reflejo de su personalidad, pues también tiene momentos de debilidad.

Anuncio

Con los pies en la tierra_825684.JPG
Brad Pitt
(Reforma)

“Hay momentos, épocas, en que he dudado de mí mismo, que me he preguntado de qué trata todo esto, por qué estoy aquí, en todo lo que hacemos”, confiesa. Si cuando llegó a la llamada Meca del Cine era un joven con ganas de comerse al mundo, ahora se da el lujo de tomárselo todo con pausa, a su ritmo.

Este año, por ejemplo, en su faceta actoral sólo estrenará otro título además del noveno filme de Quentin Tarantino: el drama espacial Ad Astra, a cargo del realizador James Gray (Two Lovers). No significa que vaya a abandonar el histrionismo para dedicarse a la producción, como han rumorado.

“No ha cambiado la manera en que elijo proyectos, sólo se ha refinado. Siempre me guía la historia, si puedo aportar algo a ella, y después quién está contando la historia, el director”.

Anuncio

Brad y México Pitt tiene una añeja relación fílmica con México: en el 2000 rodó en San Luis Potosí y el Estado de México la comedia The Mexican, y en 2003, en Baja California, hizo lo propio con la cinta épica Troya.

Dos años después, se puso a las órdenes del director Alejandro G. Iñárritu para el drama Babel. Preguntado por su película mexicana favorita, sin embargo, no atinó a nombrar alguna.

“Amo las cosas que hace Iñárritu”, atajó. “Pongo menos atención a la nacionalidad de las películas que a su narrativa”.


Anuncio