Anuncio

La chilena Lorenza Izzo comparte pantalla con DiCaprio y Pitt mientras la dirige Tarantino

Leonardo DiCaprio y Lorenza Izzo en una escena de "Once Upon a Time in Hollywood".
(Sony Pictures)

Sin duda alguna, uno de los estrenos más esperados del año es el de “Once Upon a Time In Hollywood”, una cinta que, además de haber sido dirigida por el aclamado realizador Quentin Tarantino (“Pulp Fiction”, “The Hateful Eight”), se encuentra protagonizada por dos de los astros más grandes del cine: Leonardo DiCaprio y Brad Pitt.

Pero el filme le da también espacio a la comunidad latina gracias a la participación de Lorenza Izzo, una joven actriz chilena que se dio a conocer por sus papeles en “The Green Inferno” y “Knock Knock” (dirigidas por su exesposo Eli Roth) y que esta vez interpreta a Francesca Cappucci, una actriz italiana que se convierte en la esposa de Rick Dalton, el personaje de DiCaprio, que es la vez una estrella de la televisión venida a menos.

“Aunque ya conocía personalmente a Tarantino y él estaba familiarizado con mi trabajo, tuve que audicionar mandando un video grabado en casa, aunque, en producciones como esta, poder audicionar en sí no es nada fácil”, nos contó Izzo durante una reciente entrevista. “Me fui de vacaciones y me olvidé un poco del tema, y cuando volví, me enteré de que me habían elegido; me costó procesar esa realidad hasta el día que fui al set y conocí a Leo y a Brad”.

View this post on Instagram

Para @revistapaulachile

A post shared by Lorenza Izzo (@lorenzaizzo) on

Pese a que su papel no es extenso, Izzo tuvo oportunidad de compartir la pantalla con los dos astros, lo que es obviamente un hecho que marcará su carrera. “Fue algo muy intimidante pero a la vez muy lindo, porque nací en Chile y me crie allá, y no dejo todavía de sorprenderme de todo este mundo de celebridades y de glamour”, afirmó. “Cada proyecto que hago y que me ofrece la oportunidad de trabajar con personas a las que admiro mucho, como fue el caso de Cate Blanchett en ‘The House with a Clock in Its Walls’, es un sueño hecho realidad”.

“Terminar el día y poder decir, ‘oh, acabo de hacer una escena con Leonardo DiCaprio y Brad Pitt’ es algo surreal, incluso cómico; pero me encanta”, agregó. “Estar simplemente al lado de ellos significa aprender mucho; es como tener una clase maestra de actuación”.

El reto mayor, por supuesto, fue encontrarse cara a cara con DiCaprio. “Ya lo había conocido, pero solo una vez en mi vida, y en realidad eso daba lo mismo, porque es Leonardo DiCaprio”, recordó. “Al comienzo me puse nerviosísima, pero había que ponerse los pantalones, y después de un rato todo empezó a salir muy fácilmente”.

El personaje de Izzo habla casi siempre en italiano y de manera fluida, lo que significó también un reto para la sudamericana. “Eso fue muy interesante, porque mi padre proviene de inmigrantes italianos, pero muy lejanos”, precisó. “Yo ya hablaba un poco el idioma, pero me metí más en él y en su cultura; de todos modos, se sintió natural, porque fue como recuperar mis raíces ancestrales”.

“Francesca está basada en las actrices de los ’60 que eran divas y ‘sex symbols’, como Claudia Cardinale, Sofia Loren y Monica Vitti, aunque no representa exactamente a ninguna de ellas”, detalló. “Es una persona muy divertida, con un sentido del humor y una personalidad muy grandes”.

En ese sentido, ella misma fue invitada por Tarantino (a quien describe como “un director muy cariñoso, que siempre está ahí para ti”) a ver varios ‘spaghetti westerns’ de la época entre los que se encontraba “Once Upon a Time in the West” de Sergio Leone, cuyo parecido con la presente película desde el título mismo no es una casualidad.

“Se trataba de todo un género que trataba de copiar las cintas de vaqueros que se hacían en Estados Unidos pero filmándolas en Italia, con la mayoría del personal de allá pero agregando a algún actor estadounidense al que no le estaba yendo muy bien en su propio país”, relató la actriz, aludiendo con ello de paso a lo que sucede justamente con el personaje de Dalton.

Para Izzo, fue igualmente fascinante sumergirse en la estética ‘tarantiniana’ y lucir atuendos muy particulares. “El traje rojo [enterizo] que llevo refleja lo que llevaban estas estrellas en esos tiempos, y le debe mucho a Arianne Phillips, una diseñadora que ha estado con Madonna en sus cinco giras más recientes”, precisó. “El colorido de todo el vestuario de la película es un festín visual que, en mi caso, incluía un intenso trabajo de maquillaje y de peinado”.


Anuncio