Anuncio
Share

Ammed García se luce en el trapecio durante una temporada del Ringling que llega cargada de sorpresas

Ammed García es una de las estrellas de una edición del circo Ringling que busca adaptarse a los nuevos tiempos.

Ammed García es una de las estrellas de una edición del circo Ringling que busca adaptarse a los nuevos tiempos.

(Cortesía Ringling Bros.)

Pese a que esta es solo la segunda oportunidad en la que el venezolano Ammed García participa en una gira del aclamado circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, él mismo viene haciendo esto desde hace mucho tiempo.

De hecho, pertenece a la tercera generación de una familia de trapecistas, como lo recordó durante una reciente entrevista con HOY. “Prácticamente nací en el circo; esta ha sido mi vida desde que tengo memoria”, dijo.

La historia deportiva de estos García empezó con el abuelo de Ammed, un italiano de Sicilia que, siendo adolescente, fue seducido por el circo que llegó a su pueblo, hasta el punto de que decidió dejarlo todo para unirse al mismo. “Él hacía acrobacias en el piso y se separó de sus padres para incorporarse a esa compañía; no regresó hasta después de 25 años, cuando ya era un profesional completo”, contó nuestro entrevistado. “Llegó incluso a trabajar en el Ringling hace mucho, mucho tiempo, y le heredó a mi mamá el gusto por esta disciplina”.

Ammed aseguró que las familias circenses son más habituales en Sudamérica que en otros países, debido a la abundancia de compañías que emplean todavía el formato de las carpas; pero agregó que, al menos en su región de origen, la situación ha ido cambiando debido a factores externos.

“Desgraciadamente, con la crisis que se vive ahora en Venezuela, las cosas se han complicado bastante y la gente quiere salir [del país], incluyendo a los artistas, porque no hay muchas posibilidades de subsistir”, insistió. “Pero a nosotros nos ha ido bien; decidimos viajar porque ir a Estados Unidos o a Europa significa superarse y conocer cosas nuevas”.

Sea como sea, la herencia del abuelo fue muy fuerte, porque todos los nietos de ese señor europeo (cinco hermanos en total) son trapecistas. Ammed trabajó con ellos durante mucho tiempo y en muchos lugares distintos, ya que se les contrataba como un acto entero.

El elenco principal de "Out of this World", un espectáculo circense que se presentará este fin de semana en el Staples de L.A.

El elenco principal de “Out of this World”, un espectáculo circense que se presentará este fin de semana en el Staples de L.A.

(Cortesía Ringling Bros.)

“Estuvimos en Sudamérica y en Centroamérica; llegamos a trabajar durante tres años con el circo de los Hermanos Vásquez y pasamos nueve años en México”, recordó el atleta. “Después llegó Estados Unidos, donde llevamos 13 años, al comienzo con el casino Circus Circus y después con Cirque du Soleil en Las Vegas, donde tenemos ahora la casa familiar”.

Fue justamente cuando estaba con Cirque du Soleil que Ammed resultó convocado para integrarse al Ringling, lo que resulta especialmente significativo cuando se considera que el nuevo trabajo de esta empresa, “Out of this World”, busca un estilo distinto al de sus presentaciones anteriores para asumir aparentemente un aire más artístico.

“En este show hay muchas innovaciones, algo que no se ha visto en ningún otro espectáculo”, comentó Ammed. “Hay aerolistas, payasos, patinadores, acróbatas y muchos elementos que hacen de esto un circo muy moderno para toda la gente y todas las edades”.

“El nombre lo dice todo; y tenemos además una historia de respaldo, porque empezamos con una bruja mala que nos lleva a todos [los participantes] a diferentes planetas del universo para mantenernos en cautiverio”, relató. “Después de eso, cada uno de nosotros trata de liberarse, y eso se traduce en los distintos actos”.

La ‘performance’ de Ammed se inscribe en la escuela del doble trapecio, lo que implica la participación simultánea de 13 personas. “Son 11 ‘volantes’ y 2 ‘catchers’ “, nos dijo él, en alusión a una terminología circense que describe a los que se desplazan por los aires y a los que los reciben en un momento dado.

A pesar de que lleva ya mucho tiempo en esto, Ammed aseguró que uno nunca llega a sentirse completamente seguro cuando se enfrenta a una labor de esta clase. “Hay riesgo en todo; es parte de la vida, pero con las experiencias, los ensayos y la dedicación que el mismo arte nos exige, mejoras mucho y tratas de no pensar en el peligro”, comentó. “Por supuesto, tenemos una red de protección que ayuda muchísimo; sin ella, yo ya no estaría por aquí”.

Y es que Ammed también ha cometido deslices que lo han llevado a precipitarse al vacío. “Siempre va a haber una falla; somos humanos”, precisó. “Tratamos de que el margen de error sea el menor posible, pero siempre está ahí. Yo en particular odio fallar, pero el público se sorprende cuando te pasa algo así y regresas para hacerlo de nuevo”.

Otro de los momentos de un espectáculo que promete ser distinto a todos los que se han visto con anterioridad.

Otro de los momentos de un espectáculo que promete ser distinto a todos los que se han visto con anterioridad.

(Cortesía Ringling Bros.)

“Cuando nos toca salir al escenario, llega un momento de concentración en el que no nos importa nada más, pero al terminar el show nos relajamos, nos reímos y nos burlamos de lo que pasó, para mantener el ánimo arriba y las ganas de seguir adelante”, agregó.

Ammed es un ‘volante’; esto significa que se debe mantener siempre muy ágil y muy ligero, lo que según el comunicado de prensa de Ringling implica un estricto régimen de vegetales y proteínas. “Bueno, eso depende de cada persona”, explicó. “Los ‘catchers’ son mucho más grandes, a veces el doble que los ‘volantes’, por lo que su caso es distinto”.

“En el caso de los ‘volantes’, nuestra dieta no es tan rígida, pero tratamos de mantener la energía, porque tenemos mucho desgaste físico; siempre estamos usando complementos alimenticios, vitaminas y verduras, tratando de no comer más de algo específico para que no haya un desbalance”, describió.

Eso nos lleva a imaginar que Ammed no es un gran fan de los tacos, ni mucho menos de los burritos. “¡Me encantan los tacos!”, nos corrigió. “Viví mucho tiempo en México y no me los perdía. La verdad es que todo en exceso es malo, hasta los vegetales. Hay días en los que te dedicas a comer y te olvidas del régimen”.

Por una razón u otra, este trapecista se las ha arreglado para mantener el sello latino en el seno de su propio y más reciente clan. “Mi esposa es brasilera y hace lo mismo que yo; la conocí cuando estaba en Cirque du Soleil, hace casi seis años”, rememoró.

“A diferencia de otras profesiones, en los circos se fomenta que trabajes con miembros de tu familia; eso es algo muy positivo de lo que estoy muy agradecido, porque la familia es la base de todo”, se emocionó. “Tenemos incluso una guardería para los artistas que no consiguen una niñera a la hora del show; está cerca de nuestros vestidores y cuenta con cuatro mujeres que nos brindan un gran respaldo”.

Hablando de los pequeños, Ammed tiene dos hijos, de 2 y 4 años de edad, a los que les viene inculcando ya el gusto por su carrera. “He subido al mayorcito a la red, todavía no hasta arriba”, precisó. “Soy el primero en tratar de que les guste esto y he notado interés en los dos, pero sinceramente, quiero que la decisión sea de ellos”.

“Me encantaría que siguieran mis pasos, pero si les llega a interesar cualquier otra cosa, les daré exactamente el mismo apoyo; para mí, la felicidad se basa ahora en que ellos sean felices”, apuntó.

En lo que respecta a su sufrida patria, Ammed no pierde la esperanza de regresar a ella en un día cercano. “Ese es un pensamiento que no me deja”, admitió. “Espero que se dé un cambio no solamente por mí, sino por la familia que tengo allá y por la gente en general. Mientras tanto, no nos queda más que hacer la lucha por aquí”.

Finalmente, hay algo que no se verá más en una función de este circo. Hace unas cuantas semanas, Ringling ofreció su último show con la presencia de elefantes, luego de una polémica de años y años en la que la compañía fue acusada de maltratar a estas criaturas por distintos grupos de protección de los animales, quienes llegaron a boicotearla.

“Para mí, ha sido algo muy triste, porque hemos crecido acostumbrados a ver a los animales dentro del espectáculo; pero así son las cosas”, concluyó el deportista, cuyo nombre tiene raíces árabes debido a que su siempre recordado abuelo fue prácticamente adoptado por una pareja marroquí al integrarse al circo. Un circo que, como se ve, ha resultado eterno.

--

OUT OF THIS WORLD

Cuándo: Hasta el 19 de julio; varios horarios

Dónde: Staples Center. 1111 South Figueroa St., Los Ángeles, CA 90015

Admisión: $20-$130

Inf.: AXS.com/ 888.9AXS.TIX


Anuncio