Anuncio
Share

Los murales invaden nuevamente Long Beach, de manos de los mejores del mundo

POW! WOW! Long Beach se inició el 12 de julio y concluirá el 17 del mismo mes, con murales realizados por artistas de talla internacional.

POW! WOW! Long Beach se inició el 12 de julio y concluirá el 17 del mismo mes, con murales realizados por artistas de talla internacional.

(Carlos Delgado / AP Images for Long Beach Convention and Visitors Bureau)

Sabemos bien que hay una larga tradición muralista en México; pero ese país no mantiene la exclusividad de la disciplina, como lo viene demostrando en estos días “POW! WOW! Long Beach”, una fascinante serie de actividades basadas en un evento del mismo nombre (sin el agregado de la ciudad) que se lleva a cabo en Honolulu, Hawái, desde hace seis años.

Durante un vistoso día de prensa que incluyó un ‘tour’ en bus y un breve paseo en barco por la costa de la misma Playa Larga, los organizadores de todo esto dieron cuenta de la evolución de una fiesta artística que empezó a hacerse en la ciudad californiana el año pasado con una muestra de 11 murales y que ahora presentará 25, los mismos que, en su mayoría, se encontraban en pleno desarrollo durante nuestro recorrido, lo que nos permitió ver a varios de ellos todavía sin terminar y conversar con sus creadores, quienes estaban justamente trabajando.

A diferencia del arte que se exhibe en los museos, y para el que hay que pagar sumas elevadas en esta parte del mundo, lo que ofrece “POW! WOW!” es completamente gratuito y en teoría permanente, ya que se implementa sobre las paredes de edificios cuyos propietarios brindan la debida autorización, y se queda en estos de manera indefinida hasta que el inmueble es demolido o alguien decide alterar el inusual lienzo.

Pese a que el intenso calor de la tarde de julio hizo que algunas de las paradas resultaran un tanto incómodas, valió la pena sudar un poco para ver a estos sujetos en acción, sobre todo porque no se trata precisamente de novatos, sino de auténticos profesionales que han sido convocados debido a sus méritos en el rubro y que, en este caso, provienen de diversos países, aunque también hay cinco representantes de Long Beach, para no dejar de lado al talento local.

Dave Van Patten, artista de Long Beach, trabaja en el mural que le ha tocado hacer a la espalda del Hotel Royal, en el centro de la ciudad.

Dave Van Patten, artista de Long Beach, trabaja en el mural que le ha tocado hacer a la espalda del Hotel Royal, en el centro de la ciudad.

(Carlos Delgado / AP Images for Long Beach Convention and Visitors Bureau)

No todos estaban ahí, claro, y lamentamos en particular la ausencia del autor del mural más espectacular de todos los que vimos, Felipe Pantone, de España, quien había regresado ya a su patria por compromisos laborales, pero que ha dejado como huella de su visita una obra masiva y de furia geométrica que hay que ver para creer, sobre todo porque la hizo en solo dos días, ayudado por las grandes grúas hidráulicas que se ponen a disposición de cada artista para permitir el acceso a los puntos más elevados de las paredes invadidas.

Pero sí pudimos apreciar el trabajo del talento local Dave Van Patten en un muro contiguo, conformado por figuras de seres marinos y de humanos con tendencias surrealistas (aunque él mismo admitió la influencia directa venía del “Sgt. Pepper” de los Beatles); en este caso, el pintor tuvo que lidiar con la presencia de varias ventanas que tenía que integrar de un modo u otro a la propuesta, como lo ha hecho también en otra parte del centro de la ciudad el dúo japonés Hitotzuki, a través de unos remolinos celestes que se asemejan a las olas del mar.

Al nivel del suelo, encontramos a Dragon 7, un artista nipón que maneja una propuesta realmente llamativa, plasmada ahora en un diseño entre ‘retro’ y futurista que, para más señas, nos recordó la estética de los robots en la película “Pacific Rim” de Guillermo del Toro. El autor se encontraba trabajando en la parte trasera de una estructura que estuvo abandonada por muchos años, para convertirse después en un complejo de apartamentos.

La posterior travesía acuática sirvió no solo para que disfrutáramos de la agradable brisa marina durante un verano todavía tolerable y de los aperitivos de rigor, sino sobre todo para observar la todavía incipiente obra que el hawaiano Sean “Hula” Yoro estaba desarrollando encima de una de las moles de concreto que sostienen un puente ubicado en las inmediaciones del muelle de Shoreline Village.

Aunque durante la pequeña gira que se nos ofreció solo pudimos ver la obra de un artista latino -el ya citado Pantone-, los organizadores del evento nos pasaron después una lista en la que se encuentran varios representes hispanos, como Cinta Vidal, Jaime Molina y James Haunt; este último es el seudónimo de un pintor mexicoamericano. Los murales se pueden apreciar ahora mismo, y los detalles, incluyendo un mapa con las distintas ubicaciones, están en www.powwowlongbeach.com.


Anuncio