Anuncio

Julio Salgado tuvo que salir de varios clósets para participar en esta muestra latina de arte gay

El artista Julio Salgado es uno de los participantes en esta exposición de artistas locales que analiza el fenómeno de la identidad de género a través de la perspectiva de la comunidad LGBTQ.

El artista Julio Salgado es uno de los participantes en esta exposición de artistas locales que analiza el fenómeno de la identidad de género a través de la perspectiva de la comunidad LGBTQ.

(Cortesía Jesús Iñiguez)

Hasta el 9 de diciembre de este año, LA Plaza de Cultura y Artes (501 N Main St, Los Ángeles, CA 90012) será la sede de “¡Mírame! Expressions of Queer Latinx Art”, una exhibición artística que explora temas de identidad dentro de la comunidad LGBTQ hispana bajo la perspectiva de talentos locales pertenecientes a este mismo grupo.

Uno de los participantes en esta novedosa muestra es Julio Salgado, oriundo de Ensenada, Baja California, que llegó con su familia a Los Ángeles cuando tenía 11 años y creció en Long Beach. Aunque vive actualmente en Oakland, el joven creador planea regresar muy pronto a nuestra ciudad para estar al lado de su familia, radicada en Compton.

“Me llamó la atención el dibujo desde que era muy chico, pero al llegar a este país, tuve una clase de arte y quedé fascinado con la obra de Frida Kahlo, aunque no entendía bien los temas que ella trataba”, le dijo el inmigrante a nuestro medio. “Una vez que entré al ‘college’, empecé a publicar las caricaturas políticas que hacía, porque antes de eso, mantenía todo en privado”.

Salgado asegura haber sabido que era homosexual desde chico (“me sentía diferente viendo la película animada de ‘Aladdin’, recuerda con una risa), pero precisa que asumió plenamente esta identidad en la escuela secundaria, respaldado siempre por el arte, que le sirvió de terapia.

“Mi mamá fue siempre muy tolerante, porque tengo un tío que es abiertamente gay y que me enseñó que tienes que ser tú mismo”, recordó. “Fue más difícil con mi papá; se lo conté cuando ya estaba en la universidad y sentí la tensión, pero él me dijo que tenía miedo no necesariamente por lo que pensara la gente, sino por la posibilidad de que me hicieran daño”.

Poco después, Salgado tomó una arriesgada decisión: iba a ser tanto un activista de las personas ‘sin papeles’ (es decir, una circunstancia que también lo afecta) como de la comunidad LGBTQ. “Ser indocumentado se parece a ser gay en el sentido de que muchas personas que lo son mantienen el hecho en secreto porque hay leyes que los atacan por igual”, dijo. “Para mí, la idea era salir de todos los clósets”.

Salgado recuerda que esto hizo que su padre tuviera más miedo. “‘Ya eres indocumentado, ya eres latino; ¿para qué arriesgarte más?”, me dijo. Y yo le respondí: ‘Apá, si uno no cuenta su propia historia, otras van a querer contarla’”, retomó nuestro entrevistado.

"Work In Progress" es una de las cuatro obras de Salgado que se muestran en la exhibición de LA Plaza.

“Work In Progress” es una de las cuatro obras de Salgado que se muestran en la exhibición de LA Plaza.

(Cortesía)

Eso no quiere decir que él mismo se sienta invencible, porque si bien actualmente se encuentra protegido por el DACA (Acción Diferida) y posee un permiso de trabajo, se sabe que el actual presidente ha anunciado su deseo de eliminar dicho programa. “Cuando ganó [Donald] Trump, tuve miedo, pero a la vez me dije que hemos llegado demasiado lejos como para detenernos, en el sentido de que estuve ya en una marcha en San Francisco donde me arrestaron, pero hasta ahora estoy bien”, precisó Salgado.

“No voy a dejar que este presidente anti-inmigrante me calle; si me van sacar de aquí, que sea con la frente en alto”, agregó. “De todos modos, los años anteriores no han sido tampoco fáciles, porque Obama es el presidente que ha deportado a más inmigrantes. La diferencia es que Trump está diciendo abiertamente que no nos quiere”.

Salgado estudió periodismo en California State Long Beach luego de pasar por un ‘college’ comunitario y de acogerse a una ley local que le permitía obtener cobros de residente, aunque tuvo que lavar platos y hacer trabajos de construcción para obtener sus metas. En todo ese tiempo, no dejó de pagar sus impuestos.

Al ver las obras que expone en “¡Mírame!”, consistentes en cuatro autorretratos que lo muestran en distintos estados de desnudez (“quiero romper el estereotipo de que los gays debemos tener siempre unos cuerpos bonitos”, comentó), no pudimos evitar las referencias a Kahlo, pero también al gran caricaturista mexicoamericano Lalo Alcaraz.

“Sí, siempre he admirado a Alcaraz y a Gustavo Arellano [un aclamado editor y columnista chicano], porque me parece muy importante el sentido del humor, ya que como inmigrantes no podemos contar simplemente nuestras historias de tristeza”, reconoció.

“También me han influenciado mucho los Hernández Brothers, que son los autores de los cómics ‘Love and Rockets; y las caricaturas que miraba de chico, como ‘The Simpsons’, ‘Doria’ y ‘King of the Hill’, con las que aprendí a hablar inglés y que tenían a su manera cosas políticas que decir”, concluyó.


Anuncio