Anuncio
Share

Reina insatisfacción por tener que decidir por Trump o Clinton para la Casa Blanca

Sólo el 40 por ciento del electorado republicano se dice satisfecho con Donald Trump, según un sondeo del Pew Research Center. Un 43 por ciento de los votantes lo están con Hillary Clinton, y cuatro de cada 10 incluso dice que es difícil decidir por que creen que ninguno sería un buen Presidente.

Sólo el 40 por ciento del electorado republicano se dice satisfecho con Donald Trump, según un sondeo del Pew Research Center. Un 43 por ciento de los votantes lo están con Hillary Clinton, y cuatro de cada 10 incluso dice que es difícil decidir por que creen que ninguno sería un buen Presidente.

La insatisfacción entre los votantes estadounidenses con los virtuales candidatos presidenciales alcanza niveles no vistos en décadas.

Sólo el 40 por ciento del electorado republicano se dice satisfecho con Donald Trump, según un sondeo del Pew Research Center. Un 43 por ciento de los votantes lo están con Hillary Clinton, y cuatro de cada 10 incluso dice que es difícil decidir por que creen que ninguno sería un buen Presidente.

También critican que la campaña ha sido excesivamente negativa y sólo el 27 por ciento considera que se han discutido temas importantes como la economía.

Además, a unos días para el inicio de la Convención Nacional Republicana en Cleveland -donde sería oficialmente ungido Trump como candidato-, las encuestas dan un virtual empate entre ambos candidatos.

Esta semana una encuesta del New York Times y CBS anunció que Trump había alcanzado a su rival en la preferencia para la Casa Blanca y ahora ambos gozaban con el 40% de la aprobación de los estadounidenses.

Aunque la insatisfacción también se deja ver en esas preferencias, pues los encuestados sugirieron que su decisión de apoyar a un candidato se debe más a que quieren frenar al otro que a un respaldo de su correligionario.

Por ejemplo, el 55 por ciento de los republicanos dio como razón de su voto a indicó que sufragará por Clinton porque ve esa decisión como un voto en contra de Trump. El 55 por ciento de los republicanos dio la misma razón al explicar el por qué apoyarán al magnate.

Pese a la insatisfacción con los nominados demócrata y republicano, un número muy alto del electorado -80 por ciento- dice que ha estado al pendiente de la elección y el 60 por ciento de los sondeados indicó que ha tenido más interés en esta campaña que en la de 2012.

Aún así, algunos expertos creen que existe el riesgo de que los niveles de participación en noviembre queden rezagados frente a elecciones presidenciales previas.

Sobre todo porque el disgusto con Clinton y Trump entre sus propios partidarios se replica a niveles estatales, como en Iowa, que podría ser clave en la disputa.

“Con este tipo de ratings y niveles de insatisfacción, pienso que muchos votantes en Iowa estarán intentando aguantar la respiración mientras llenan sus papeletas en noviembre”, dijo Chris Budzisz, politólogo en Loras College.


Anuncio