Después de una dura campaña electoral, la nación emite su veredicto sobre Trump

Después de una dura campaña electoral, la nación emite su veredicto sobre Trump

Después de una divisiva campaña electoral llena de ira y recriminación política, los votantes acuden a los lugares de votación en todo el país en una elección de mitad de período que ofrece el primer juicio electoral sobre la controversial presidencia de Donald Trump.

Para republicanos como Charles Cooke, quien despositó su boleta electoral en McAllen, Texas, fue una oportunidad para dar una gran aprobación por el tipo de político que dijo, el país necesitaba.

"Las cosas que han sucedido en los últimos dos años son buenas", dijo Cooke fuera de la casilla electoral establecida en la estación de Bomberos. "Los empleos, la economía está mejor que nunca, muchas empresas manufactureras, las compañías están regresando a los Estados Unidos".

Pero Christy Jindra en estos dos años vio las cosas de manera muy diferente.

Al llegar a la urna electoral en  Fayetteville, Georgia, el abogado de 54 años de edad dijo que se sentía incómodo por su voto en la feroz lucha por la gubernatura entre la demócrata Stacey Abrams y el republicano Brian Kemp.

"Probablemente no votaría por Abrams si Donald Trump no fuera presidente", dijo Jindra. "Pero francamente, los republicanos deben ser abofeteados por lo que han hecho".

Jindra solía considerarse conservador, pero votó por Hillary Clinton en 2016 porque no creía que Trump tuviera las cualidades que se requieren para ser presidente. Su opinión no ha cambiado.

“No puede creerse nada de lo que él dice", dijo. "Es horrible".

Lo que está en juego hoy martes es el control de la Cámara, el Senado y la gubernatura de 36 estados.

Los estrategas demócratas confiaban en que el partido obtendría los 23 escaños necesarios para obtener el control de la Casa de Representantes, lo cual sería la primera vez desde que perdieron el control en el 2010 a manos del Partido Republicano.

Los republicanos por su lado, esperan mantener su estrecha mayoría en el Senado 51-49 y, desafiando a los encuestadores y la mayoría de los expertos, aferrarse a la Cámara por los márgenes más finos.

La consigna es la precaución, especialmente en el lado demócrata. Los signos de victoria fueron abundantes hace dos años para Clinton y estaban asombrosamente equivocados.

"Todavía no creo que nadie esté festejando ya", dijo John Anzalone, un encuestador demócrata con 20 carreras electorales para la Casa de Representantes por todo el país, y dos carreras por la gubernaturas de Nevada y Florida, entre otros estados.

"Después de lo que ocurrió en 2016, todos son un poco más precavidos. Tenemos confianza hasta cierto nivel, pero estamos esperando el exorcismo de las elecciones de 2016. Y esa será la elección de 2018”.

La elección culmina dos años de enojo y agitación política, que comenzó casi al tomar posesión Donald Trump.

Los manifestantes inundaron las calles en todo el país el primer fin de semana después de su juramento, forjando a un ejército de disidentes que engrosó las filas de candidatos y voluntarios demócratas y llenó los cofres del partido con una gran cantidad de campañas para recaudar fondos en efectivo.

Los republicanos respondieron apoyándose ferozmente detrás del presidente y la lucha contra la llamada resistencia demócrata.

El resultado fue una campaña de medio término que consumió y convulsionó a la nación como pocas elecciones no presidenciales en los últimos tiempos.

“Hay muchas cosas en juego”, dijo la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de San Francisco.

Los republicanos estuvieron de acuerdo, al menos en cuanto a la importancia de los concursos electorales de hoy martes.

"Esta es una jornada en la que hay que elegir entre los republicanos y la resistencia radical", dijo Trump a sus partidarios en un mitin preelectoral en Columbia, Mo. "Es una elección entre la grandeza y estancamiento". Es una elección entre la creación de trabajos y las mafias ".

A diferencia de otras elecciones, el buen estado de la economía (que beneficiaba a los republicanos), y la expansión de la atención médica, una parte de la plataforma demócrata, ocuparon un lugar secundario entre los objetivos electorales de los votantes.

La ardiente pelea por la confirmación de Brett Kavanaugh en la Corte Suprema, profundizó el antagonismo en ambos bandos. Los ataques terroristas domésticos, incluidos los disparos en una sinagoga de Pittsburgh y una serie de bombas enviadas por correo dirigidas a los críticos de Trump, incluidos el presidente Clinton y el presidente Obama, pusieron al país al límite.

Trump aumentó las tensiones en los últimos días de la campaña al centrarse en el tema de la inmigración y, en particular, en una caravana de migrantes que avanza lentamente hacia la frontera de EE. UU. y México; recordándoles a los electores de ambos bandos lo que aman y odian del presidente.

En las carreras de la Cámara de Representantes, el terreno político está fuertemente a favor de los demócratas, con los campos de batalla clave en las ciudades y los suburbios de la nación, hogar de millones de votantes mujeres, graduadas universitarias, latinos y otras minorías en la vanguardia de la oposición contra Trump.

El mapa del Senado, en contraste, se desplegó en todo el país a favor de Trump: rural, mayormente blanco, más antiguo y profundamente conservador. Los demócratas se vieron obligados a defender 24 escaños, 10 de ellos en estados en los que ganó Trump, en comparación de solo nueve para los republicanos, solo uno de ellos en un estado que Clinton ganó.

Incluso antes de que cerraran las urnas, una cosa parecía cierta.

El país está más dividido de lo que lo ha estado en años. Una encuesta previa a las elecciones del Wall Street Journal / NBC News encontró que el 90% de los encuestados cree que la división política es un problema para el país. Es revelador, que al preguntarles quién era responsable, la mayoría de los partidarios culparon a la otra parte.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°