Última de jornada voto anticipado en Texas mantiene el foco en el Senado

EFE

Texas concluye hoy, tras doce días de votación, el período de voto anticipado para las elecciones legislativas, cuya principal disputa sigue siendo la carrera por uno de los puestos al Senado por el estado de la estrella solitaria.

El actual senador texano, el republicano Ted Cruz, y su rival, el demócrata Beto O'Rourke, mantienen una agria batalla electoral que por el momento, según las encuestas, domina el conservador con una diferencia de entre 5 y 10 puntos.

Por ello, O'Rourke se encuentra inmerso en una campaña por todos los condados de Texas para tratar de alcanzar el voto, sobre todo de la comunidad hispana, puesto que se declara "defensor de los derechos de los inmigrantes" tras su cargo como congresista estatal por la región fronteriza de El Paso.

En estas elecciones, fijadas para el próximo martes 6 de noviembre, también se decidirá el puesto de gobernador en manos del republicano Greg Abbott, que se presenta a la reelección, y la aspirante demócrata Lupe Valdez; además de los candidatos a varios cargos legislativos a nivel estatal y local.

Hasta el momento, según cifras oficiales de la Secretaría de Estado de Texas, han votado 4.337.435 personas de los 12.255.607 registrados, lo que supone un 35,39 % del total.

La opción preferida por los texanos ha sido el voto en persona, con casi 4 millones de personas que han acudido a los centros electorales frente a las poco más de 350.000 papeletas enviadas por correo.

Estos registros superan ampliamente los marcados en unas elecciones similares en el año 2012, en las que un total de 3.407.497 personas ejercieron el voto anticipado, de los 8.653.889 votantes inscritos.

La semana pasada, varios medios de comunicación se hicieron eco de que algunos votantes denunciaron errores en las máquinas de votación que cambiaron la selección de sus papeletas en algunas de las elecciones disponibles.

Sin embargo, el portavoz de la secretaría de Estado, Sam Taylor, explicó en un comunicado que este problema se debe a que "los votantes presionan un botón o hacen girar una rueda antes de que la pantalla termine de cargarse".

Taylor reconoce que es posible que algunas personas están acostumbradas a una tecnología nueva y con mayor capacidad de respuesta -las máquinas empleadas tienen un sistema del año 2000-, pero dijo que son "dispositivos confiables".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°