Anuncio

Tensa a Hilary Clinton y Donald Trump la polémica machista

El tema de las mujeres y los comentarios machistas de Donald Trump fue el momento más tenso durante el segundo debate presidencial, pero no sólo para republicano, también para Hillary Clinton, opinó Carolina Eslava, experta en comunicación política.

"Él estaba con los brazos muy pegados al cuerpo, en postura de defensa. (Luego, cuando Clinton habla sobre el asunto) él empieza a bailotear, un gesto de nerviosismo y de querer huir. Un movimiento sin sentido que denota mucho enojo y energía.

“Pero fue un tema difícil para los dos. Ambos tenían la boca seca y se escucha el chasquido de sus bocas. No podían pasar saliva (...) Fue un momento que los puso sumamente tensos. El más álgido”, indicó Eslava.

Lo que es admirable, destacó la experta, es cómo Trump creció y ganó confianza en la segunda mitad del debate, pues al principio se mostraba enojado y preocupado y terminó con pasos más largos, sueltos y seguros en el escenario.

“Los primeros 20 minutos vimos a un Trump que no era Trump y que se esperaba que le iba a ir peor. Después vimos a un Trump que vuelve a ser él mismo y que se crece porque no le dieron la estocada final. Terminó bien para él”, dijo.

Sobre Clinton, Eslava destacó que fue buena en cuanto a sus gestos de persuasión, al mostrar empatía y diálogo al acercarse al público para contestar las preguntas. Incluso se toca el corazón, lo que transmite sinceridad, indicó.

Sin embargo, en ciertos momentos le faltó firmeza, cierta agresividad y, sobre todo, mostrar mayor indignación para generar emociones en la audiencia, algo característico de la videopolítica, añadió.

Un momento complicado para la demócrata fue cuando Trump la atacó por el polémico uso de su correo electrónico cuando fue Secretaria de Estado. Ahí, dijo Eslava, su sonrisa fue fingida.

“Es difícil definir un ganador (...) pero el que se recupera gana. Y la forma de salir de Trump es totalmente diferente a la persona que entró (al escenario). En su caminata (final) expande el pecho -un gesto de poder y de crecer- y levanta la barbilla...

“No lo hundieron como se pudiera haber previsto”, concluyó.

ASÍ LO DIJO

“Los primeros 20 minutos vimos a un Trump que no era Trump y que se esperaba que le iba a ir peor. Después vimos a un Trump que vuelve a ser él mismo y que se crece porque no le dieron la estocada final. Terminó bien para él”.

Carolina Eslava, experta en comunicación política.


Anuncio