Anuncio

En entredicho las cárceles en Puerto Rico

Vista del Complejo Correccional de Bayamón, Puerto Rico. EFE/Thais Llorca/Archivo

Vista del Complejo Correccional de Bayamón, Puerto Rico. EFE/Thais Llorca/Archivo

EFE

El sistema penitenciario de Puerto Rico se encuentra en entredicho debido a la falta de recursos del mismo, la destitución del ahora exsecretario de Corrección y Rehabilitación (DCR) de la isla Erik Rolon, por presuntas sospechas irregulares en su gestión, y la muerte de varios presos en un breve espacio de tiempo.

Un preso en la cárcel El Limón, en Mayagüez, en el oeste de la isla, falleció este domingo por un trauma en la cabeza.

En un comunicado la policía informó este lunes que los hechos acaecieron a las siete de la tarde.

El reo fue identificado como Bryan Guasp, de 27 años, quien fue atendido en el área médica de dicha institución carcelaria por una médico, quien diagnosticó un trauma en el área de la cabeza.

El agente Jesús Alers de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Mayagüez, se hizo cargo de la investigación, en unión al agente Samuel Nieves de Servicios Técnicos.

El fiscal Omar Manfredy Ramos, ordenó el envío del cuerpo al Instituto de Ciencias Forenses, para practicarle una autopsia.

La muerte de este reo se suma a otras tres en el pasado mes y medio en diversas cárceles de la isla.

Las otras tres muertes fueron las de Luis Sostre, sospechoso de matar al guardia correccional Pedro Joel Rodríguez Mateo en la Institución Máxima Seguridad Complejo Correccional Las Cucharas en Ponce (sur).

Sostre fue encontrado muerto en la cárcel.

El segundo reo sin vida fue José Dávila, quien fue encontrado sin vida el 29 de agosto en una celda del Anexo 292 del complejo carcelario de Bayamón, municipio colindante a San Juan.

El cadáver de Dávila Quiñones, de 38 años, presentaba golpes, según se informó y fue hallado suspendido de una sábana atada a los barrotes.

Este sábado falleció el tercero en la cárcel de Guayama (sur). Fue hallado muerto en su celda.

Otro murió anoche en la cárcel de Bayamón.

De acuerdo a la secretaria auxiliar de Seguridad del Departamento de Corrección y Rehabilitación, Ana López, el reo fue transportado a una institución hospitalaria tras desmayarse en el área de vivienda de la prisión.

Fue identificado por la policía como Luis Carraquillo, de 43 años.

Además, otros tres fueron atendidos en el área médica después de que un oficial correccional observara “un comportamiento inusual” en estos.

A ello se une que este fin de semana, la gobernadora de la isla, Wanda Vázquez, destituyera, con carácter inmediato, al secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación, y el subsecretario de la agencia, Irving Otero.

Ambos remitieron sus cartas de renuncia, según les fue solicitado este sábado por la gobernadora.

“Cuando comencé en la gobernación, expresé claramente que todos los jefes de agencia están bajo evaluación constante y bajo análisis con relación a sus ejecutorias. Es nuestra prioridad que todos les debemos al pueblo efectuar nuestro trabajo diligentemente, con responsabilidad y compromiso. Así lo continuaremos haciendo”, manifestó Vázquez.

El hasta hace tres días secretario asociado del DCR, Eduardo J. Rivera, ejercerá como secretario interino del Departamento.

Entre otros, sobre Rolon pesan presuntas irregularidades en procesos de compras y subastas.

Ayer el Senado estudió planteamientos traídos a colación por el senador Cirilo Tirado, en concreto el de una sentencia del Tribunal de Apelaciones luego de que una compañía apelara una decisión judicial alegando que Corrección violó los reglamentos de subasta.

Por su parte, Tirado señaló que en una de las demandas incoadas a esos fines por parte de una de las compañías que participó en el proceso de subasta de comida “el tribunal determinó que hubo un mal manejo precisamente por parte de Rivera”, el nombre propuesto por Vázquez para sustituir a Rolón y que será estudiado este jueves.

El pasado día 10, Madeline Gotay, representante de los Familiares Asociados por Nuestra Gente y de la Asociación Pro Derechos al Confinado, pidió “acción urgente” al Departamento de Corrección y Rehabilitación de Puerto Rico, para que “de una vez y por todas”, resuelva la calidad de los alimentos que se sirve en las cárceles.

“Aún cuando el estado asigna millones de dólares anuales a la compañía Trinity Service Group para la alimentación de los confinados, la calidad de los alimentos que se les ofrece es cada vez más pobre e inaceptable”, sentenció Gotay.

“Actualmente los alimentos que la compañía adquiere, y el proceso de confección de los mismos, es uno que no cumple con la calidad mínima requerida para alimentar un ser humano. El sabor de los alimentos es pésimo, los menús repetitivos, se distancian de lo que está redactado en los ciclos semanales. Una cosa es lo que dice el papel y otra es lo que sirven en la bandeja”, señaló en nombre de la comunidad confinada en la isla.

Según Gotay, los alimentos tampoco cumplen con la temperatura establecida al momento de servirse, por lo que los confinados tienen que comerse los alimentos fríos.

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF), por último, ha hecho saber que puede marcar un presupuesto de mayor cuantía para el Departamento de Corrección y Rehabilitación pero, advirtió, que nunca se le hizo saber que necesitaban más recursos.


Anuncio