Anuncio
Share

El premio FIL 2019 reconoce al poeta mexicano David Huerta por unir culturas

El mexicano David Huerta gana el Premio FIL de Literatura 2019

Fotografía de archivo del poeta mexicano David Huerta (dcha.) muestra el premio “Javier Villa Urrutia”, conocido como el premio “De Escritores a Escritores” acompañado por los escritores mexicanos Ignacio Solares (izda.) y Ali Chumacero (c). EFE/Guillermo Olivares/Archivo

EFE

El esfuerzo del poeta mexicano David Huerta por unir las literaturas latinoamericanas con el idioma francés y el inglés fue reconocido este lunes con el Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en Literatura en Lenguas Romances 2019.

El ensayista y traductor ha sido desvelado este lunes como el ganador de la edición 29 de este premio, que por primera vez es otorgado dos veces consecutivas a poetas, siendo la uruguaya Ida Vitale la vencedora del año anterior.

El jurado destacó “su dominio y asimilación de las más diversas tradiciones de la modernidad y las vanguardias literarias latinoamericanas, y otras lenguas como la francesa y la estadounidense”.

Al otorgarle el premio, también se destacó “el ímpetu, la ambición y la fraterna inteligencia” de su trayectoria poética, que lo ha convertido en referente para las generaciones más jóvenes de poetas y que “ha continuado explorando otros lenguajes (y) otras formas únicas” en una decena de libros publicados.

Anuncio

En una llamada luego de conocer el fallo del jurado, Huerta (Ciudad de México, 1949) ha reconocido que esta vocación le viene “mucho” de su padre el también poeta Efraín Huerta (1914-1982) y de su madre Mireya Bravo, quien influyó en su formación.

“Hay muchos parecidos (...) entre la poesía de Efraín Huerta y la mía, me enseñó mucho, fue mi maestro, mi amigo e interlocutor”, recordó.

El autor de “La música de lo que pasa” (1997) y “El azul en la flama” (2002) consideró que la poesía es fundamental para el mundo contemporáneo, pues es gracias a los poetas que se puede explicar la realidad y guardar la memoria de los pueblos.

“A lo largo del tiempo las cosas que recordamos de las comunidades, de las naciones, las recordamos gracias a los poetas. Si recordamos la Roma imperial, es gracias a Virgilio, si recordamos la España de los siglos XVI y XVII, es gracias a los grandes poetas Góngora, Quevedo, Lope de Vega y Miguel de Cervantes”, expresó.

Anuncio

“Las naciones tienen en los poetas su memoria (...). Las leyes que nos permiten reconocernos uno a los otros, entender lo que decimos, lo que padecemos, lo que gozamos, lo entendemos gracias a las palabras de los poetas”, agregó.

Huerta, a punto de cumplir 70 años, aseguró que recibe el galardón, otorgado en el marco de la FIL que se realiza cada año en Guadalajara (oeste de México), como “una lección de humildad” pues lo único que ha hecho es “escribir constante, continuamente” a lo largo de su vida.

El escritor recordó su trabajo como traductor ha sido menor de lo que él quisiera pues trabaja “con mucha lentitud e inseguridad”, pero siempre bajo la premisa de la poeta inglesa Sarah Maguire de que “la traducción es lo contrario de la guerra”.

“Mientras la guerra divide las relaciones entre las naciones, la traducción permite que las naciones de diferentes lenguas se entiendan, se comuniquen y lo hagan a través de los textos literario, a través de los libros, me parece una frase muy afortunada y creo que los traductores continuamente honran esta visión”, indicó.

El autor es uno de los referentes de la poesía mexicana contemporánea. Hijo del poeta Efraín Huerta, ha impartido cursos en la Fundación Octavio Paz y la Fundación para las letras mexicanas, ha sido colaborador de diversos periódicos y semanarios mexicanos.

Su obra ha sido merecedora de distinciones como el Premio de Poesía Carlos Pellicer (1990); el Premio Xavier Villaurrutia (2005); el Premio Nacional de Ciencias y Artes (2015) y el Premio Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco (2018).

Huerta quien ha dedicado algunos de sus textos a la violencia e inseguridad que predominan en México, afirmó que no hay razón “para el optimismo en su país que está “en un quebranto continuo” desde hace años.

“Por desgracia no vemos la luz al final del túnel, de modo que no hay razones inmediatas para el optimismo, hay un despliegue de fuerzas policíacas y militares a lo largo del territorio que por desgracia en la frontera se utiliza para maltratar a los migrantes”, señaló.

Anuncio

El panorama en México, dijo, “es de un gris profundo” y apeló a que pronto haya una solución “legal y con respeto a los derechos” ciudadanos.

EL “DESDÉN” MEXICANO HACIA LA POESÍA

En declaraciones a Efe, aseguró que en México “hay cierto desdén, en la actualidad, desde siempre, pero ahora es un poco más señalado, por la poesía”.

“No me lo explico o mejor dicho, me lo explico demasiado bien, hay desdén por la poesía y desdén por los poetas; yo recibo este premio a nombre de mis colegas poetas, tan maltratados últimamente”, agregó Huerta en una breve entrevista telefónica.

Además, instó a los lectores a adentrarse al mundo de la poesía: “Si uno se acerca los grandes poetas, a los buenos poetas, su vida es más interesante, multidimensional, con más perspectivas y ciertas profundidades”, dijo el escritor.

Huerta es autor de los libros “Cuaderno de noviembre” (1976), “Huellas del civilizado” (1977), “Versión” (1978), “Los objetos están más cerca de lo que aparentan” (1990), “La sombra de los perros” (1996), entre otros.

El galardón, con una dotación de 150.000 dólares, será entregado el próximo 30 de noviembre en la inauguración de la XXXII edición de la FIL de Guadalajara, la feria literaria más importante del mundo en español y que este año tendrá a la India como país invitado de honor.


Anuncio