Anuncio
Share
LA Times Español

Trump conversa con la primera ministra danesa tras polémica por Groenlandia

Trump conversa con la primera ministra danesa tras polémica por Groenlandia

President of the United States Donald J. Trump speaks with members of the media as he departs the White House, en route to Joint Base Andrews, in Washington, DC, USA, 23 August 2019. EFE/EPA/Leigh Vogel / POOL

EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó que esta semana tuvo una “agradable” conversación telefónica con la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, a la que había acusado de hacer comentarios “repugnantes” sobre la intención estadounidense de comprar Groenlandia.

“Ella fue muy agradable. Acordamos volver a hablar más adelante. Ella fue quien me llamó, y yo lo aprecié mucho”, dijo Trump en declaraciones a la prensa a última hora del viernes.

La Casa Blanca describió la conversación como “constructiva” y precisó que la llamada tuvo lugar el jueves, dos días después de que Trump anunciara en Twitter que había decidido cancelar la visita que iba a hacer el 2 de septiembre a Dinamarca debido a la negativa del Gobierno danés a conversar sobre la venta de Groenlandia.

En declaraciones a los periodistas el miércoles, Trump arremetió contra Frederiksen y dijo que lo que le llevó a anular la visita fue el hecho de que la primera ministra danesa calificara de “absurdo” el interés del mandatario estadounidense en comprar Groenlandia.

Anuncio

“Me pareció repugnante ese comentario (...). No fue una forma agradable de decirlo. Podría haber dicho simplemente ‘no, preferimos no hacerlo’. No está hablando conmigo, está hablando con los Estados Unidos de América”, denunció Trump.

Frederiksen respondió con cautela a esas declaraciones, al afirmar el miércoles que no tenía “necesidad de entrar en una guerra verbal con nadie”.

La polémica surgió la semana pasada, cuando medios estadounidenses filtraron el interés de Trump en comprar Groenlandia, isla autónoma danesa en la que Estados Unidos posee una base militar.

La noticia fue recibida como una broma por la clase política danesa, mientras el Gobierno groenlandés rechazó esa posibilidad.

Anuncio

Trump confirmó el pasado domingo los rumores, al admitir que consideraba “estratégicamente” interesante la idea, y después subrayó que no era el primer presidente estadounidense en pensar en ello, puesto que Harry Truman (1945-1953) ya ofreció 100 millones de dólares por la isla una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.

El interés de Trump en Groenlandia se debe probablemente a su importancia geoestratégica en el Ártico y a los recursos naturales que la isla autónoma tiene bajo un hielo que está derritiéndose a velocidad récord.


Anuncio