Anuncio
Share

Gobernador de P.Rico revela aún hay 30.000 techos de plástico desde huracán

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, participa en una conferencia de prensa. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, participa en una conferencia de prensa. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico , Ricardo Rosselló, aseguró este viernes que un año y siete meses tras el paso del huracán María por la isla alrededor de 30.000 viviendas aún tienen plásticos azules de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y no será, en principio, a partir de agosto cuando empiece el proceso de sustitución de los mismos.

Así lo aseguró hoy Rosselló tras participar Cumbre de Huracanes, celebrada hoy en San Juan bajo el lema "?Tú, estás preparado?”, donde destacó la necesidad y la finalidad de, tras el paso hace un año y siete meses del huracán Maria, “crear un vínculo entre el gobierno central, la ciudadanía y la empresa privada” para lograr una respuesta “diligente y acertada en situaciones de desastres”.

El gobernador agregó que espera que a partir de dicho mes “ya se comience a ver el programa de reconstrucción, relocalización de familias y construcción”, que ha sufrido un retraso.

Un programa de unos 1.000 millones de dólares.

Ademñas reconoció que el país no está preparado para recibir un nuevo embate de otro huracán, aunque si, dijo, tiene mejores capacidades y recursos para hacer frente a otro desastre natural, así como una capacidad de respuesta y plan de distribución de alimentos y necesidades mejorado.

n la actividad, Rosselló anunció la firma de un acuerdo de colaboración entre el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres de Puerto Rico (NMEAD) de la isla y 20 instituciones de base de fe para establecer centros de distribución comunitarios que servirán a la ciudadanía en caso de una Declaración de Estado de Emergencia.

Este acuerdo establece el Community Hub Plan y convierte a las organizaciones en Grupos de Respuesta Comunitaria a Emergencias.

En caso de ocurrir un desastre, se activarán para apoyar operaciones de emergencias declaradas a nivel municipal, estatal y federal.

Estos grupos contarán con suministros (agua, comida y comodidades), que entregará el NMEAD, para ofrecer una primera respuesta a las comunidades que tendrán asignadas.

Rosselló afirmó que “durante las emergencias causadas por los huracanes Irma y María, las instituciones comunitarias y de base de fe fueron claves en los procesos de recuperación. Con este proyecto buscamos maximizar recursos y ofrecer a la ciudadanía la oportunidad de recibir los suministros necesarios, sin depender de los municipios o las agencias estatales”.

Como parte del acuerdo, las organizaciones serán responsables de establecer, dividir y clasificar los suministros recibidos.

Además, establecerán y coordinarán los esfuerzos dirigidos a la coordinación de servicios.

De igual forma, el NMEAD se compromete a distribuir los suministros de manera ordenada y ágil, sin discriminación, sin distinción de raza, color, religión, nacionalidad, sexo, edad, discapacidad o situación económica.

Las iglesias de distintas denominaciones que forman parte de este primer grupo se encuentran en los municipios de Arecibo, Barceloneta, Barranquitas, Corozal, Naranjito y Toa Alta.


Anuncio