Anuncio

Don Winslow contradice la retórica de Trump sobre la frontera en “The Border”

El escritor estadounidense Don Winslow, durante una entrevista con Efe. EFE/Archivo

El escritor estadounidense Don Winslow, durante una entrevista con Efe. EFE/Archivo

EFE

La idea de que Estados Unidos tiene su frontera sur abierta a la inmigración indocumentada y al narcotráfico “es ridícula”, dice a Efe el escritor Don Winslow, que acaba de presentar “The Border”, la última novela de una trilogía sobre la línea divisoria con México.

“No veo la necesidad de construir un muro, no puedes simplificar la solución con una valla”, advierte el autor en una entrevista telefónica desde San Diego, en el sur de California.

Las opiniones de Winslow (Nueva York, 1953) sobre la frontera están avaladas por las más de dos décadas de investigación y obras sobre la barrera física y moral.

No es una casualidad que con “The Border” el autor “traiga a casa” la historia de Art Keller, un agente de la agencia estadounidense antidrogas (DEA, en inglés) que ha pasado casi toda su vida peleando contra el narcotráfico y “que ahora necesita verse a sí mismo”.

El novelista explica que para la conclusión de esta trilogía las causas y efectos del narcotráfico, la epidemia del consumo de heroína, la crisis migratoria y la corrupción del gobierno que es comprado hasta en los más altos niveles debían desarrollarse y contarse desde el lado estadounidense.

“El verdadero problema está aquí, y muchos lo saben”, insiste.

El libro llega justo cuando el Gobierno del presidente Donald Trump se propone dar una nueva batalla por construir su prometido muro e incluso usar nuevamente el tema para su campaña de reelección en las elecciones de 2020.

La imagen de la frontera con una valla de metal y alambre de cuchillas en la parte superior que aparece en la portada del libro dan al lector una señal de que entrarán en una historia descarnada, donde no se sabe a ciencia cierta qué tanto del relato es fruto de la imaginación de Winslow o un retrato de su investigación.

Aunque la portada de la novela podría avalar los pedidos del mandatario republicano de construir el muro, el autor, que reside desde la década de los noventa en San Diego, cerca de la frontera con México, advierte que desde ningún punto de vista la propuesta es funcional.

El escritor cita estadísticas presentadas por el propio Gobierno federal en el que se establece que cerca del 90 % de las drogas ilegales ingresan al país por los puertos de entrada legales.

Un problema acrecentado por la corrupción que él plasma en su novela y asegura toca hasta los más altos niveles y la misma Casa Blanca.

“Es una hipocresía señalar a México con el dedo sabiendo que todo el dinero de la corrupción proviene y se maneja aquí", afirma.

Y si el narcotráfico no se puede detener con el muro, la inmigración indocumentada tampoco puede ser resuelta. “Lo único es que empuja a los inmigrantes a asumir más riesgos, y a ser víctimas de los traficantes humanos y los narcotraficantes”, subraya.

En todos estos años viviendo cerca de la frontera Winslow ha estado muy relacionado con el tema de los indocumentados, y para él la llegada de los migrantes siempre ha sido un sube y baja.

La nueva ola de familias centroamericanas que llegan a la frontera no se le hace algo extraño e incluso recuerda cuando los recién llegados acampaban en la parte trasera de su propiedad.

Aunque “The Border” pasó a manos del editor antes de que se acrecentara el problema de las caravanas, el libro tiene en su trama secundaria la historia de un niño guatemalteco de 10 años y otros migrantes que dan fuerza al relato.

Winslow asegura que la inmigración siempre hará parte de la historia de la frontera y que se mezcla de tal manera que no se puede hacer distinción de nacionalidad.

La defensa de los inmigrantes es una de las cruzadas del escritor. En la ventana de su oficina se puede ver un mensaje en el que asegura “que ningún ser humano es ilegal”.

Aunque la consigna contrasta con la opinión de sus vecinos, en su mayoría conservadores, el novelista cree que con ellos se puede establecer una conversación, eso sí, dejando fuera la extrema retórica de Trump.

El mensaje critico de la trilogía compuesta por “The Power of the Dog” (2005), “The Cartel” (2015) y ahora “The Border” llegará pronto a la televisión de la mano del cineasta Ridley Scott como productor ejecutivo de esta serie de la cadena FX.

En esta una nueva plataforma Winslow espera que los estadounidenses entiendan que la solución para problemas como el narcotráfico “se encuentran dentro de Estados Unidos”.


Anuncio