Anuncio

EEUU ha otorgado menos de la mitad de pagos a agricultores Puerto Rico por María

El investigador Ricardo Goenaga, director de la Estación Experimental de Agricultura Tropical localizada en Mayagüez, al oeste de Puerto Rico, inspecciona un fruto del rambután, una fruta exótica originaria de Malasia. EFE/Archivo

El investigador Ricardo Goenaga, director de la Estación Experimental de Agricultura Tropical localizada en Mayagüez, al oeste de Puerto Rico, inspecciona un fruto del rambután, una fruta exótica originaria de Malasia. EFE/Archivo

EFE

El secretario de Agricultura de Puerto Rico, Carlos Flores, dijo hoy que el Gobierno federal ha pagado 103 millones de dólares a los agricultores de la isla por las pérdidas por el huracán María, menos de la mitad de lo que se supone que se les paguen a estos profesionales.

Así lo expuso Flores en una vista pública de la Comisión de Agricultura del Senado, que preside Luis Berdiel, en la que se analizaron diversos asuntos que afectan y/o inciden directamente el sector agrícola en la isla.

Y, según dijo Flores en la vista, las pérdidas estimadas en la industria tras el paso de los huracanes Irma y María de 2017 sobrepasaron los 2.000 millones de dólares.

Ante ello, dijo que al día de hoy en fondos federales se han pagado 103 millones de dólares con la inyección del Programa de Indemnización por Incendios Forestales y Huracanes (WHIP, en inglés).

“Ese programa es el único que no es a base de reembolso paga una indemnización a los productores y nos quedan 100 millones para pagar. Estamos casi al 50 por ciento”, sostuvo Flores

Berdiel, a su vez, dijo que a unos 15 agricultores aún no se les han desembolsado “ni tan siquiera la mitad” del dinero que necesitan para proseguir sus trabajos.

Por ello, Flores afirmó que en máximo mes y medio deben recibir el 100 por ciento del pago.

En la vista también se discutieron la producción en exceso de leche en Puerto Rico y el propuesto Código de Incentivos.

“El sector ganadero ha estado produciendo en exceso la cantidad de leche y ha bajado los patrones de consumo de los puertorriqueños, aunque la perspectiva es positiva porque se tienen plantas elaboradoras”, dijo Flores.

Indicó que también se están desarrollando nuevos productos para usar la leche que se vendía fresca para usarla en productos de conveniencia o de larga duración.

Sin embargo, el presidente del sector de leche de la Asociación de Agricultores, Manuel Martínez, informó que están centrando sus esfuerzos para fortalecer las tres plantas elaboradoras que existen en la isla para desarrollar productos lácteos en crecimiento incentivándolos en los puntos de transformación.

“Les aseguro que el sector de leche ha dado y está dando pasos firmes para transformar la industria lechera puertorriqueña. En ese camino hemos encontrado piedras y hemos tropezado con personas llamadas a proteger la agricultura”, sostuvo Martínez.

Flores, por su parte, informó que está en conversaciones con la empresa EVERTEC para comprar máquinas que se conecten a las balanzas que estarán programadas con los precios que implante la agencia sobre la venta de productos a sobreprecio en los mercados agrícolas del Departamento de Agricultura.

“Si no logramos eso en corto tiempo, nos vamos a ir a recibo escrito. Estamos conscientes de que el precio que se pone allí es el del agricultor sin el del intermediario y sin la ganancia del supermercado. Todo aquél que venda a sobreprecio, porque como no hay recibo detallado, sabe que va a ser expulsado de los mercados”, dijo.

Flores, por otra parte, aseguró que el propuesto Código de Incentivos, a nivel agrícola, “va a ser mejor de lo que tenemos”, mientras representantes de varias asociaciones agrícolas denunciaron que sustituir el subsidio salarial por incentivos de producción va en detrimento de la industria.

Flores aseguró que el Código de Incentivos que se presentará ante la Legislatura persigue que el Estado se alinee a los programas agrícolas federales en los que se trabaja, no por hora sino por producción.

Según Flores, el Programa de Subsidio Salarial, que este año se maneja con 15 millones de dólares, solamente afecta a 1.800 agricultores de un conglomerado de 20.000 en la isla.


Anuncio