Anuncio

Chile es una “vitrina del desarrollo de renovables”, dice ministra de Energía

La ministra de Energía de Chile, Susana Jiménez Schuster, posa para Efe previo a una entrevista ayer 25 de marzo en Nueva York (EE.UU.), donde se encuentra para intervenir en el foro Bloomberg New Energy Finance Summit. EFE

La ministra de Energía de Chile, Susana Jiménez Schuster, posa para Efe previo a una entrevista ayer 25 de marzo en Nueva York (EE.UU.), donde se encuentra para intervenir en el foro Bloomberg New Energy Finance Summit. EFE

EFE

Posicionado como una “vitrina al mundo en el desarrollo de energía renovable y electromovilidad”, Chile busca inversores para continuar la “transformación vertiginosa” de un sector que promete alcanzar sus metas “dos décadas antes de lo estimado”, según su ministra de Energía, Susana Jiménez Schuster.

“Chile se ha posicionado como una vitrina al mundo en lo que es desarrollo de energía renovable y electromovilidad, como un piloto interesante para luego desarrollar el resto de Latinoamérica”, afirmó la titular de cartera en una entrevista con Efe en Nueva York previa a su intervención en el foro Bloomberg New Energy Finance Summit.

Jiménez, que fue designada para el cargo el año pasado, con el segundo mandato del presidente conservador Sebastián Piñera, destacó la diversidad de los inversores atraídos por Chile, un país que ofrece “potencial de desarrollo, demanda eléctrica creciente, marco regulatorio estable y apoyo para que desarrollen buenos proyectos”.

Eso se debe a la “transformación vertiginosa” del sector, y agrega: “Solo tres o cuatro años atrás se hizo una proyección a 2050 y la aspiración era que el 70 % de la matriz fuera renovable; hoy en día, con la evolución de las nuevas tecnologías, esa aspiración se va a alcanzar al menos dos décadas antes de lo estimado”.

Y es que Chile, cuya capital acogerá la cumbre de la ONU sobre el cambio climático (COP 25) en diciembre, tiene un “amplio compromiso” con la reducción de los gases invernadero y está “descarbonizando” su matriz eléctrica a través de un acuerdo voluntario de retiro o reconversión suscrito por las centrales, en “avanzado proceso”.

Chile “era muy dependiente de los combustibles fósiles, que representan aún la mitad de la matriz” y, aunque es un importador neto, la caída internacional en los costes de las renovables ha supuesto una ventaja para este país andino, que tiene “condiciones excepcionales” para la generación de energía solar o eólica.

“El potencial de energía solar supera 2 veces toda la capacidad instalada en Latinoamérica y es alrededor de 75 veces nuestra propia capacidad instalada”, a lo que Jiménez suma el potencial del viento, la "única central geotérmica” de la región y la que será la primera central de “concentración solar”, que está en construcción.

A medida que se reemplacen las centrales a carbón, se abrirán más oportunidades: Chile requerirá proyectos de generación y transmisión teniendo la mitad de la intensidad de uso eléctrico que los países de la OCDE, sostiene Jiménez, que prevé un aumento de la demanda a raíz de esta “electrificación” creciente.

La descarbonización implica no solo al sector energético, también al de transportes, por ejemplo, dentro de una batería de iniciativas que ha presentado el Gobierno chileno cumplir su compromiso de reducir el 30 % de las emisiones respecto al PIB para 2020, y la cifra puede “ser mayor en décadas venideras”, apuntó la ministra.

En ese sentido, la cartera que dirige Jiménez ha establecido una “certeza jurídica” para favorecer la iniciativa privada y ha convocado procesos de licitación: a finales de año adjudicará uno de suministro de electricidad para clientes regulados, de 3.500 gigavatios-hora, con una inversión de 100 millones de dólares.

La transformación del sector en Chile pasa también por mejorar la interconexión con vecinos como Argentina, con la que tiene “solo una línea” en el ámbito eléctrico pero avanza “a paso firme en integración gasífera”, ya que ha retomado la importación de Vaca Muerta (Neuquén) y trabaja en futuros contratos.

"(El suministro de gas) abre el uso no solo a la generación eléctrica, también al uso residencial, reemplazando la leña que genera contaminación ambiental importante en las ciudades del centro-sur, y al uso industrial”, indicó la ministra, al tiempo que recordaba a Chile como un gran importador de gas hasta 2007.

Jiménez insistió en que la Ruta Energética 2018-2022 del Gobierno de Piñera, su “carta de navegación”, hará de la energía el “segundo o tercer sector con mayor inversión del mundo privado” en los próximos años, e invitó a los inversores extranjeros a creer en un país con “reglas de juego claras y estables”.


Anuncio