Anuncio

Efectos de “inundaciones históricas” demoran la recuperación en medio oeste

El "ciclón bomba" ha dañado ya cientos de casas, carreteras, puentes y una base militar y provocó la evacuación de miles de personas en los citados dos estados, así como otros de la región. EFE/Archivo

El “ciclón bomba” ha dañado ya cientos de casas, carreteras, puentes y una base militar y provocó la evacuación de miles de personas en los citados dos estados, así como otros de la región. EFE/Archivo

EFE

Las inundaciones “históricas” que causaron al menos tres muertos en Nebraska y Iowa demorarán en bajar varios días, lo que agravará los problemas de las zonas de la región del medio oeste que han quedado totalmente aisladas, informaron este lunes agencias estatales.

El “ciclón bomba” ha dañado ya cientos de casas, carreteras, puentes y una base militar y provocó la evacuación de miles de personas en los citados dos estados, así como otros de la región.

“Esta es realmente la inundación más devastadora que hemos tenido en la historia de nuestro estado, desde el punto de vista de su extensión”, dijo el gobernador Pete Ricketts en su cuenta de Twitter.

En declaraciones a The Weather Channel, el dirigente destacó que no había visto en su vida algo similar y pidió a sus conciudadanos que extremen las precauciones, pues la situación sigue siendo “peligrosa”.

Ricketts indicó que a las dos muertes confirmadas en el estado, hay que sumar la desaparición de una tercera a consecuencia de esta especie de huracán invernal.

La Agencia de Nebraska de Respuestas a Emergencias (NEMA) informó de que se registraron inundaciones sin precedentes causadas al derretirse la nieve caída y la acumulación de hielo en varios ríos, generando así diques naturales y desbordes de las aguas.

Esas aguas fueron las que inundaron los 30 edificios de la base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Offutt, que tuvo que ser evacuada.

NEMA indicó que se espera que el río Misuri llegue el martes a un nivel de inundación de casi 14 metros por encima de su cauce normal, superando por unos 30 centímetros el nivel récord de 2011, aunque el río podría seguir creciendo hasta el jueves.

Sin embargo, ríos menores como el Elkhorn llegaron este domingo a siete metros por encima del cauce normal (el nivel más alto desde 1962) y ya comenzaron a descender.

Por eso, podría agravarse la situación de unas 1.000 familias desplazadas por el agua en la localidad de Norfolk (Nebraska), así como otras 500 familias con hogares inundados en el condado de Douglas, el más populoso del estado.

De hecho, según el Departamento de Transporte de Nebraska (NDOT), “se espera que la inundación continúe y que las aguas crezcan río abajo”.

Mientras tanto, personal especializado de NDOT comenzó a revisar las carreteras y puentes dañados o destruidos por las aguas y a establecer desvíos provisionales hasta que las aguas desciendan y puedan iniciarse las tareas de reconstrucción.

En Iowa, donde murió una tercera persona, las autoridades ordenaron la evacuación completa de la pequeña localidad de Pacific Junction, y en Missouri Valley hasta 2.600 personas debieron dejar sus hogares.

Según el Sistema de Información de Inundaciones en Iowa (IFIS), el problema continuará “hasta el jueves, porque las lluvias harán crecer los arroyos” y “pasarán varios días hasta que se pueda evaluar la magnitud del daño” causado por las inundaciones.

Se trata, según IFIS, de un “evento prolongado” con “una lista de comunidades afectadas que sigue creciendo”.

Doce condados de Iowa por los que atraviesa el río Des Moines o sus afluentes también están bajo peligro de inundaciones luego de que el hielo formase un dique natural, indicó el Servicio Meteorológico Nacional ( NWS ), y otros 26 condados fueron declarados zonas de desastre.

Este domingo y nuevamente este lunes, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, recorrió las zonas inundadas, especialmente en el oeste de ese estado.

Reynolds indicó que ya avanzan las tareas de “recuperación” debido a que “las aguas retrocedieron un poco”, pero, dijo, “todavía queda un largo camino por recorrer” y los afectados “deben saberlo”.

El desborde del río Misuri ya llegó al estado del mismo nombre y esta mañana el Departamento de Transporte de ese estado (MDOT) informó de un centenar de carreteras cerradas por las inundaciones y del rescate de dos personas por medio de helicópteros de la Guardia Nacional.

El NWS anticipa que este jueves el río Misuri crecerá en la localidad de St. Joseph hasta el “tercer nivel más alto registrado”, por lo que la Base “Rosecrans” de la Guardia Nacional Aérea debió llevar sus aviones militares C-130 a otras bases.

Las inundaciones, que también afectaron a Wisconsin, Minesota y Dakota del Sur, obligaron a trabajadores de una central nuclear en Brownville, en Nebraska, a evacuar en helicóptero, aunque las instalaciones continuaron a trabajar de manera segura.


Anuncio