Anuncio

Puerto Rico realiza simulacro del paso de un huracán categoría 5 por la isla

Fotografía cedida por la Guardia Nacional de Puerto Rico donde aparecen efectivos militares durante un simulacro del paso de un huracán categoría 5 en San Juan, Puerto Rico. Puerto Rico fue hoy escenario de la operación "Vigilant Guard 19", un simulacro del paso de un huracán categoría 5, denominado Lola, en el que participaron unas veinte agencias estatales y federales de manejo de emergencias, así como cientos de militares y en el que se puso de relieve que hay que ser "proactivos y no reactivos" ante la preparación por la llegada de un nuevo ciclón. EFE/SOLO USO EDITORIAL

Fotografía cedida por la Guardia Nacional de Puerto Rico donde aparecen efectivos militares durante un simulacro del paso de un huracán categoría 5 en San Juan, Puerto Rico. Puerto Rico fue hoy escenario de la operación “Vigilant Guard 19", un simulacro del paso de un huracán categoría 5, denominado Lola, en el que participaron unas veinte agencias estatales y federales de manejo de emergencias, así como cientos de militares y en el que se puso de relieve que hay que ser “proactivos y no reactivos” ante la preparación por la llegada de un nuevo ciclón. EFE/SOLO USO EDITORIAL

EFE

Puerto Rico fue hoy escenario de la operación “Vigilant Guard 19", un simulacro del paso de un huracán categoría 5, denominado Lola, en el que participaron unas veinte agencias estatales y federales de manejo de emergencias, así como cientos de militares y en el que se puso de relieve que hay que ser “proactivos y no reactivos” ante la preparación por la llegada de un nuevo ciclón.

Así lo aseguró hoy a EFE el ayudante general de la Guardia Nacional Puerto Rico, el general de brigada José Reyes, quien señaló que un año y cinco meses después del paso del huracán María, el peor en la historia de la isla, “hemos visto que María nos dejó muchas lecciones y que hemos aprendido un montón”.

Entre dichas lecciones se encuentra el saber que los equipos de ayuda han de estar en los lugares correctos “para que estén cerca de donde se la necesita”.

En cuanto a aquello que hay que seguir mejorando se encuentra la necesidad de que haya personal certificando, solo horas después, que es posible, o no, el uso de las pistas en los aerodromos de la isla, para poder aterrizar con ayuda.

Por otro lado, Reyes indicó a EFE que es necesario identificar antes del paso de un nuevo ciclón los apoyos aéreos que van a venir a la isla, ante un nuevo huracán, y que esté posicionado en Savannah (Georgia, EE.UU) y que en “menos de 24 horas podrían llegar a la isla”.

También destacó la necesidad de aumentar los centros de distribución de ayuda.

Entre lo más positivo y que hoy, con el simulacro, se puso de relieve, destaca el “nivel de aprestamiento de las Fuerzas Armadas”, dijo Reyes.

“Las Fuerzas Armadas están listas y preparadas” ante una nueva situación como la vivida en septiembre de 2017, dijo.

“Estamos sincronizados, entre nosotros y entre las agencias estatales y federales” de manejo de emergencias.

“‘Vigilant Guard 19' no es un ejercicio de pasar o fallar, es un ejercicio de coordinación y respuesta donde cada participante va a hacer una evaluación completa de sus protocolos de acuerdo a los escenarios y reconocer que necesita revisarse en vías a la temporada de huracanes”, dijo Reyes.

“La Guardia Nacional de Puerto Rico, el Negociado de la Guardia Nacional y el Comando Norte del Ejército junto a agencias federales y 20 agencias estatales llevan a cabo este ejercicio a través de diferentes pueblos de la Isla. Nosotros hemos mejorado nuestra respuesta y los participantes también”, recalcó.

A su vez, subrayó que cada situación “trae sus desafíos particulares y de eso se trata de prever las posibles situaciones y desarrollar planes de respuesta. Este ejercicio no es de bien o mal sino de evaluar activamente que hacemos, mejorar lo que se puede mejorar y reforzar lo que ha funcionado”.

Entre los escenarios ensayados hoy en el simulacro se encuentra un derrame contaminante biológico y químico, un disturbio civil en el puerto de mercancías ante el supuesto descontento de la población por problemas en la logística y distribución de agua y comida y la rotura de la presa de Guajataca, en el noroeste de la isla.

Una presa que durante el paso del huracán sufrió serios desperfectos y obligó a evacuar a población residente en sus inmediaciones.

La jornada ha acabado con una visita al centro de operaciones de la Agencia de Manejo de Emergencias estatal y donde se ha visto como se manejan las solicitudes de apoyo tras el paso de un huracán.

Unos 500 guardias nacionales de varios estados participaran en el ejercicio entre ellos Texas, New Jersey, Pennsylvania, Tennessee, North Dakota y Georgia.

Durante la emergencia de María llegaron a la isla cerca de 16.500 militares para ayudar a la isla.

“Esperamos que la experiencia de María no se repita, pero de ser así buscamos estar mejor preparados y este tipo de ejercicio nos ayuda a todos en el proceso de respuesta para de esta forma reducir y mitigar las situaciones según se presenten”, concluyó Reyes.


Anuncio