Anuncio

El presidente de México estima recuperar 35.934 millones de dólares este año

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este lunes durante su mensaje de 100 días de su gobierno, en Palacio Nacional en Ciudad de México (México). EFE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este lunes durante su mensaje de 100 días de su gobierno, en Palacio Nacional en Ciudad de México (México). EFE

EFE

El presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, estimó este lunes, al celebrar 100 días de mandato, añadir unos 700.000 millones de pesos (unos 35.934 millones de dólares) al presupuesto anual gracias a la lucha contra la corrupción, la austeridad y el ahorro en adquisiciones.

“Dispondremos de una bolsa adicional para lo que se necesite de 700.000 millones de pesos durante el presente año”, apuntó el mandatario desde Palacio Nacional en el informe por sus primeros 100 días de mandato.

Aunque con anterioridad ya había hecho referencia al dinero que se recuperará gracias a la lucha contra la corrupción, en este evento público desgranó los montos de dinero que espera recuperar.

En adquisiciones públicas, como medicamentos, calculó ahorrar unos 200.000 millones de pesos (unos 10.267 millones de dólares) y en “desterrar la corrupción” se evitarán “fugas” por alrededor de 300.000 millones de pesos (unos 15.400 millones de dólares).

Finalmente, el plan de austeridad permitirá “liberar fondos para el desarrollo” por otros 200.000 millones de pesos (10.267 millones de dólares).

Acompañado de miembros del Ejecutivo, senadores, diputados y gobernadores estatales, aseguró que no se alterarán “bajo ninguna circunstancia” los equilibrios macroeconómicos ni se gastará más de lo que se ingresó.

“Mantendremos un manejo responsable de las finanzas públicas”, dijo, y reiteró que no se aumentarán impuestos.

Positivamente, señaló que el peso mexicano se ha apreciado frente al dólar desde que asumió la Presidencia el 1 de diciembre y subrayó la creciente confianza al consumidor, la caída de la inflación y el alza del salario mínimo.

“La economía afortunadamente está en marcha, crece poco pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios y conservadores, o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, remarcó.

De esta manera, aceptó “el reto” de cumplir con su propia promesa de que la economía crezca a un promedio de 4 % anual durante su sexenio, que culminará en 2024, y entendió el “escepticismo” existente sobre este pronóstico.

Destacó que la inversión pública habrá de ser “capital semilla” para atraer la inversión privada y subrayó la importancia de infraestructuras como el Tren Maya, un ejemplo de participación público-privada.

Reiteró la necesidad de cancelar el nuevo Aeropuerto Internacional de México y los beneficios de reconvertir la base militar de Santa Lucía en un aeropuerto civil.

“En el lago de Texcoco (donde se iba a ubicar el nuevo aeropuerto) íbamos a padecer hundimientos y nos iba a costar mucho el mantenimiento”, agregó.

Agregó también que se rescatará la industria petrolera, que padeció “abandono y corrupción”, y criticó, de nuevo, la reforma energética que abrió el sector a la iniciativa privada y fue impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto.

“Estamos optimistas porque ya se detuvo la corrupción tolerada en Petróleos Mexicanos (Pemex) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, apuntó.

Finalmente, mostró su compromiso de culminar durante su mandato las obras que impulsen desde el Ejecutivo, como el Tren Maya.

Este lunes, el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) celebra en Palacio Nacional un extenso informe por sus primeros 100 días de gobierno.

Estos meses han estado marcados por el combate al robo de combustible, la austeridad en la administración, la prometida lucha contra la corrupción, la puesta en marcha de programas sociales o el choque con las agencias calificadoras de riesgos.

Tras perder las elecciones presidenciales en 2006 y 2012 entre acusaciones de fraude electoral, finalmente López Obrador ganó los comicios del 1 de julio de 2018 con 53 % de los votos, convirtiéndose en el primer presidente izquierdista en décadas.

El presidente ha alcanzado los 100 días de Gobierno con una popularidad récord y una aprobación cercana al 80 % de los mexicanos, según varios sondeos publicados los últimos días.


Anuncio