Anuncio

Hirscher refuerza su leyenda

El austriaco Marcel Hirscher en el descenso masculino que se ha celebrado en Kranjska Gora, Eslovenia. EFE/EPA

El austriaco Marcel Hirscher en el descenso masculino que se ha celebrado en Kranjska Gora, Eslovenia. EFE/EPA

EFE

El austriaco Marcel Hirscher, el gran dominador del esquí alpino durante los últimos años, que este sábado se aseguró de forma matemática la Copa del Mundo de esquí alpino, reforzó su leyenda al elevar a ocho su récord de triunfos finales en esta competición, en la que igualó otra plusmarca, la de Bolas de Cristal (20) de la recién retirada estadounidense Lindsey Vonn.

Hirscher, que la pasada semana cumplió 30 años, había cerrado su círculo el curso pasado, en el capturó el único título que le faltaba en su más que sobresaliente palmarés, el olímpico, que repitió al ganar oro en combinada y gigante en los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur). Tras casarse y estrenar paternidad el pasado verano, afirmó que esta temporada antepondría los aspectos personales a los deportivos. Pero cuando efectuó esas declaraciones, el astro salzburgués iba de farol.

Nada más salir con un oro -en eslalon- y una plata -en gigante- de los Mundiales Are (Suecia), hace apenas tres semanas, Hirscher aseguró en el paralelo de Estocolmo la Copa del Mundo de eslalon, una semana antes de confirmar, en Bansko (Bulgaria), la de gigante.

Y este sábado, al tiempo que la estadounidense Mikaela Shiffrin -con la que comparte tronos en el deporte rey invernal- batía otro récord, el de victorias en una misma temporada (15) al ganar el eslalon de Spindleruv Mlyn (República Checa); al austriaco le valió un sexto puesto en el gigante de Kranjska Gora (Eslovenia) -que ganó el noruego Henrik Kristoffersen, el único que se ha atrevido a ‘toserle’ ocasionalmente estos últimos años- para ampliar a ocho su estratosférico récord de triunfos finales en la competición de la regularidad.

Hace tres años, Marcel igualó la plusmarca masculina, vigente durante 23 años, de su paisano Marc Girardelli -nacido en Lustenau (Vorarlberg), pero que logró todos sus éxitos, incluidas las cinco Copas del Mundo, para Luxemburgo-. Y hace dos, emuló a su compatriota Annemarie Moser-Pröll, que detentaba el récord histórico, con seis triunfos finales.

Hirscher sumó y siguió. Y, tras repetir el éxito del año pasado, este sábado capturó su octava gran Bola de Cristal.

A lo que añade seis Copas del Mundo de eslalon y otras tantas de gigante. Igualando de esta forma las veinte Bolas de Cristal que capturó Lindsey Vonn, que ganó cuatro veces la general, ocho la Copa de descenso, cinco la de supergigante y tres la de combinada.

Hirscher, que suma 68 victorias en Copa del Mundo y que este sábado recibió, nada más acabar la carrera, la felicitación pública del Presidente de Austria, Alexander Van der Bellen; ya suma el doble de triunfos finales que los tres hombres que siguen a Girardelli en la clasificación histórica: el italiano Gustav Thöni, el suizo Pirmin Zurbriggen y otro austriaco, el irrepetible Hermann ‘Herminator’ Maier. Todos ellos cuádruples ganadores de la Copa del Mundo.

Con tres figuran otros dos mitos: el estadounidense Phil Mahre y el sueco Ingemar Stenmark, el único, con 86 victorias, que ha ganado más carreras que él en la Copa del Mundo.

Adrian R. Huber


Anuncio