Anuncio

Gobierno reitera al enviado de ONU para Siria su apoyo para solución política

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. EFE/Archivo

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. EFE/Archivo

EFE

El secretario de Estado, Mike Pompeo, reiteró al nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, su apoyo para una “solución política” en este país, que incluya una reforma constitucional, informó hoy en un comunicado el Departamento de Estado.

Pompeo y Pedersen se reunieron el martes en el Departamento de Estado, en Washington, para abordar el conflicto sirio.

En ese encuentro, el jefe de la diplomacia “reiteró el fuerte apoyo de su Gobierno a los esfuerzos de la ONU para revitalizar la búsqueda de una solución política, incluida una reforma constitucional y la necesidad de preparativos creíbles para elecciones libres y justas”, detalló el Departamento de Estado.

Además, Pompeo expresó a Pedersen el deseo del país de que se reduzca la violencia para “salvar vidas y proporcionar un espacio para el proceso político”.

En ese sentido, el titular de Exteriores enfatizó la importancia de que llegue ayuda humanitaria a Siria y puedan regresar de manera “digna” los millones de desplazados por la contienda.

El nuevo enviado para la ONU, quien asumió el cargo a principios de enero en sustitución de Staffan de Mistura, expuso el pasado 28 de febrero ante el Consejo de Seguridad de la ONU sus cinco prioridades para continuar el trabajo de su antecesor hacia el fin de la guerra en Siria.

Una de sus prioridades será profundizar el diálogo entre el Gobierno del presidente sirio, Bachar Al Asad, y la oposición, con el objetivo de crear confianza entre las partes.

El país, junto con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) son las naciones que más respaldan los intentos de la oposición de derrocar a Al Asad, mientras que Rusia e Irán son los principales aliados del Gobierno de Damasco.

Washington mantiene que su estrategia en Siria no ha cambiado a pesar de que Rusia e Irán han ganado protagonismo a la hora de definir el futuro político del país árabe.

Desde que llegó a la Casa Blanca, el presidente, Donald Trump, ha apostado por una estrategia aislacionista en política exterior, ya que considera que sus aliados tradicionales “se aprovechan” del liderazgo estadounidense, y ha ordenado la salida del país de varios tratados internacionales.

Esa visión llevó a Trump a ordenar el repliegue de las tropas de Siria que luchaban contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) como parte de una coalición internacional.


Anuncio