Anuncio

El torero mexicano Luis David sale por la puerta grande en Jalostotitlán

El torero mexicano Luis David sale en hombros luego de su presentación este martes, durante la corrida de carnaval en la plaza de toros de Jalostotitlán, estado de Jalisco (México). EFE

El torero mexicano Luis David sale en hombros luego de su presentación este martes, durante la corrida de carnaval en la plaza de toros de Jalostotitlán, estado de Jalisco (México). EFE

EFE

El torero mexicano Luis David salió este martes por la puerta grande de la Plaza Monumental de Jalostotitlan al cortar orejas a cada uno de sus toros de la corrida que cerró el Carnaval de esta ciudad del estado de Jalisco, oeste del país.

El diestro mexicano Octavio García El Payo y el rejoneador español Guillermo Hermoso de Mendoza cortaron una oreja cada uno y el francés Sebastián Castella se fue de vacío en el festejo que registró tres cuartos de entrada.

Los toros para rejoneo de La Estancia fueron de muy pobre presentación y juego; de los de Claudio Huerta para los toreros a pie, se salvo el que cerró plaza que resultó encastado y móvil, no tuvieron trapío, ni casta, ni bravura.

La última corrida del ciclo de Carnaval de Jalostotilan quedó marcada de principio a fin por un pobre juego del ganado.

Las reses de Los Estancia que enfrentó Hermoso de Mendoza pasaron paradas casi toda la lidia del caballero español.

El toro que se lidió en cuarto lugar, además de una muy pobre presentación, saltó de chiqueros herido de la pata trasera.

El hijo de Pablo Hermoso de Mendoza ocupaba el lugar de su padre habitual de este serial taurino de la sierra de Jalisco.

Su correcta lidia, pero aún sin alardes ni nada reseñable, quedó relativizada al “adornar” con los castigos dos toros inmóviles, sobre todo al segundo, al que le cortó una oreja protestada por parte del público que entendió excesivo el reconocimiento a una labor sin prácticamente lidia.

La estocada muy trasera solo fue eficaz por la invalidez del animal. Hermoso de Mendoza exageró los gestos triunfales con al animar ya agónico.

Igual suerte hubo con los toros traídos del campo para los de luces. Los animales de Claudio Huerta además de una pobre presentación, con mucho kilos demás, poco trapío y escasas defensas; fueron mansos y sin apenas movilidad.

Luis David tuvo en suerte el único animal encastado de la tarde, al que toreó con mando al inicio de la faena ligando una buena tanda por la derecha.

Con esa mano siguió la faena de manera atropellada sin acabar de aprovechar la casta del animal pero sí con la buena intención de ligar fijo.

Al natural no pudo mandar aunque hizo algún pase muy profundo. A mitad de la faena el toro perdió fuelle y la faena declinó. Unas “bernadinas” finales abrocharon la faena. Pinchó para luego ejecutar una buena estocada. Recibió su segunda oreja de la tarde con lo que selló su puerta grande.

Con su anterior toro, Luis David hizo unas buenas medias verónicas y alguna tanda a media altura templada. La falta de trasmisión del animal no permitía mucho más. Una estocada algo caída fue suficiente y Luis David obtuvo su primer apéndice de la tarde.

El Payo cortó la oreja al quinto de la tarde pero su faena fue muy pobre en tandas y consistió en adornos, trincherazos, circulares y pases del desdén.

Intentó hacer pasar un pinchazo por media estocada aprovechando la debilidad del toro que se hecho nada más sentir el acero. Se volvió a levantar y El Payo tuvo que recurrir al descabello que utilizó con acierto y le fue otorgada la oreja.

Castella estuvo toda la tarde muy atento del público y la banda de música sin lograr trasmitir a los tendidos. Anduvo mal con los aceros y recibió pitos en sus dos toros.

Se cierra esta semana de toros en Jalisco con queja generalizada por el mal comportamiento de las reses y con los triunfos destacados de veteranos de segunda fila como El Zapata y El conde, lo que es un síntoma de lo sucedido en este periplo carnavalesco.


Anuncio